Épica celeste en Ucrania

Un fantástico Celta logró el pase para los octavos de final a costa del Shakhtar después de forzar la prórroga con el tiempo cumplido y de sentenciar en la prórroga.

Watch all the drama as Celta beat Shakhtar Donetsk in extra-time thanks to Gustavo Cabral's winner.

Noche histórica la que vivió el celtismo este jueves. El club gallego tiró de épica y protagonizó una proeza a domicilio difícil de olvidar. Llegó a Ucrania con un 0-1 adverso, forzó la prórroga con el tiempo cumplido en un ejercicio de personalidad y sentenció en el tiempo extra. Ya lo dice el himno del club: "Afouteza e corazón". Y de eso el Celta anda sobrado, también de fútbol.  

Poco o nada tuvo que ver este encuentro con el disputado hace unos días en Vigo. El Celta salió ambicioso, con las ideas claras y el cuchillo entre los dientes. Mereció el tanto en el primer tiempo, pero un excelso Pyatov lo impidió.

Avisó Aspas en los primeros compases. Fue un mensaje para el Shakhtar, consciente de que tendría que sudar mucho para certificar su billete a octavos. Los ucranianos recogieron el guante y rozaron el tanto con una doble ocasión de Kovalenko, que se topó con un inmenso Sergio Álvarez.

©AFP/Getty Images

Pero este Celta era otro, pleno de ambición, todo actitud. La tuvo Aspas y también Guidetti con dos remates muy similares, rasos y ajustados, que tuvieron el mismo final: la milagrosa estirada de un Pyatov crecido bajo palos. También Taison, principio y final de este Shakhtar, pudo abrir el marcador con un precioso disparo.

Pasado el primer tiempo, los minutos comenzaron a pasar más rápido para un Celta necesitado de un gol para forzar al menos la prórroga. Los nervios comenzaron aflorar y el Shakhtar se aprovechó. Por fortuna Sergio se erigió una vez más como salvador, manteniendo al Celta con vida.

No se quedó atrás Pyatov, de forma que las opciones de uno y otro equipo quedaron en los guantes de sus guardametas. Insistieron los celestes, que se volcaron a la desesperada en el tramo final. El fútbol quiso ser justo con el conjunto gallego, que encontró el tanto con un lanzamiento de penalti convertido por Iago Aspas en el descuento.

©AFP/Getty Images

Con cuatro delanteros en el campo, el Celta no se descompuso y mostró unos galones impropios en un equipo que llevaba diez años sin pisar Europa. No sólo dominó, también se llevó la eliminatoria sin necesidad de llegar a los fatídicos penaltis. La bota de Jozabed y la cabeza a Cabral resucitaron el espíritu de Villa Park.

Novedad táctica
Lo buscaron los jugadores y también Berizzo, que sorprendió de inicio con una novedosa alineación. El argentino sorprendió de inicio con la presencia de cinco defensas, por lo que hubo que esperar al inicio para ver la colocación de los jugadores. Al final fue una línea de cuatro atrás y un Hugo Mallo en posición adelantada en el costado derecho, donde Roncaglia ejerció de lateral, con el probable objetivo de controlar a Taison.

Precioso partido
Pasó el Celta, pero lo hizo además tras un partidazo pleno de ritmo, ocasiones y alternativas. Tuvo ocasiones para ganar, también para perder. Tras un 0-1 en la ida que ponía el pase muy cuesta arriba, los de Berizzo se plantaron en la gélida Ucrania dispuestos a demostrar su arrolladora personalidad. Y lo consiguieron. Forzaron la prórroga en el último suspiro y mataron en la prórroga. Mención especial para el portero Sergio.

La opinión del reportero: Álvaro Macho (@UEFAcomAlvaroM)
Unos datos para calibrar la proeza celeste. El Shakhtar había ganado sus nueve partidos en la competición, sumando 13 triunfos consecutivos en todas las competiciones y 26 partidos sin perder. Además, y en esta competición, acumulaba un parcial goleador acumulado de 15-0 en casa. Todo esto y mucho más es lo que superó un valiente Celta, méritos más que de sobra para merecer su pase a los octavos y convertirse en el único superviviente del fútbol español en el torneo.

Arriba