¿Qué nos dejó el Atlético - Copenhague?

Un cómoda clasificación, profundidad de plantilla, el regreso goleador de Gameiro... Analizamos los aspectos más importantes de la eliminatoria de dieciseisavos de final.

©AFP/Getty Images

El Atlético de Madrid inscribió su nombre en los octavos de final de la UEFA Europa League tras eliminar cómodamente al Copenhague en su primera eliminatoria. Los hombres de Simeone, que habían divagado en la fase de grupos de la UEFA Champions League, han mostrado su mejor versión en esta competición para llegar a la gran final que se disputará en Lyon.  

Profundidad de plantilla

En el partido de vuelta Simeone introdujo cinco cambios en el once y el equipo se vio tan sólido como en la ida. No hubo sobresaltos en el Estadio Metropolitano y todos, incluyendo el canterano Sergi, se mostraron seguros en todo momento. Sobre esto, el jugador del filial afirmó: "Si es verdad que hubo cambios, pero el equipo prácticamente no ha notado nada. El Atlético de Madrid tiene capacidad para hacer eso, por eso es un club tan grande". 

©Getty Images

El Gameiro más decisivo 

Tres goles en los últimos tres partidos, dos de ellos en esta eliminatoria. Parece que el mejor Kevin Gameiro ha aterizzado en el Atlético, cuando más se necesita para afrontar una competición tan exigente. El que marcó en este partido de vuelta, puso en pie a los 44.000 espectadores que estuvieron en el Metropolitano. "Gameiro está en un buen momento, ojalá siga así porque es bueno para él y también para el equipo", dijo Simeone sobre el internacional francés.

Año nuevo, vida nueva

Seis partidos ganados son los que encadena el Atlético de Madrid entre todas las competiciones. En total, el cuadro rojiblanco ha marcado doce goles e incluso se ha soltado endosando alguna que otra goleada. Este equipo se gusta, como se vio en la ida, y lo mejor de todo es que puede seguir mejorando. 

©AFP/Getty Images

Un equipo con las ideas claras...

... siempre las ha tenido, pero parece que en las últimas semanas todo sale a la perfección. La presión asfixiante de la ida fue la gran artífice de la goleada (1-4), mientras que el control en la vuelta y hacer un fútbol inteligente fueron las claves para cerrar la eliminatoria. "En este equipo la exigencia es máxima. El entrenador quiere competir siempre", comentó Vitolo, que jugó los 90 minutos en el Metropolitano. 

El escudo de Jan Oblak

Juegue quien juegue en defensa, el Atlético ha recuperado su solidez defensiva. En los últimos seis partidos, el Atlético sólo ha encajado un gol (el de la ida), lo que ha sido respaldado por la productividad ofensiva. Buena defensa + buen ataque: un cóctel para soñar en grande. 

Arriba