Repóquer europeo para el Inter

El conjunto madrileño reeditó el título conquistado el año pasado, y se proclamó pentacampeón de Europa al vencer por 2-5 al Sporting.

Error en la reproducción del vídeo

message

Siguiente vídeo

El conjunto madrileño reeditó el título conquistado el año pasado en Almaty, y se proclamó pentacampeón de la Copa de la UEFA de Fútbol Sala al vencer por 2-5 al Sporting en la gran final de Zaragoza.  

El vigente campeón salió a la pista con Jesús Herrero, Carlos Ortiz, Gadeia, Ricardinho y Rafael, si bien este último arrastraba un proceso febril que le impidió jugar el viernes contra el Barcelona. 

El Inter comenzó mandando, ya que en el 3’ Gadeia hizo el 0-1 tras un muy buen pase de Ricardinho. Y en la siguiente jugada, el astro de Gondomar mandó un misil al larguero. El tetracampeón dejaba claro desde el inicio sus ganas de reeditar título.

Pero el Sporting demostró que es un gran equipo, y en el 8’ Cavinato puso el 1-1 en el segundo palo. Entonces apareció Ricardinho para, con un tremendo misil con su pierna izquierda, poner el 1-2 en el marcador del Pabellón Príncipe Felipe. No contento con eso, el astro de Gondomar sacó un balón bajo palos poco después.

Pola, jugador del Inter
Pola, jugador del Inter©Sportsfile

El Inter siguió llevando la iniciativa, y en el 14’ Elisandro anotó el 1-3 en una acción pura de pivot. El Sporting buscó recortar distancias antes de pasar por los vestuarios, pero los de Velasco demostraron una gran solidez y con la ventaja de dos goles se llegó al descanso en Zaragoza.

Poco cambiaron las cosas tras el cuarto de hora de descanso, y Rafael aumentó la ventaja del equipo español con un tanto lleno de fortuna en el 23'. El cuarto tanto dejó tocado a los portugueses, que se vieron incapaces de reaccionar ante un Inter muy, muy serio. 

Nuno Dias, técnico del Sporting, sabía que el año pasado no le fue muy bien cuando usó el portero jugador, y por eso esperó hasta que quedaban solo seis minutos para arriesgar en busca de un tanto que les metiera en el encuentro. Pero el Inter demostró ser un equipo muy trabajado, y apenas dio opciones a los lusos.

De hecho, Ricardinho pudo hacer el quinto en el 36', pero el disparo desde su campo se estrelló en el palo. El Sporting no bajó los brazos en ningún momento, y Diogo recortó distancias a falta de poco más de tres minutos para el final. El Inter sufrió, pero terminó ganando su quinto título europeo, y dejó claro que es el claro deminador del fútbol sala continental. 

Arriba