Sufrido pase del Nápoles

SSC Napoli - Swansea City AFC 3-1 (Global: 3-1)
El equipo de Rafa Benítez remontó el tanto inicial de De Guzmán para meterse en octavos de final.

Lorenzo Insigne (SSC Napoli) marcó el primer gol del Nápoles
Lorenzo Insigne (SSC Napoli) marcó el primer gol del Nápoles ©Getty Images

San Paolo volvió a servir de talismán para el SSC Napoli y el equipo partenopeo se impuso por 3-1 al Swansea City FC para meterse en los octavos de final de la UEFA Europa League. Su rival será el FC Porto.

Arrancó con ganas el Nápoles y en particular Lorenzo Insigne, que en los primeros compases de partido probó suerte desde lejos con un zapatazo que se marchó por encima del marco de Michel Vorm. Respondieron los galeses con una ocasión todavía más clara de Marvin Emnes en el minuto 10. El remate del holandés superó a Pepe Reina, pero Raúl Albiol salvó bajo palos para mantener la eliminatoria igualada.

En la segunda ocasión clara de Insigne el Swansea no iba a salir tan bien parado como en la primera. Un balón peinado de cabeza dejo solo ante el portero al internacional italiano y éste definió a la perfección sobre Vorm con una suave vaselina. Un tanto que no variaba en exceso el planteamiento para los galeses, ya que tras el 0-0 de la ida un gol les seguía metiendo en octavos de final. Y ese deseado gol llegó en el minuto 30 cuando un pase prefecto de Wilfried Bony entre líneas dejó solo a Jonathan De Guzmán para que el canadiense batiera a Reina con un disparo cruzado. Justa recompensa a los mejores momentos de juego del equipo de Garry Monk.

El segundo acto comenzó como acabó el primero. Con el Swansea más metido en el partido y con De Guzmán haciendo mucho daño entre líneas al equipo de Rafael Benítez. El tanto galés apagó las luces a los partenopeos, que no encontraban la forma de desmantelar el sistema defensivo del conjunto visitante. Por ello Benítez empezó a mover el banquillo, dando entrada a gente como Dries Mertens y  Marek Hamšík, y así despertó el Nápoles y llegó el 2-1.

Una jugada del belga por banda derecha acabó en un centro que tras un rebote en un defensa se le quedó franco a Gonzalo Higuaín para poner en ventaja al cuadro italiano en el partido y en la eliminatoria a 12 minutos del final. Pese a las intentonas británicas el Nápoles aguantó las últimas embestidas, anotó el tercer gol en el último segundo por medio de Gökhan Inler y se clasifica sufridamente para octavos de final de la UEFA Europa League, donde se medirá al FC Porto.

Arriba