La Real sucumbe a la efectividad rusa

El equipo de San Sebastián no consiguió acabar primero del Grupo L en un partido que dominó, pero en el que el Zenit supo aprovechar las pocas oportunidades que dispuso para calcar el 1-3 de la ida.

El equipo de San Sebastián no consiguió acabar primero del Grupo L en un partido que dominó, pero en el que el Zenit supo aprovechar las pocas oportunidades que dispuso para calcar el 1-3 de la ida.

Los primeros minutos se convirtieron en un pulso entre ambos equipos por el control del partido, aunque fue la Real la que, con el avance del encuentro, comenzó con su monólogo de posesión y ocasiones.

Sin embargo, cuando más peligro estaban creando los de Eusebio, llegó el tanto del Zenit, obra de Erokhin a diez minutos del descanso. La Real continuó con su idea inicial. Lo único que cambió en el partido había sido el marcador, ya que el dominio 'txuri urdin' seguía siendo evidente. Odriozola estuvo cerca de igualar justo antes del descanso, pero su disparo lo rechazó el palo.

El paso por los vestuarios no cambió mucho el encuentro: una Real que lo intentaba con peligro y un Zenit que apenas inquietaba la meta de Rulli. El marcador se equilibraba con lo visto en el terreno de juego cuando Januzaj hacía una gran jugada y Willian José se encargaba de materializarla en el minuto 58. Un remate acrobático de Ivanović volvía a adelantar a los rusos, y dejaba muy tocado al equipo de Eusebio, que más tarde vería cómo Paredes sentenciaba el encuentro, y a la postre el Grupo L.

Januzaj estuvo presente en la mayoría de acciones ofensivas de la Real Sociedad
Januzaj estuvo presente en la mayoría de acciones ofensivas de la Real Sociedad©AFP/Getty Images

Januzaj y Odriozola, una amenaza constante
La Real Sociedad gozó de las mejores ocasiones durante el partido, pero fue por la banda del extremo belga y el lateral español por donde se generó la mayor parte del peligro. Desdoblamientos constantes e imaginación que no fueron suficientes para alcanzar el primer puesto.

Posesión vs Efectividad
Los de Eusebio Sacristán controlaron el balón en todo momento, pero los de Roberto Mancini fueron más resolutivos. Es imposible discutir la superioridad del equipo 'txuri urdin' durante el encuentro, pero al final el Zenit fue el que hizo lo más importante, marcar más goles.

Arriba