La página web oficial del fútbol europeo

Temas de conversación

Temas de conversación
El ruso Aleksandr Likhachev, en una acción con el ucraniano Andriy Boryachuk ©Sportsfile

Temas de conversación

Imagen del torneo
Es la última jornada de la fase de grupos. En Zilina, Suecia se mide a Eslovaquia con ambos conjuntos siendo conscientes de que un empate les vale para estar en semifinales a costa del ganador del otro encuentro del Grupo A, en el que se miden Austria y a Suiza. La selección anfitriona empezó de forma brillante, atacando sin complejos y forzando a Suecia a quedarse atrás. Sin embargo, esa fuerza disminuyó tras el descanso, al igual que el entusiasmo. El partido llegó a su fin sin goles en el marcador.

©Sportsfile

Italia y Rusia fueron con cuidado en la fase de grupos

En el otro grupo, el partido de Italia ante Rusia tuvo un guión similar aunque con un final algo distinto. El buen inicio de Rusia pronto tuvo su recompensa cuando Aleksei Gasilin adelantó a los suyos a los doce minutos. Italia igualó el partido tres minutos después del descanso y el partido entonces pasó a jugarse en defensa, con pases entre los zagueros y los porteros. El equipo italiano llegó a hacer 66 pases seguidos durante los últimos cuatro minutos de juego mientras los rusos esperaban pasivamente en su campo, por detrás de la línea medular.

Esto pasó en un día en el que los dos partidos erán emitidos por Eurosport para toda Europa.
En los párrafos anteriores se dan unas pinceladas de los posibles temas de conversación. Las primeras preguntas que vienen a la mente son: ¿Hasta qué punto los equipos tienen que ser conscientes de que la imagen de su juego va más allá de ese partido? ¿Es ésta la imagen adecuada que se quiere dar de un torneo sub-17?

La siguiente cuestión es si creemos que se debe hacer algo, ¿qué se puede hacer? ¿Debe el árbitro proteger la imagen del juego advirtiendo a los capitanes y/o a los entrenadores? ¿Se deben mostrar tarjetas amarillas por "comportamiento antideportivo"?

©Sportsfile

Valmir Berisha ayudó a Suecia hacia las semifinales

Hay otra dimensión. Eslovaquia y Suecia arrancaron su partido sabiendo que un empate les valía a los dos para acabar con un punto más que el ganador del partido en Dubnica. Italia y Rusia, por su parte, llegaron a su partido sabiendo que un determinado marcador metía a ambos en semifinales. Croacia si ganaba a Ucrania empataba a cinco puntos con los otros dos rivales del grupo. Pero sería eliminada si italianos y rusos empataban con un determinado número de goles.

Un empate sin goles no sería suficiente. Esta situación es derivada de la complejidad del sistema, basado exclusivamente en los enfrentamientos directos, que está estipulado en los reglamentos del torneo que ordenan a los equipos que acaban los grupos empatados a puntos. Sin entrar en más detalles, significa que cualquier empate entre Italia y Rusia hacía el resultado del Croacia – Ucrania irrelevante.

¿Es esto correcto? ¿Está bien centrar la clasificación en los enfrentamientos directos entre tres equipos y eliminar a Ucrania de la ecuación? En una fase final de ocho equipos, donde todos tienen una calidad similar y donde nadie suele encajar goles ante un rival claramente inferior, ¿es este sistema realmente apropiado? ¿En estos casos tal no sería preferible dar a los equipos incentivos para atacar y que todo se decidiera por la diferencia de goles?

¿Tiene valor este entretenimiento?
Se va a lanzar una falta desde la banda derecha. Tras algo de espera para que llegue el especialista, el lanzamiento va al punto de penalti y acaba siendo desviado a córner. Los espectadores contienen la respiración mientras el lanzador se aproxima al saque de esquina desde 70 metros de distancia. Poco después saca el córner.

©UEFA.com

¿Es valorado por los aficionados?

Al final saca y el balón se va fuera de banda. El jugador que la ha tocado por última vez manda el balón hacia el adversario más cercano, que opta por ignorarlo. El esférico rueda por el campo y alguien lo chuta para que salga por la banda. Entonces el número dos llega desde su posición de central para recoger el balón tras tres intentos.

Este ejemplo está relacionado con el debate anterior y con el valor de este entretenimiento. En esta fase final el torneo compitió directamente por la atención de los espectadores con la fase final del mundial de hockey sobre hielo, un torneo en el que Eslovaquia se emtió en cuartos de final con la gente viendo los choques en pantallas gigantes en el centro de la ciudad. La cuestión es si el fútbol entretiene lo suficiente para competir, con solo 42 o 43 minutos de juego real a cambio de unas entradas no siempre baratas.

Algo que se discute muchas veces a nivel sub-17 es si los jugadores se limitan a imitar a los mayores. ¿Es eso verdad? En la UEFA Champions League por ejemplo no ha urgencias ni prisas cuando el balón no está en juego.

Sea cual sea la respuesta, surge otra pregunta. Mientras los entrenadores afrontan las fases finales de los torneos con su mente puesta en los resultados, ¿Quién es el responsable de hacer ver a los jugadores el valor del entretenimiento? ¿Tiene la obligación el técnico de insistir a los jugadores que éste es un 'deporte para el espectador'? Si no es él el encargado, ¿quién lo es?

¿Un deporte de invierno?
"He tenido la mala suerte de no haber nacido en enero". Este era el sentimiento que se desprendía entre los participantes del Seminario de Fútbol Base de la UEFA que tuvo lugar en Oslo semanas antes del torneo en Eslovaquia.

Pero hay jugadores que han superado con éxito su paso entre el fútbol base y el fútbol de élite a pesar de haber nacido en los últimos meses del año, aunque también tenían un sentimiento similar. Muchas federaciones nacionales han puesto especial énfasis en dar las mismas oportunidades a los chicos nacidos en los primeros meses del calendario respecto a los nacidos en los últimos del año.  Mientras un 41% de los jugadores de las selecciones que participaron en el torneo de 2009 habían nacido entre los meses de enero y febrero, esta cantidad descendió hasta el 29 por ciento en 2013.

Las estadísticas revelan que sólo 18 jugadores (12,5 por ciento) han nacido en enero de 1996 y 66 lo han hecho entre enero y marzo. Eso implica que el 46% de los jugadores que han crecido en Eslovaquia nacieron en el primer cuarto del año. ¿Es esto justo? ¿Qué hace falta para fomentar a que jueguen más futbolistas nacidos en verano o en otoño?

https://es.uefa.com/under17/season=2013/technical-report/talking-points/index.html#temas+conversacion