El trofeo

UEFA Super Cup trophy
©UEFA

Además del aumento de prestigio que ha tenido esta competición, el nuevo trofeo de la Supercopa de la UEFA, que fue levantado por el capitán del Sevilla FC Javi Navarro en agosto de 2006, es más grande y mejor que nunca.

El antiguo trofeo de la Supercopa, que fue levantado por grandes del fútbol como Alessandro Nesta, Fernando Hierro o Paolo Maldini, era el más pequeño de todos los trofeos europeos, pesaba sólo 5 kilos y medía 42,5 centímetros. Estas medidas contrastan con los 8 kilos de peso del trofeo de la UEFA Champions League o los 15 que pesa el de la Copa de la UEFA.

Pero todo esto ha cambiado, ya que el nuevo trofeo de la Supercopa mide 58 centímetros y pesa 12,2 kilos. Y mientras el trofeo aumenta su peso, no cabe duda de que hay un gran número de jugadores que estarán impacientes por levantarlo tras la gran final.

El trofeo ha retenido el diseño básico de su predecesor, que fue concebido y fabricado en el taller Bertoni de Milán. La parte clásica del trofeo está sostenida en una base que luego se retuerce como una madeja de lana en forma de dos brazos permitiendo a los ganadores tener espacio suficiente para agarrar firmemente el trofeo a la hora de realizar la vuelta de honor.

El campeón tiene derecho a hacer una replica, con la condición de que no exceda cuatro quintas partes del tamaño de la original - lo que significa que el equipo campeón poseerá un trofeo que es mucho mayor que el que luce en las vitrinas de los anteriores campeones.

Arriba