A seguir reescribiendo la historia

El Sevilla recibe en casa al Zenit con la necesidad de obtener un resultado positivo que le permita certificar su pase a las semifinales de la UEFA en la gélida Rusia.

El Ramón Sánchez Pizjuán rozará el lleno absoluto esta noche a partir de las 21.00 HEC. Y la ocasión no es para menos. Por primera vez en su historia, el Sevilla FC llega a los cuartos de final de la Copa de la UEFA y aún tiene la oportunidad de seguir ampliando este récord si es capaz de eliminar al FC Zenit St. Petersburg a doble encuentro. Cierto es que los andaluces se perfilan como claros favoritos, aunque el hecho de jugar en casa la ida les obliga a conseguir un buen resultado para no jugarse todo en los siempre complicados campos rusos.

Con la lección aprendida
De hecho, los sevillistas ya cayeron en la fase de grupos de la UEFA ante el Zenit por 2-1. Por aquel entonces, el pésimo estado del terreno de juego y la fría temperatura ‘congelaron’ las ideas de los de Juande Ramos. Precisamente, el técnico local no podrá contar para esta cita con Jesús Navas Navas ni Daniel Alves, y todo hace indicar que la banda derecha será ocupada por Julien Escudé en defensa y Fernando Sales en el extremo. Tampoco estarán los centrales Aitor Ocio e Ivica Dragutinović, estos lesionados. El que sí que regresa a la convocatoria es Enzo Maresca, aunque tendrá que esperar su oportunidad en el banquillo. Arriba, Frédéric Kanouté y Javier Saviola serán de la partida. "La gente está muy concienciada de la importancia que tiene el partido. Los jugadores están con los cinco sentidos pensando en este partido, sabiendo que la Liga es una competición que nos importa mucho, pero que en estos momentos la tenemos aparcada, porque la atención la merece la UEFA", señaló el entrenador del Sevilla. Su homólogo en el Zenit, Vlastimil Petrzela, también recupera para la ocasión a Aleksandr Kerzhakov y a Erik Hagen.

Arriba