Derbi sevillano en octavos

Sevilla FC - NK Maribor 2-1 (Global: 4-3) Los goles de Reyes y Gameiro confirmaron que la capital de Andalucía tendrá una eliminatoria para la historia entre Sevilla y Betis.

El Estadio Ramón Sánchez Pizjuán rugió al unísono cuando el colegiado italiano Luca Banti decretó el final del choque entre el Sevilla FC y el NK Maribor correspondiente al duelo de vuelta de los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League. El 2-1 certificaba una victoria española por 4-3 de global y confirmó que habrá derbi sevillano en los octavos de final. José Antonio Reyes fue autor del primer tanto en el tramo final del primer acto y Kevin Gameiro puso la guinda en el minuto 59 para preparar a la ciudad para siete días históricos, 13 y 20 de marzo, en busca de un lugar entre los ocho mejores de la competición. Dare Vršič hizo el del honor en el 92'.

El runrún en los aledaños y la grada del Pizjuán tenía un denominador común: el posible derbi entre los dos conjuntos de la capital de Andalucía. Con el Real Betis Balompié jugando una hora antes frente al FC Rubin Kazan, los de Unai Emery sabían qué pasaba en Rusia, aunque no convenía despistarse ante un Maribor que en la ida perforó en dos ocasiones la meta de Javi Varas.

Las dianas de Nono y Rubén Castro se vivieron en pleno primer tiempo del Sevilla - Maribor y los dos veces campeones de la Copa de la UEFA contestaron en el minuto 42 para citarse en 15 días en una eliminatoria inédita en Europa y que hará de Sevilla uno de los puntos neurálgicos de la segunda competición continental. En un inicio esperanzador, Kevin Gameiro (de nuevo referencia) probó a Handanovič, que sacó los puños con estilo. Dos después, Reyes se encontró con un balón mal controlado por la zaga visitante, pero se quedó sin espacio y la bola se perdió por línea de fondo.

Antes de los diez primeros minutos hubo otra combinación entre los dos anteriores y Alberto Moreno. Gameiro controló, combinó con el lateral izquierdo y éste centró raso para que Reyes de primeras conectase, pero Handanovič puso la manopla. El encuentro entró entonces en una fase en la que el Maribor logró adormecer el tempo y, sin perder su estructura defensiva, alejó al Sevilla de su área.

Una mala salida de Varas dejó el balón en pies de Dejan Mezga con la portería desguarnecida, pero el atacante del Maribor no se atrevió a probar desde más de 40 metros. Con la línea adelantada, los de Emery toparon con el gol de la forma más simple. En la salida de balón eslovena, Reyes se lanzó a la aventura a presionar, Handanovič tardó en romperla y cuando lo hizo golpeó en el cuerpo del utrerano, que sin mirar consiguió el 1-0 a los 42'.

Con la inclusión de Vicente Iborra por Nicolás Pareja, desplazando de esta forma a Daniel Carriço al centro de la zaga y dejando al antiguo jugador del Levante UD la manija de juego junto a Piotr Trochowski, Emery reforzó la dupla de centrales y el propio Iborra fue el generador del 2-0. Sirvió un balón largo que parecía no tener peligro, pero Arghus no supo despejar y Gameiro, muy atento, cruzó un disparo seco para sellar el pase en el minuto 59. Ya en pleno periodo de descuento, Vršič hizo la diana del honor, pero el guarismo se mantuvo inamovible.

Con los dos equipos andaluces participantes en la UEFA Europa League entre los 16 mejores del torneo, el destino ha querido que sevillistas y béticos se crucen en octavos de final. Un guiño del destino que dejará dos envites para la historia y a uno de ellos vivo en la carrera hacia la final del próximo miércoles 14 de mayo en el Juventus Arena de Turín. El Sevilla hizo los deberes y sigue invicto en la UEFA Europa League tras iniciar su campaña en la tercera ronda de clasificación para un balance de ocho victorias, cuatro empates y ninguna derrota. El derbi está servido y Sevilla se engalana.

Arriba