El momento soñado por Collum

El árbitro que dirigió este martes el encuentro de la Supercopa de la UEFA entre el Barcelona y el Sevilla habló con UEFA.com antes del partido más importante de su carrera.

Los oficiales de la Supercopa de la UEFA este lunes en un entrenamiento en Tiflis
Los oficiales de la Supercopa de la UEFA este lunes en un entrenamiento en Tiflis ©Getty Images

UEFA.com: William Collum, ¿cuánto desea arbitrar la Supercopa de la UEFA?

William Collum: Es fantástico, estoy encantado, muy emocionado. Recibí el nombramiento hace cinco semanas y desde entonces ha sido como si estuviera soñando. Dirigir un partido tan importante y especial es muy muy emocionante. Lo estoy deseando.

¿Qué espera del partido entre el Barcelona y el Sevilla?

Espero un buen partido y que se juegue un buen fútbol. Son sin duda dos grandes equipos. Como cualquier otro árbitro en el mundo espero que el partido se centre en el fútbol y que los jugadores contribuyan al juego. Ojalá pueda pasar desapercibido. No es siempre posible, pero sería bueno si pudiera suceder.

¿Qué diferencias hay entre dirigir un partido UEFA como éste y uno de la liga escocesa?

Es una gran ocasión, algo único. Cada partido es importante para un árbitro, pero esto es simplemente una gran ocasión. Es impresionante. Algunas veces escuchas a árbitros diciendo que las finales deben ser tratadas como cualquier otro partido, pero esto es algo especial. Es una oportunidad única en la vida.

¿Dónde se coloca la Supercopa de la UEFA en su trayectoria profesional?

Creo que probablemente en lo más alto. Sin duda es mi mayor éxito. Para un pequeño país como Escocia tener un árbitro en la Supercopa es tremendo. Es algo bastante especial para mí también porque Hugh Dallas ha sido un formador y un mentor para mí. Él fue el último árbitro escocés en dirigir una final europea en 2002, así que es muy especial para mí el poder seguir sus pasos.

¿Qué fue lo que le llevó a ser árbitro?

La falta de habilidad para jugar. Una vez jugué de portero en un partido con el equipo del colegio y perdimos 18-0, así que eso fue revelador. Mi talento no estaba ahí. Comencé a arbitrar con 14 años y eso me ha permitido ver lugares que nunca imaginé, así que es tremendo.

Todavía sigue trabajando como profesor. ¿Cómo afecta eso a su trabajo como árbitro?

Creo que los dos trabajos se complementan. Se trata de dirigir a gente en situaciones diferentes. Los niños de la clase siempre están emocionados por los ambientes que vivo y los diferentes jugadores a los que tengo la oportunidad de ver.

¿Cómo se prepara para un partido como éste?

Los preparativos comenzaron hace cinco semanas. Cuando conoces el nombramiento, empiezas a ver partidos de los dos equipos y a fijarte cómo juegan. Hay gente que piensa que eso es negativo porque te creas prejuicio sobre los jugadores, pero es lo mismo que hacen los equipos cuando se preparan para un partido.

Los preparativos son muy intensos. Tuvimos la oportunidad de trabajar como equipo hace un par de semanas en el partido de clasificación para la UEFA Champions League entre el Rapid de Viena y el Ajax. Hoy en día hay muchas oportunidades de ver partidos o leer sobre táctica, así que no dejamos ningún cabo suelto.

Arriba