La página web oficial del fútbol europeo

Aspectos técnicos

 

Aspectos técnicos

Una de las primeras cosas que llamaba la atención de los espectadores que acudían al estadio de Zilina era una gran valla publicitaria en la que se podía leer 'RealityDreams' (Sueños Reales). Era el anuncio de una empresa del país. Pero el lema, con las dos palabras juntas sin espacio en el medio, podría ser el apropiado para el eterno debate de la categoría. ¿Se trata de que los sub-17 aprendan y se diviertan? ¿O es más importante el resultado final?

©Sportsfile

Rusia ganó, pero ¿mejoraron sus jugadores?

Esta es la eterna cuestión que se plantea tras el torneo. ¿Hasta qué punto lo importante es el desarrollo de los jugadores? ¿Hasta qué punto es vital el resultado que se obtenga? ¿Y cómo se pueden aunar ambos conceptos y objetivos?

Willi Ruttensteiner, uno de los observadores técnicos de la UEFA en Eslovaquia, se pronunció al respecto: "Es evidente que el fútbol juvenil cada vez se parece más al fútbol sénior, y esos patrones técnicos y tácticos se pueden ver en la categoría sub-17. El tema principal ahora es si debemos o no tratar de revertir esta situación en la que el resultado importa tanto".

Mirando el resultado
El debate entre el resultadismo y el desarrollo de los futbolistas lo resumió Ivan Gudelj. "Quiero ganar todos los partidos", comentó el seleccionador croata. El hecho de que los tres primeros de cada grupo lograran la clasificación directa para la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA fue un factor clave en el torneo disputado en Eslovaquia. "Clasificarse o no para la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA no influye en el desarrollo del futbolista. El desarrollo del futbolista es lo más importante", señaló Gudelj. Por otra parte, el seleccionador ruso Dmitri Khomukha cree que la clasificación para el Mundial había trastocado su preparación para el torneo, y el italiano Daniele Zoratto admitió: "La preparación fue un poco diferente y decidí utilizar jugadores más experimentados. El objetivo principal era la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA".

El producto final
Las ocho selecciones presentes en Eslovaquia cumplieron muchos objetivos técnicos y tácticos. Pero el debate se centraba, una vez más, en los goles anotados. Y es que este tema es muy recurrente, y el hecho de que haya habido muchas selecciones diferentes en los últimos años advierte que este es un problema generalizado. En el torneo de 2012 se marcaron un total de 28 goles, un 40 por ciento menos que en el torneo de 2005 y un 15 por ciento menos que el anterior registro más bajo, los 33 goles que se anotaron en la fase final de 2009 en Alemania.

El torneo de 2013 en Eslovaquia recalcó la tendencia a la baja, con un registro de 24 goles en todo el torneo, 1,6 por partido o un gol cada 50 minutos de juego. Un tercio de los encuentros acabaron sin goles. Como referencia, en los 125 partidos disputados en la UEFA Champions League 2012/13 se estableció un récord de 2,94 goles por partido. 

AñoGoles
201324
201228
201135
201041
200933
200836
200742*
200644*
200548

*sin contar los partidos extra

Los seleccionadores en Eslovaquia dieron varias explicaciones. La calidad en la finalización fue una de ellas. "Creo que hicimos un buen juego, pero nos faltó el toque final", señaló el seleccionador suizo Heinz Moser. "En los tres partidos que disputamos gozamos de más de 20 ocasiones de gol, pero no tuvimos calma cuando hacía falta", lamentó Ivan Gudelj, seleccionador de una Croacia que, tras eliminar a Bélgica, Francia y España, llegaba a Eslovaquia como una de las favoritas.

Para seguir con el debate, es bueno recordar el número de ocasiones de gol:

EquipoRematesA porteríaMediaGoles
Austria 38 16 12.67 3
Italia 54 25 10.8 5
Suecia 42 11 10.5 2
Suiza 37 21 12.33 3
Croacia 47 15 15.67 2
Ucrania 26 5 8.67 2
Rusia 43 16 8.6 4
Eslovaquia 50 16 12.5 3

Tampoco son muy halagüeñas las comparaciones con las anteriores fases finales. Alemania y Holanda, finalistas en 2012, tuvieron 96 y 68 ocasiones de gol, respectivamente. Aunque el análisis técnico no debe caer en los extremos periodísticos, la disminución de goles puede describirse como dramática. Las estadísticas revelan que Rusia, campeona del torneo, realizó 3,2 disparos a puerta por partido. 

Cómo se marcaron los goles
Apenas cuatro de los 24 goles del torneo fueron al contraataque (16,6%). La mitad de los goles llegaron a través de la posesión del balón y ataques elaborados. Siete de ellos (29,2%) tuvieron su origen en jugadas a balón parado, mientras que uno se produjo en una acción individual.

A diferencia de la UEFA EURO 2012, sólo dos goles fueron convertidos con la cabeza. Dos tercios de los tantos anotados fueron al primer toque, y los otros ocho después de que el balón fuera controlado por el jugador. Una cuarta parte de los goles fueron a corta distancia, en el área pequeña. 15 de ellos se marcaron desde distintas posiciones en el área grande. Apenas tres se anotaron desde fuera del área.

Se marcaron tres goles de falta directa o después de una acción individual. De los 21 tantos, cuatro de las asistencias finales se produjeron desde el área grande, cinco desde la banda izquierda y siete desde el borde del área y la línea de fondo de la banda derecha.

Los goles estuvieron distribuidos de forma desigual en los 80 minutos de partido. Nueve (37,5%) fueron anotados en la primera parte y 15 tras el descanso. Sin embargo, sería aventurado decir que la fatiga fue un factor clave en el torneo, teniendo en cuenta que los niveles de condición física fueron excepcionalmente altos, ya que sólo tres goles fueron convertidos después del minuto 70.

MinutosGoles
2013
%
1-1014
11-20312
21-3028
31-40417
41-50417
51-6014
61-70417
71-80312
80+29

Conclusiones llamativas
John Peacock, uno de los miembros del equipo técnico de la UEFA en la fase final de 2012, comentó que el torneo se quedó "escaso de goleadores". Dušan Fitzel y Willi Ruttensteiner, miembros del equipo técnico en Eslovaquia, compartieron esa opinión. Y cuando una opinión es válida de un año a otro, es legítimo presentarla como indicador de una tendencia.

©Sportsfile

La subcampeona Italia consiguió goles improbables

El hecho de que ningún jugador anotase más de dos goles es una prueba más de la falta de goleadores y, de los cuatro jugadores que anotaron dos tantos en Eslovaquia, dos de ellos fueron centrocampistas (Robin Kamber de Suiza y el italiano Mario Pugliese); otro de ellos fue un defensa central (el italiano Elio Capradossi ), que se incorporaba al ataque en las jugadas a balón parado; y el jugador restante fue el extremo eslovaco Martin Slaninka, que empezó cada partido desde el banquillo. De los 20 jugadores que marcaron en el torneo, cinco fueron delanteros, cinco extremos/mediapuntas, cinco centrocampistas y cinco defensas. Estos datos están en consonancia con los de 2012, donde sólo dos jugadores anotaron más de un gol y apenas el 25% de los 28 goles que se marcaron fueron obra de delanteros. Curiosamente, de los cinco delanteros escogidos por el equipo técnico, el suizo Marco Trachsel fue el único que logró poner su nombre en el acta de goleadores.

En ediciones anteriores del torneo hubo una clara tendencia hacia la formación 4-2-3-1, lo que impulsó un debate sobre el uso de un único delantero. No obstante, los observadores técnicos de Eslovaquia encontraron una variedad mayor en los esquemas de juego. Croacia, Eslovaquia y Ucrania adoptaron el 4-2-3-1, mientras que Italia y Suecia jugaron con el clásico 4-4-2. "Es arriesgado hablar demasiado de números, porque los esquemas cambiaron rápidamente cuando los equipos pasaban de atacar a defender", añadieron.

La primera línea defensiva
En Eslovaquia, el común denominador en las transiciones entre el ataque y la defensa fue que los delanteros se convirtieron inmediatamente en la primera línea defensiva. Un buen ejemplo fue el delantero de la selección rusa Ramil Sheydaev, que durante la final ante Italia corrió sin descanso para intentar anticiparse a los pases del portero a sus centrales. El debate es si las obligaciones defensivas de un delantero pueden estar vinculadas con la falta de definición y eficacia cuando se producen ocasiones de gol.

El enfoque directo
La ausencia de países como Francia, Portugal o España afectó sin duda al estilo del torneo en Eslovaquia. La tendencia general fue hacia el ataque directo sin elaboración, aunque Suiza, Austria o, en ocasiones, Italia y Eslovaquia tuvieron un llamativo juego combinativo. La tendencia general de los defensores fue enviar pases largos a los delanteros o, en algunos casos, a los extremos. "Para mí, la principal tendencia fue hacia el juego directo, junto con la combinación de movimientos rápidos", comentó el seleccionador eslovaco Ladislav Pecko.

Los atacantes estuvieron obligados a luchar por hacerse con el balón y, si tenían éxito, aguantarlo hasta que llegaran refuerzos. Delanteros como el croata Fran Brodić, el eslovaco Tomáš Vestenický, el ucraniano Viktor Tsygankov o el sueco Valmir Berisha, hicieron un excelente trabajo arriba. Este último contó con el valioso apoyo de Gustav Engvall en la línea de ataque de dos delanteros de Suecia, mientras que Italia (otro de los equipos con el esquema 4-4-2) tuvo a Alberto Cerri (cuya estatura hizo que fuera como un imán para los defensores) dirigiendo la línea de ataque y creando espacios para Luca Vido, que gozaba de situaciones de uno contra uno frente a los guardametas.

©Sportsfile

Las defensas dominaron en Eslovaquia 2013

En los equipos con un único delantero, la falta de goles provocó dudas sobre si se les dio suficiente apoyo cuando tuvieron que concentrarse en realizar una sólida defensa. Uno de los temas planteados fue la opinión de que es más fácil entrenar la defensa que la creación y las cualidades ofensivas. Este tema fue abordado por el seleccionador italiano Daniele Zoratto: "Los italianos saben cómo defender sin entrenar demasiado. Historicamente, es nuestra fortaleza. Buscamos desarrollar otros conceptos, tener una mentalidad más ofensiva. La defensa es algo más natural para nosotros. El ataque es difícil de enseñar". Por su parte, el entrenador sueco Roland Larsson comentó: "Siempre hemos puesto mucho énfasis en la buena organización de la defensa. Ahora, estamos intentando equilibrarlo con cualidades ofensivas".

Los creadores de juego
¿Quién fueron los jugadores más creativos? ¿Y dónde jugaron? Los observadores técnicos en Eslovaquia abordaron estas dos preguntas. De los jugadores dotados especialmente para detectar y enviar el último pase, dos de ellos operaron desde la izquierda en una línea de tres centrocampistas con un único delantero: la selección austriaca de Valentino Lazaro y el combinado suizo de Robin Kamber. Uno de ellos, el croata Alen Halilović, jugó con libertad por detrás del delantero. Por otro lado, el italiano Mario Pugliese, el sueco Elias Andersson, el eslovaco Jakub Grič y el ucraniano Beka Vachiberadze jugaron por el centro y tuvieron un papel muy similar al de Andrea Pirlo como pivote por delante de la defensa italiana en la UEFA EURO 2012.

©Sportsfile

El seleccionador de Austria Hermann Stadler

Ataques constructivos
El seleccionador austriaco Hermann Stadler aseguró: "Hubo una notable tendencia a construir desde el centro; los dos extremos presionaban al delantero al mismo tiempo y uno de los centrocampistas hacia la contención cerca de los centrales". Los observadores técnicos de la UEFA vieron una tendencia positiva en los centrales que salían con el balón hacia adelante para tener superioridad numérica en el centro del campo. "Es evidente que esto esto exige cualidades más creativas para los centrales. También estamos viendo más jugadores zurdos jugando por la derecha, y viceversa, lo que significa que los extremos pueden ir a zonas más anchas y elegir entre disparar o entregar la pelota a un atacante", añadieron.

Un deporte de contacto
La preferencia por el pase en largo y la importancia de la segunda jugada, junto con la falta de fútbol combinativo, llevó muchos partidos al terreno físico, con los jugadores peleando por balones aéreos. Hubo un total de 413 lanzamientos de falta, una media de 27,5 por partido, lo que supone un 24 por ciento más que en 2012. Esto hizo que crecieran las interrupciones, avivando el debate sobre el tiempo real de juego y lo que repercute esto en el espectáculo.

Por otra parte, el aumento del número de faltas fue acompañado con una reducción de las tarjetas amarillas, que pasaron de 68 en 2012 a 54 en 2013.

Parámetros profesionales
Como ya se ha mencionado, los parámetros del fútbol sub-17 se acercan cada vez más a los del fútbol sénior, y no sólo en términos de madurez táctica. En Eslovaquia, muchos de los seleccionadores alabaron en público el trabajo realizado por su equipo técnico, sobre todo en lo que respecta a la preparación física y a la recuperación post-partido. Y en que los dos finalistas, por ejemplo, tuvieron que jugar cinco partidos en 13 días. Esto requiere un detallado plan de recuperación entre partido y partido.

Las selecciones también contaban con un equipo dedicado a la grabación y edición de imágenes de los equipos rivales. Incluso uno de los finalistas invirtió en un complejo sistema de estadísticas (los observadores técnicos de la UEFA se preguntaban si estos sistemas estadísticos podrían ser utilizados por la UEFA y distribuirse a las federaciones miembro). También es algo habitual la figura del psicólogo, y la importancia de esta faceta quedó subrayada con la respuesta ofrecida por los jugadores en momentos críticos, como las tandas de penaltis que decidieron una de las semifinales y la gran final. Esto se evidenció en la calidad con la que ejecutaron esos lanzamientos en situaciones de estrés máximo. El seleccionador eslovaco resaltó: "Ha habido un gran desarrollo en el área mental".

©Sportsfile

Las paradas de Anton Mitryushkin dieron el título a Rusia

Desde Rusia con guantes
El guardameta ruso Anton Mitryushkin acaparó los titulares gracias a sus intervenciones en las dos tandas de penalti. Pero quedarnos sólo con esta faceta sería subestimar su gran actuación en todo el torneo. Él personaliza el alto nivel de los porteros en Eslovaquia. Como sugerían las ‘ocasiones de gol’, los porteros tampoco tuvieron un trabajo excesivo. Pero en varios partidos hubo intervenciones providenciales, y se puede decir que los guardametas fueron claves en el devenir de sus equipos. En algunas ocasiones realizando grandes paradas y en otras iniciando el juego ofensivo de sus selecciones. Antes de achacar a la falta de calidad de los delanteros la poca cantidad de goles, conviene recordar el nivel exhibido por los guardametas. Ahora, hay que investigar si esa mejora se debe al trabajo de los entrenadores de porteros.

¿Qué nos espera?
La victoria de Rusia evocó recuerdos de su anterior triunfo sub-17 en 2006. "Podemos poner a esa selección como ejemplo, pero hay muchos factores que pueden evitar que esos jugadores lleguen a lo más alto. Sólo el tiempo dirá cuántos de mis chicos llegarán al más alto nivel", dijo el seleccionador campeón Dmitri Khomukha. Para los educadores, ¿cuál es la mejor forma de hacer los sueños realidad?

https://es.uefa.com/under17/season=2013/technical-report/technical-topics/index.html#aspectos+tecnicos