El triunfo de la valentía y el corazón

El Atlético está en Lyon después de imponerse al Arsenal en una eliminatoria vibrante. El equipo de Simeone, tanto en la ida como en la vuelta, derrochó las dos cualidades que tanto pedía el entrenador.

El Atlético, una piña hacia la final
El Atlético, una piña hacia la final ©AFP/Getty Images

Se dice pronto, pero llegar a cinco finales europeas en nueve años está al alcance de muy pocos. Diego Simeone y su Atlético lo han logrado tras firmar una Europa League casi inmaculada a base de trabajo, casta, inteligencia, coraje y corazón. 

El entrenador argentino lo dijo al conocer el cruce contra el Arsenal: "Tenemos que ser valientes para jugar la final", dijo. Quizás sin saberlo, estaba presagiando sobre lo que le tocaría a su equipo. El Atlético estuvo contra las cuerdas en Londres y súper responder aguantando estoicamente con diez jugadores durante 80 minutos antes de empatar por medio de Griezmann.

©AFP/Getty Images

Antes de la vuelta, la clave iba a ser jugar con el corazón, según dijo el 'Cholo'. Su equipo volvió a responder. Godín estuvo sublime en defensa liderando a los suyos, Griezmann mostró fútbol más intelectual, mientras que Diego Costa derrochó físico, entrega y disposición. De hecho, se llevó el premio gordo al ser el goleador del partido. 

¿Cuáles fueron las claves para llegar a la final? 

©AFP/Getty Images

Pegada y seguridad en casa
El Atlético no perdió ningún partido como local en esta fase eliminatoria de la UEFA Europa League. Los rojiblancos mantuvieron su portería a cero en todos los partidos como local y capitalizaron sus opciones. Se puede llamar experiencia, trabajo o sabiduría, pero convertir tu campo en un fortín fue vital para estar en Lyon. 

Griezmann, determinante
No solo por sus goles. El delantero galo demostró en todo momento que estaba en su pico de forma. Defendió, atacó, leyó los partidos, marcó gol y fue un factor diferencial durante toda esta fase eliminatoria. 

Oblak, el cerrojo rojiblanco
Sus paradas en Londres o en Lisboa, con la soga al cuello, serán recordadas por los atléticos cuando se recuerde el camino hasta la final. Uno de los mejores porteros del mundo y en estado de gracia, el de Eslovenia ha adquirido una importancia vital dentro de este equipo. Es de esos porteros que gana partidos, eliminatorias y ¿por qué no un título? 

¿La primera gran noche Europea del Metropolitano? 
La ocasión lo ameritaba y la afición cumplió. Antes y durante del partido, la grada jugó un papel importante para estar en Lyon. Simeone había pedido que el estadio explotara y así fue. Con ese apoyo seguro que todo ha sido más sencillo. 

©Getty Images

Los protagonistas... 

Saúl Ñíguez, jugador del Atlético
Estamos muy ilusionados. Ha sido un trabajo duro, pero estamos contentos por estar en la final.

El Metropolitano aún no tiene esa magia que desprendía el Calderón, pero es el principio de nuestra historia en este campo y esperamos que siga creciendo. Esto se va a ir haciendo con partidos como el de hoy. La afición siempre nos apoya en los momentos más difíciles y sobretodo hoy lo han demostrado. Quiero dar las gracias a toda la afición por demostrarlo.

La final será igual de difícil juguemos donde juguemos. El Marsella es un gran equipo, que viene en gran momento, y la verdad es que se merece estar en la final. A ver qué pasa en la final, intentaremos ganar. No temo nada del OM. Es un equipo que tiene jugadores calidad, pero nosotros somos el Atlético de Madrid. Llevamos muchos años jugando finales.

©AFP/Getty Images

Koke, jugador del Atlético de Madrid
Estamos en otra final y estamos orgullosos de todo lo que estamos haciendo. En los últimos años hemos llegado a finales, aunque no hemos podido ganarlas. Tenemos ganas de ganarla. Levantar la Europa League nos haría sentir orgullosos por poder darle otro título a la gente.

Ahora estamos intentando crear un nuevo ambiente, para trasladar todo lo que tenía el Vicente Calderón aquí hasta el Estadio Metropolitano.

Las finales hay que jugarlas y ganarlas sin importar dónde las juegues. No hay que pensar si estamos jugando en Francia, su país (del Marsella, rival rojiblanco), ni nada de eso. El Marsella es un grandísimo equipo, con grandes jugadores y grandes individualidades. Tenemos que hacer bien las cosas si queremos ganar la final.

Arriba