Los peores viajes europeos

Visados erróneos, botas inadecuadas o el desconocimiento de los diferentes husos horarios en el continente han provocado que algunos partidos a domicilio hayan sido un verdadero desastre.

Algunos aficionados del Athletic viajaron a Budapest en vez de a Bucarest en 2012
Algunos aficionados del Athletic viajaron a Budapest en vez de a Bucarest en 2012 ©AFP/Getty Images

El Vardar, confuso con el huso horario
La emoción del Vardar macedonio por disputar su primera eliminatoria continental, ante el Dunfermline Athletic en la Recopa de la UEFA 1961/62, acabó convirtiéndose en un partido de lo más dramático. "No nos habían dicho que en Escocia había otro huso horario. Empezamos a calentar pensando que quedaba una hora para empezar el encuentro pero aún quedaban dos horas… Durante ese rato cayó un aguacero, salió el sol y empezó a llover de nuevo y durante todo ese tiempo nos preguntábamos dónde estaban los jugadores del Dunfermline. Estaban dándose masajes mientras nosotros calentábamos. Jugamos muy mal y perdimos 5-0", recordaba el máximo goleador de todos los tiempos del Vardar Andon Doncevski.

El diluvio sufrido por el APOEL en Lisboa
El APOEL perdió por 16-1 ante el Sporting CP en la Recopa de la UEFA de la temporada 1963/64 pero eso no fue lo peor del viaje. "Estaba lloviendo a cántaros y en aquel entonces no teníamos las botas adecuadas para jugar sobre hierba", comentaba el delantero Andreas Stylianou a UEFA.com. Su compañero Nikos Kantzilieris añadió: "Esa mujer chipriota que vivía en Lisboa era la única persona en las gradas que nos apoyaba. Se llevó al campo la bandera de Chipre pero después nos contó que tuvo que envolverse en ella para resguardarse de la lluvia cuando el resultado era de 10-1…" El APOEL no podía irse a casa a lamerse las heridas, ya que había acordado jugar el partido "en casa" en Lisboa, pasando una semana en Portugal a costa de sus anfitriones. Sin embargo, al final no fue una mala decisión, tal y como recuerda Stylianou: "El segundo partido fue en un día soleado y solo perdimos 2-0".

El Skënderbeu estuvo a punto de no poder jugar su partido
El Skënderbeu estuvo a punto de no poder jugar su partido©LSAPHOTO

Problemas con el visado 
El heroico viaje del Skënderbeu en los play-offs de la UEFA Champions League podría haber terminado mucho antes sino hubiese sido capaz de solucionar un error administrativo antes de la eliminatoria de la segunda fase de clasificación ante el Crusaders. El club albano pidió el visado a la República de Irlanda cuando el partido se iba a jugar al norte de la frontera, en Belfast. Afortunadamente, con un poco de ayuda del equipo anfitrión, todo se solucionó, y la documentación correcta se recogió en París.

El Čelik Nikšić de Montenegro, por su parte, cayó por 7-0 ante el Metalurh Donetsk en la ida de la segunda fase de clasificación de la UEFA Europa League pero sin duda eso no fue lo peor. Su viaje de 1.500km en autobús hasta Ucrania debería haber sido pasando por Moldavia pero debido a un descuido del club, el equipo no logró el visado y no pudo entrar en el país, convirtiendo un largo viaje en uno interminable. Tras salir a las 22:00 del domingo, el equipo llegó a Donetsk casi a las 15:00 del miércoles tras haber estado en la carretera 65 horas.

Escalofríos por la noche
Los caprichos del clima en las Islas Feroe han causado muchos problemas a los visitantes en el pasado. Con el aeropuerto de Váger rodeado de niebla, la derrota de Grecia en la fase de clasificación de la UEFA EURO 2016 en Torshavn estuvo precedida por una inesperada parada en Dinamarca.

Problemas similares tuvo Francia antes de un encuentro de la fase de clasificación de 2007 ante las Islas Feroe, aterrizando justo tres horas y media antes del inicio del encuentro tras pasar la noche en Bergen, Noruega. El equipo arbitral elegido para el encuentro ni siquiera logró aterrizar, lo que provocó que los árbitros que habían llegado antes para dirigir un encuentro de la fase de clasificación sub-21 del día siguiente tuvieran que hacer frente a un partido que no esperaban. Francia, a pesar de todo, ganó 0-6.

Backstreet boys
El viaje del Rayo Vallecano para medirse en Liga a la Real Sociedad en la temporada 2011/12 fue también bastante duro. Dada la precaria situación financiera del club tuvieron que hacer los 700 kilómetros de viaje por carreteras secundarias. "No teníamos dinero para pagar los peajes. Fue una locura", contaba el delantero Michu.

La pasada temporada, los directivos del colista Córdoba estaban tan enfadados con los jugadores por la mala racha de resultados del equipo que se negaron a pagarles el vuelo a Eibar de la última jornada, por lo que tuvieron que atravesar España en autocar .

Un error con el destino
Algunos aficionados del Athletic Club no pudieron ver cómo su equipo perdía 3-0 ante el Club Atlético de Madrid en la final de la UEFA Europa League de 2012 ya que cerca de 400 seguidores, accidentalmente, escogieron un vuelo para una ciudad diferente a donde se disputaba la final. Los desafortunados aficionados cometieron el error de volar a Budapest en lugar de Bucarest, aterrizando en la capital de Hungría en vez de en la de Budapest. Algunos decidieron ir hasta el Estadio Nacional de Bucarest por carretera, aunque muchos decidieron seguir el partido por televisión en Budapest, dándose cuenta que sus vuelos estaban programados para salir apenas dos horas después del final del partido. 

El presidente del Lyon Jean-Michel Aulas
El presidente del Lyon Jean-Michel Aulas©Getty Images

El Lyon y un volcán islandés
El Olympique de Lyon echa la culpa de su derrota ante el Bayern de Múnich de Louis van Gaal en la semifinal de la UEFA Champions League 2009/10 a Eyjafjallajökull. La erupción del volcán islandés en la primavera de 2010 canceló muchos vuelos en Europa, y el conjunto galo tuvo que recorrer los 576 kms hasta Baviera en una flota de mini buses. Eso les llevó diez horas (tras una parada en Stuttgart), y el presidente del club galo, Jean-Michel Aulas, culpó al largo viaje de la derrota por 1-0. "Los esfuerzos que hemos tenido que hacer en este largo viaje nos han pesado en la segunda parte". No tuvo excusas después de la derrota por 0-3 en el partido de vuelta.

El Spartak baja al metro
El Spartak de Moscú esperaba un viaje tranquilo hasta el Luzhniki Stadium para medirse al Inter de Milán en un partido de la UEFA Champions League el 31 de octubre de 2006, pero el equipo tuvo que bajarse del autobús después de verse envuelto en un enorme atasco en la capital rusa. Viendo que se acercaba la hora del partido, los jugadores tuvieron que coger el metro para completar su viaje hasta el estadio, para sorpresa de los moscovitas. "Nunca he visto un atasco así. Todas las calles estaban bloqueadas. La única explicación que encuentro para un atasco así es que toda esa gente estuviera yendo al estadio para animarnos", dijo el jefe del Spartak Stanislav Cherchesov.

Cambio de ropa del Tiligul
El viaje del Tiligul Tiraspol moldavo a Bruselas para disputar la primera ronda de clasificación de la Copa de la UEFA 1998/99 contaba con escalas en Budapest y París, y después de perder un transbordo, cuando llegaron a Bélgica descubrieron que buena parte de las equipaciones se habían perdido por el camino. El Anderlecht se mostró generoso y ofreció a su rival su segunda equipación, por lo que ambos clubes jugaron con los colores del equipo belga. El Anderlecht se impuso por 5-0, pero los belgas regalaron la indumentaria a su rival y el Tiligul pudo vestir esa equipación durante varios años en su liga.

Olvido en el Zestafoni
¿Recuerdan la película La Terminal con Tom Hanks? Esa que va de un apátrida que llega al Aeropuerto John F Kennedy de Nueva York. Bueno, algo similar pasó en 2006 en la Copa Intertoto de la UEFA, excepto que esto ocurrió en Kazajstán, y el jugador al final pudo salir del aeropuerto. El delantero del Zestafoni Gogi Pipia cometió el error de olvidar su pasaporte en Georgia, por lo que no pudo bajarse del avión en Kazajstán hasta que las autoridades locales recibieran una copia del pasaporte del jugador. Al final, el Zestafoni perdió por 3-0. 

Vīts Rimkus
Vīts Rimkus©Anatolij Popeluha

Broma pesada en el Ventspils 
El delantero del Ventspils Vīts Rimkus se vio envuelto en una situación surrealista cuando su equipo volvía a casa después de jugar en Llanelli (Gales) en la primera ronda de clasificación de la UEFA Champions League en julio de 2008. Cuando a Rimkus se le preguntó si portaba algún objeto prohibido en su equipaje de mano, su compañero Deniss Kačanovs contestó en tono jocoso que sí, que llevaba una granada de mano. Los policías del aeropuerto no pillaron la broma y tuvieron retenido dos horas a Rimkus, que cuando fue liberado vio cómo sus compañeros ya habían cogido el avión de vuelta a casa. Lo que no sabemos es lo que le dijo Rimkus a Kačanovs una vez en casa.

Largo viaje desde Bosnia y Herzegovina
El primer partido oficial de Bosnia y Herzegovina, un encuentro de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA en Grecia el 1 de septiembre de 1996, terminó siendo una especie de calvario, ya que el aeropuerto de Sarajevo estaba cerrado para los civiles por aquel entonces. Como resultado, las selecciones absoluta y sub-21 tuvieron que viajar desde Split, Croacia. Pero el viaje hasta el aeropuerto, de sólo 160 kilómetros, tampoco fue nada sencillo y tardaron más de 10 horas en autobús, teniendo que pernoctar en el camino. La selección absoluta cayó por 3-0 en Kalamata (Grecia) y la sub-21 por 1-0.

El Široki Brijeg, mientras tanto, aprendió lo lejos que está Kazajstán cuando se midió al Pavlodar en la segunda ronda de clasificación de la UEFA Europa League 2013/14. La distancia desde Bosnia hasta Pavlodar es de cerca de 4.400 kms en avión, pero el club recorrió mucho más. Fue en autobús hasta Sarajevo, luego un vuelo a Viena, de ahí otro vuelo nocturno hasta Astaná, y por último un bus hasta Pavlodar. En total, 24 horas de viaje. La derrota por 3-2 fue un resultado bastante decente.

¿Conocen algún otro viaje loco de su equipo en competiciones de la UEFA? Comparta su experiencia en Twitter usando #PeoresViajesUEFA.

Arriba