Empate y segunda plaza

Tras el 1-1 en el campo del Rapid de Viena y la victoria del Genk en Sassuolo, el Athletic acaba la fase de grupos como segundo de grupo y on será cabeza de serie en el sorteo de dieciseisavos de final.

Una asistencia de Asier Villalibre para Enric Saborit sirvió para que el Athletic lograra un empate 1-1 en el campo del Rapid de Viena. Un resultado que sumado a la victoria del Genk en Sassuolo de este viernes (el partido se aplazó por la niebla) hace que el conjunto vasco finalize segundo el Grupo F por detrás de los belgas.

Ernesto Valverde, técnico del Athletic, salió con un once plagado de caras nuevas, y con solo tres de los habituales titulares: Yeray, Iñaki Williams e Iker Muniain. El resto, hombres con menos minutos esta temporada.

Muniain pugna con un jugador del Rapid
Muniain pugna con un jugador del Rapid©AFP/Getty Images

El partido comenzó de manera algo extraña, y no por lo que ocurría en Viena, sino por lo que no sucedía en Italia. Y es que el otro partido de la sección, el que medía a Sassuolo y Genk, tuvo que ser aplazado al viernes por la intensa niebla que cubría Reggio Emilia. Para ser primero, el Athletic debía mejorar el resultado de los belgas.

Tampoco hubo mucho que contar en los primeros 45 minutos del partido en Austria. El Athletic no lograba combinar en el centro del campo, y así era complicado conectar con Williams, el jugador más adelantado de los vascos. Tampoco tuvo mucho trabajo Iraizoz, y con el 0-0 inicial se llegó al descanso.

Pudo adelantarse el Athletic en los primeros compases del segundo acto, pero Tobias Knoflach estuvo rápido para desbaratar la internada de Javier Eraso tras un buen pase de Yeray. El meta local volvió a intervenir en el 56’ para sacar un peligrosísimo disparo de Muniain desde la frontal.

El partido parecía abocado al empate, pero el Rapid marcó en el 72’. Etxeita sacó bajo los palos un disparo de Kvilitaia, pero la pelota quedó muerta en el corazón del área y Joelinton mandó el balón al fondo de la red. Necesitaba más pólvora el Athletic, y Valverde hizo debutar en Europa al joven Asier Villalibre, que el fin de semana pasado disputó sus primeros minutos con el primer equipo con una asistencia de gol a Muniain.

Otro lance del encuentro en Viena
Otro lance del encuentro en Viena©AFP/Getty Images

Y volvió a hacerlo. En el 84' Susaeta puso una falta lateral, Williams la peinó y Villalibre puso la pelota en boca do gol. Ahí apareció Enric Saborit para poner las tablas en el marcador. Ahora, el Athletic debe esperar una derrota del Genk para pasar como primero.

Segundo puesto en el Grupo F
El Athletic tuvo que esperar hasta la mañana del viernes para conocer su posición final en el Grupo F. El Genk ganó 0-2 en Sassuolo y se llevó el primer puesto del Grupo F. El conjunto de San Mamés no será, por tanto, cabeza de serie en el sorteo del lunes.

300 partidos con 23 años
Iker Muniain disputó su encuentro oficial número 300 con la camiseta 'zurigorri', y no hay que olvidar que el de la Txantrea cumple 24 años el 19 de diciembre. Iker debutó en 2009, con sólo 16 años, en un partido de la previa de la UEFA Europa League ante el Young Boys, y también en Europa ha llegado a las tres centenas de encuentros.

La opinión del reportero
Gonzalo Aguado, reportero del Athletic (@UEFAcomGonzaloA)
El Athletic salió con un once lleno de no habituales, y aun así fue capaz de conseguir un empate en el campo del Rapid. A pesar de que no realizaron su mejor encuentro, los de Valverde nunca perdieron la cara al encuentro y fueron capaces de reaccionar tras el tanto encajado. La otra nota positiva fue el debut en Europa de Villalibre, un jugador del que se espera muchísimo en el club de Ibaigane.

Arriba