La página web oficial del fútbol europeo

El fútbol de ataque se impone en Malta

El fútbol de ataque se impone en Malta

©Domenic Aquilina

Malta tuvo sus momentos

En dos jornadas la cifra total de goles ya había superado el total de todo el torneo del año anterior y al final del campeonato prácticamente la dobló.

Incluso los anfitriones, que tenían el reto de enfrentarse a tres antiguos campeones de Europa a este nivel, se sumaron a esta moda del juego ofensivo. Los resultados indican que el equipo de Sergio Sedano sufrió derrotas importantes, pero los análisis de los partidos hablan de una filosofía que apuesta por un juego fluido y de ataque que pagó caro las faltas de concentración en defensa. La campaña de Malta se puede resumir en su segundo partido, cuando tras fallar una ocasión que pudo significar el 3-4 encajó inmediatamente el 2-5 por parte de Holanda.

Este resultado aseguró un puesto en semifinales para los holandeses, ya que habían ganado su primer partido por 3-2 a Turquía. El equipo de Hakan Tecimer se adelantó con el 1-0 de Enes Ünal antes encajar tres goles, algo idéntico a lo que le pasó ante la Inglaterra de John Peacock tres días después. Esta vez las cosas fueron incluso peor al ser expulsado Hasan Özkan en el último minuto de la primera parte, y tres goles en la segunda mitad por parte de Inglaterra certificaron la eliminación otomana.

Inglaterra y Holanda antes de la final

Tras acabar la primera parte 0-0 ante Malta, Turquía marcó cuatro goles tras el descanso para lograr una victoria de consolación. Al mismo tiempo, ingleses y holandeses hicieron rotaciones para un partido en el que ambas se sabían clasificadas. El equipo de Maarten Stekelenburg hizo un partido más sólido y se llevó la victoria por 2-0 gracias a un gol desde lejos de Calvin Verdonk y a un saque de esquina sacado en corto que culminó de cabeza Danny van der Moot en uno de los goles más rápidos marcados por un hombre recién salido del banquillo.

Por su parte, el Grupo B estuvo mucho más disputado si no tenemos en cuenta a la poderosa Portugal. Con un equipo basado en los 11 jugadores del SL Benfica presentes en la convocatoria, el equipo de Emilio Peixe defendió con resolución y demostró ser devastador para escoceses y suizos en sus primeros dos partidos. Ganó por 2-0 y 1-0 y aseguró a falta de un partido su puesto en semifinales.

Pero la segunda plaza estuvo mucho más disputada. Alemania hizo el doble de ocasiones ante Suiza y se puso 1-0 arriba, pero no fue capaz de anotar un penalti a favor (que paró bien Gregor Kobel) y al final empató a uno ante un rival que jugó los últimos minutos con un hombre menos. Y algo parecido le pasó ante Escocia. El equipo de Christian Wück hizo 21 ocasiones por 6 de los escoceses pero solo tres disparos fueron a puerta. Y a los pocos segundos de la primera parte los escoceses se adelantaron por medio de Scott Wright.

Este resultado dejaba a los pupilos de Scot Gemmill a un empate de meterse en semifinales, y lo tenían que conseguir ante Suiza. El equipo de Yves Débonnaire se adelantó en el marcador y pudo hacer algún gol más. Tras el descanso, Escocia cambió a un 4-4-2 y marcó tres goles para mandar a casa a los suizos y hacer irrelevante el partido entre Portugal y Alemania. Los germanos no jugaron bien ante los lusos, solo dispararon dos veces a puerta y cayeron por 1-0 ante un equipo luso con muchas rotaciones.

©Domenic Aquilina

Dominic Solanke celebra un gol

Invicta e imbatida, Portugal hizo una gran primera parte en su semifinal ante Inglaterra, que tuvo poca posesión durante todo el primer acto. Tras mandar tres balones a la madera, el equipo de Peixe se fue a los vestuarios sin marcar y los hombres de Peacock salieron con otro talante en la segunda parte. Su decisión de poner a Dominic Solanke en la punta del ataque dio resultado, y tras controlar con la zurda un pase largo de Taylor Moore, envió el balón a la red con un poderoso derechazo. Luego Patrick Roberts acabó una jugada individual en el segundo tanto inglés en una justa recompensa al mejor juego inglés tras el intervalo.

La otra semifinal se decidió con los dos goles de Holanda en cuatro minutos antes del descanso ante una Escocia que luchó hasta el final. Tres tantos más en la segunda parte dieron la victoria por goleada a un equipo con una madurez impropia de su edad en todas las facetas del juego. Por lo tanto la final iba a repetir un Inglaterra – Holanda por segunda vez en seis días.

https://es.uefa.com/under17/season=2014/technical-report/road-to-the-final/index.html#el+camino+hasta+final