Con Rakitić todo es más fácil

NK Maribor - Sevilla FC 2-2 El capitán de los hispalenses volvió a exhibir su calidad para dar dos asistencias ante un combativo Maribor que logró el empate.

Kevin Gameiro (Sevilla FC) marcó el 1-1 en el choque en Eslovenia
Kevin Gameiro (Sevilla FC) marcó el 1-1 en el choque en Eslovenia ©AFP/Getty Images

El Sevilla FC consiguió obtener un resultado positivo en el choque de ida de los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League en su visita al NK Maribor al empatar 2-2 en un duelo que tenía un panorama complicado después del 1-0 de Tavares en el minuto 13. El capitán Ivan Rakitić sacó la varita y a los dos minutos de la reanudación cabalgó por el costado derecho para poner un centro raso medido que Kevin Gameiro empujó en el segundo palo, y mediado el segundo acto sirvió un saque de esquina que Federico Fazio se encargó de alojar en la red para el 1-2. El suplente Dare Vršič puso la igualada final con un disparo lejano que superó a Javi Varas. Pese a ello, un empate a goles que sabe a oro gracias con la inestimable ayuda de Rakitić, santo y seña de un conjunto de Unai Emery que sigue invicto en la competición con siete victorias y cuatro empates.

El Maribor se presentaba en el Stadion Ljudski vrt sin haber disputado un partido oficial desde el pasado 12 de diciembre frente al Wigan Athletic, en la sexta jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League, pero los eslovenos tuvieron un despliegue muy fuerte y desde el principio pusieron en apuros a Javi Varas y al entramado defensivo de Unai Emery. En el minuto 12, Mendy se marchó en carrera ante Fazio y su disparo cruzado se fue al lateral de la red.

Sin tentativas en el lado hispalense, hubo que esperar hasta el 33' para que se decantase el electrónico. El lateral Martin Milec esprintó por el carril derecho, se fue con facilidad de Fernando Navarro y su centro hacia atrás lo remachó el brasileño Tavares, un quebradero de cabeza para los españoles.

Antes del descanso, Mitja Viler, el otro lateral, se incorporó al ataque y su lanzamiento con la zurda lo blocó Varas sin problemas. Hubo que esperar hasta el descuento del primer acto para ver el primer intento ofensivo. Diogo Figueiras centró desde la derecha, Vitolo rozó y Gameiro, de tacón, estuvo muy cerca de establecer el 1-1, con Jasmin Handanovič salvando casi en la línea.

Marko Marin, que entró en el 40' por el lesionado Denis Cheryshev, le dio otro aire al Sevilla. En el primer minuto del segundo tiempo, el alemán metió un pase en profundidad que Rakitić dejó pasar y Gameiro erró en el mano a mano. Segunda ocasión del punta francés y segundo error. Pero uno más tarde se desquitó. Rakitić se incorporó por el costado diestro, espero, miró y puso un centro raso al segundo palo para que apareciese Gameiro para empujar y hacer el 1-1.

Tras un tiro cruzado de Bohar que puso en apuros a Varas, llegó la culminación de la remontada. Fue a balón parado, y de nuevo del omnipresente Rakitić. El capitán sirvió el saque de esquina desde la izquierda y Fazio saltó por encima de todos para hacer el 1-2 con un gran testarazo en el minuto 72.

Con Marin, Rakitić y Gameiro tocando en lo que parecía el preludio del 1-3, el debutante Vršič dio un balón de oxígeno al Maribor. El suplente se incorporó y con un disparo lejano sorprendió a Varas. Piotr Trochowski pudo hacer el 2-3, pero su disparo en el minuto 88 se fue a la madera.

Resultado positivo para un Sevilla que saboreó todas las sensaciones posibles. La derrota al descanso, la remontada en el segundo acto y el empate final que deja la eliminatoria en un buen camino, pero que no permite despiste alguno. Si Ivan Rakitić mantiene su estado de forma los octavos de final serán muy factibles. El capitán es el motor y la calidad de un cuadro de Emery que sigue invicto con siete victorias y cuatro empates en los once choques disputados desde el inicio del periplo continental en la fase de clasificación.

Arriba