España demuestra un gran nivel

El combinado español enfatizó su gran estatus en el futbol juvenil al levantar el Campeonato de Europa Sub-16 por quinta vez con un gran fútbol.

Mikel Arteta fue un jugador clave para España en la conquista de este títutlo
Mikel Arteta fue un jugador clave para España en la conquista de este títutlo ©Getty Images

La selección española dejó clara su gran supremacía en el fútbol juvenil con la conquista del Campeonato de Europa Sub-16 de la UEFA por quinta vez en su historia tras hacer un fútbol excelso en el camino hacia el título.

El combinado dirigido por Juan Santisteban ganó sus ocho partidos a lo largo de la campaña, con grandes victorias en los cuartos de final, la semifinal y la final. Los españoles no comenzaron su andadura en la fase final que se disputó en la República Checa con un gran estilo, pero marcaron seis goles y no encajaron ninguno en las victorias sobre Croacia, Rusia y Polonia para conquistar el primer puesto del Grupo C. En los octavos de final se midieron a los polacos, que habían aventajado a Rusia por un punto en la lucha por la segunda plaza.

En el Grupo A Portugal se mantuvo invicta para avanzar como primera de la sección con un punto de ventaja sobre Israel, mientras que Suiza y Finlandia fueron eliminadas en primera fase. Inglaterra y Eslovaquia fueron las clasificadas del Grupo B tras apear a Suecia y Hungría, al mismo tiempo que Alemania y la República Checa finalizaron empatadas a puntos en la cima del D, con seis puntos cada una, con tres más que Grecia y Dinamarca.

Los emparejamientos de cuartos de final tuvieron muchos contrastes, con los polacos y los checos dejando de lado a Inglaterra y Portugal con marcadores de 2-1 y 1-0 respectivamente. España derrotó a Israel por 5-1 y un 'hat-trick' de Jürgen Schmid ayudó a Alemania a pasar por encima de Eslovaquia por 6-0. En las semifinales la historia fue diferente. Mikel Arteta fue el autor de un 'doblete' en el contundente triunfo de los españoles sobre los germanos por 4-0 para asegurar su puesto en la final ante Polonia, que había eliminado en esa fase a la República Checa con un 3-2 en su semifinal.

La selección alemana tuvo su premio de consolación al vencer por 2-1 a los checos en el partido por el tercer puesto y obtuvo un puesto en la Copa Mundial de la FIFA Sub-17. En la gran final, España marcó primero gracias a Jorge Perona y, aunque Rafal Grzelak empató el partido rápidamente, los goles en la segunda mitad de Pedro Álvarez, Ernesto Gómez y Elías Molina le dieron el título al combinado de Santisteban tras un año de ausencia. Perona también se llevó el premio al máximo goleador gracias a sus nueve goles durante toda la competición. En el Mundial de Nueva Zelanda, Alemania, Polonia y España cayeron en la fase de grupos y Brasil retuvo el título.

Arriba