Echa un vistazo a cinco pasos de los que informa la Organización Mundial de la Salud y la FIFA para ayudar a detener la propagación del COVID-19.

1. Lavarte las manos 2. Toser con el codo flexionado 3. No tocarte la cara 4. Mantener una distancia física
5. Quedarte en casa si no te encuentras bien
Más información >

 

Supercopa 1986: Hagi despunta en el Steaua

El gol del talentoso centrocampista rumano dio al Steaua el título de aquella Supercopa.

El Steaua de Hagi, campeón de la edición de 1986
El Steaua de Hagi, campeón de la edición de 1986 ©Getty Images

Steaua de Bucarest - Dínamo de Kiev 1-0
(Hagi 4')

En muchos sentidos, la Supercopa de la UEFA 1986 fue la primera de las finales modernas, y la culminación de una gran temporada europea para el Steaua. El gol de Gheorghi Hagi en el minuto 44 fue el primero que se marcó en la competición en los dos últimos años, después de que la edición de 1985 fuera cancelada. Con este triunfo, el conjunto rumano consiguió su segundo trofeo europeo en nueve meses.

El Steaua derrotó al Barcelona en la tanda de penaltis en Sevilla para conquistar la Copa de Europa y se enfrentó en la Supercopa al Dínamo de Kiev, que había derrotado a otro conjunto español, el Atlético de Madrid. El conjunto ucraniano conquistó la Recopa de la UEFA tras ganar por 3-0 en el Stade de Gerland en Lyon.

Antes de que la Supercopa se jugara a dos partidos, el Steaua y el Dínamo decidieron que se disputara en una sede, eligiendo la UEFA el Stade Louis II de Mónaco. El partido se jugó el 24 de febrero de 1987. Ya desde 1998, la UEFA decidió que este mismo escenario celebrase la Supercopa de Europa.

Hagi logró el único gol del encuentro poco antes del descanso. Oleg Blokhin cometió una falta fuera del área y el futuro ‘chico de oro’ del fútbol rumano demostró lo que estaba por llegar a lo largo de su carrera con un potentísimo disparo con su pierna izquierda.

El periódico francés L'Equipe dijo que se había impuesto la garra rumana a la fría cabeza de los ucranianos. Fue una victoria merecida ya que, excepto los primeros 25 minutos, el Steaua fue claro dominador del encuentro. El Dínamo llegaba como favorito tras hacer un fútbol excepcional en la pasada Recopa de la UEFA, pero con el defensa Vladimir Bessonov lesionado, el conjunto rumano no tardó en adueñarse del esférico. Marius Lacatus pudo haber marcado el segundo tanto en el minuto 66, aunque finalmente prevaleció el 1-0 en el marcador.

Arriba