Balaídos dictará sentencia

FC Spartak Moskva - RC Celta de Vigo 1-1 Los gallegos arrancan un valioso empate ante un Spartak que fue muy superior.

FC Spartak Moskva y RC Celta de Vigo empataron a uno en el encuentro de ida de los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA. Los gallegos consiguieron adelantarse en el marcador por medio de Antonio Núñez casi al final de la primera mitad, pero los rusos, que fueron muy superiores en todo momento, empataron gracias a un lanzamiento de falta de Maxym Kalynychenko en el minuto 65.

El Spartak, más ambicioso
El conjunto ruso salió con más decisión y trató de encerrar a un Celta que buscaba imponer su superioridad técnica y el fútbol de toque, aunque ningún equipo gozó de claras ocasiones en los primeros compases. Pasado el minuto 20, Antonio Núñez se revolvió al borde del área pequeña tras un balón colgado y sacó un remate que salió rozando la cepa del poste derecho de la portería defendida por Dmitri Khomich. El Spartak respondió apenas cinco minutos después mediante un disparo de Martin Jiránek que se estrelló en el lateral de la red.

Gol de Núñez
Hacia el final de la primera mitad, los locales se adueñaron casi por completo del balón, mientras que el Celta sufría ante la intensa presión rusa en todo el campo e intentaba salir al contraataque. El Spartak pudo haberse adelantado si el remate de Roman Pavlyuchenko tras un saque de falta no hubiese sido anulado por fuera de juego. Sin embargo, serían los gallegos los primeros en marcar. A escasos minutos para el descanso, Gustavo López culminó una excelente jugada personal con un pase atrás, Fabián Canobbio dejó pasar y Núñez marcó con un certero remate dentro del área.

Cambios
Con el gol en contra, el entrenador Vladimir Fedotov buscó revulsivos y dio salida a Nikita Bazhenov y Denis Boyarintsev en lugar de Vladimir Bystrov y Dmitri Torbinskiy respectivamente. El primer aviso llegó a los cuatro minutos en forma de un remate de Martin Stranzl que detuvo Esteban Suárez sin problemas.

Empata el Spartak
El Spartak seguía intentando abrir la defensa de un Celta que, consciente del gran resultado que cosechaba en Moscú, intentaba destruir y frenar la continuidad de juego. El empuje ruso obtuvo finalmente su premio en el minuto 61 gracias a un lanzamiento de falta del omnipresente Kalynychenko que rebotó en la barrera ‘celtiña’ y batió la meta defendida por Esteban. El conjunto ruso fue superior durante los 90 minutos, por lo que este empate puede ser un resultado excelente para los gallegos de cara al encuentro de vuelta que se disputará en Balaídos la próxima semana.

Arriba