Los fallos condenan al Villarreal

El conjunto amarillo estuvo clasificado a los dieciseisavos de final durante 73 minutos, pero terminó empatando ante el Zürich (1-1) y se jugará la clasificación en la última jornada frente al Steaua.

El Villarreal CF no pudo lograr el objetivo de certificar su billete a la siguiente fase tras empatar 1-1 ante el FC Zürich en la quinta jornada de la UEFA Europa League. El conjunto español estuvo clasificado durante 73 minutos, pero terminó encajando un gol que le deja último de su grupo. 

Fran Escribá, técnico del cuadro español, era consciente de que el de Zúrich era un partido de vencer o morir y apostó por su once de gala, salvo dos cambios: José Ángel en el lateral izquierdo y Antonio Rukavina en el lateral derecho por Jaume Costa y Mario Gaspar, respectivamente.

Con ese compromiso que mostró Escribá en su once salieron los jugadores al césped y pronto se pusieron manos a la obra. El primero en avisar fue Cédric Bakambu, que no supo definir tras sortear la salida del portero en el 7'. Sin embargo, el que no falló fue el eterno capitán, Bruno Soriano. El veterano centrocampista adelantó a su equipo con un testarazo antes del primer cuarto de hora y facilitó el trabajo del 'submarino amarillo'.

Después del gol, los visitantes encontraron más espacios y pudieron ampliar su ventaja en el marcador en varias ocasiones, pero Alexandre Pato falló un mano a mano en la una de las más claras. Por su parte, el Zürich no inquietó a Sergio Asenjo y sólo llevó peligro cuando el delantero Moussa Koné sacó a relucir toda su velocidad.

Roberto Rodríguez condenó al Villarreal con un gol desde el punto de penalti
Roberto Rodríguez condenó al Villarreal con un gol desde el punto de penalti©Getty Images

En el inicio de la segunda parte el partido dio la sensación de no tener dueño, aunque con el paso de los minutos, fue una vez más el Villarreal quién llevó el peso ofensivo del encuentro. Pato y Bakambu tuvieron dos ocasiones claras, pero ninguno de los dos tuvo la tranquilidad necesaria para batir al portero Andris Vaņins. 

Los jugadores amarillos no terminaron de refrendar su juego con goles, por lo que hasta el último minuto estuvieron en vilo. De hecho, el momento más aciago de la noche llegó a los 88 minutos, cuando Roberto Rodríguez marcó desde el punto de penalti para mantener el suspense en el Grupo L hasta la última jornada. 

Con este resultado y la victoria del Steaua en el otro partido, el Villarreal queda último en su grupo, empatado a seis puntos con el Zürich y el Steaua, su rival en la próxima jornada. 

Bruno, eterno capitán
Bruno Soriano es santo y seña del Villarreal. El veterano centrocampista volvió a tirar de galones para marcar el gol de su equipo ante el Zúrich. A pesar de ser un jugador omnipresente en el juego amarillo, es el que señala el camino. Bruno lo ha jugado todo esta temporada, demostrando que es la piedra angular del centro del campo. 

Brillo sin goles
El Villarreal es un equipo que gusta, que sale a jugar y que entretiene sin importar quién está sobre el césped. Sin embargo, en los últimos partidos está sufriendo para dejar su huella en el marcador y el partido ante el Zúrich es una muestra clara de ello. Hasta tres ocasiones muy claras tuvo el 'submarino amarillo' para ampliar su ventaja y eso en las instancias decisivas de Europa se paga. Tal y como sucedió. 

Opinión del reportero: Juan Díaz (@UEFAcomJuanD)
Si el Villarreal quiere hacer grandes cosas en esta competición deberá mejorar mucho su eficacia de cara a portería. El conjunto amarillo pudo haber celebrado la clasificación a la siguiente ronda en esta jornada, pero desperdició hasta tres ocasiones muy claras de gol, que al final acabaron pesando. 

©Getty Images
Arriba