La página web oficial del fútbol europeo

Temas técnicos

 

Temas técnicos

"Fue un magnífico torneo para los más jóvenes, para que aprendan cómo se juega al fútbol" comentó el observador técnico de la UEFA Ginés Meléndez. "Los ochos equipos, y no sólo los más cualificados para ser potenciales ganadores, trataron de construir, intentaron construir a partir de combinaciones en el centro el campo. Fue un gran entretenimiento y fue algo especial ver tanto fútbol ofensivo y tanta creatividad. Los ocho combinados fueron muy similares. No en términos de sistemas de juego, sino en conceptos de cómo atacar y defender. Si vimos muchos goles, fue por los ataques bien construidos y no por pobres defensas".

El observador técnico de la UEFA, Ginés Meléndez

Es fundamental recordar que el fútbol no es una ciencia, pero la ciencia puede ayudar
Sergio Soldado
Transmitir conceptos en lugar de trabajar en los detalles y utilizar métodos de descubrimiento para animar a los jugadores a resolver los problemas
Débonnaire

El resultado de esta vocación ofensiva fue un torneo que contrastó fuertemente con la fase final de 2013, en donde se marcaron 24 tantos y el campeón vio puerta cuatro veces en cinco partidos.

Un par de extremos
La tendencia reciente del 4-2-3-1 se continuó en la fase final de Malta, donde seis de los ocho combinados emplearon esta formación como predeterminada. Turquía y Portugal optaron por un sistema de 4-3-3 claramente definido, aunque los otomanos evolucionaron con frecuencia a un sistema de 4-1-4-1. Otras selecciones también introdujeron variables para lograr más flexibilidad partido a partido o durante los 80 minutos. Escocia dio un excelente ejemplo de ello pasando a un 4-4-2  o Suiza cambiando de un 4-2-3-1 a un 4-3-3.

La flexibilidad táctica generó un fuerte impacto en el torneo. Después de ir perdiendo por 1-0 al descanso ante Suiza en un crucial partido de la fase de grupos, los escoceses hicieron un doble cambio en el descanso, colocando a Craig Wighton y a Ryan Hardie como pareja de delanteros en un 4-4-2. Después de dar la vuelta al resultado, evolucionaron a un sistema de 4-4-1-1 con Wighton como delantero más avanzado y Hardie buscando la profundidad para recibir el balón y lanzar rápidos contraataques. Tres goles a partir de este cambio táctico permitieron a Escocia alcanzar las semifinales a expensas de los helvéticos y los germanos, que eran considerados los favoritos 'a priori' para lograr el pase.

Sin embargo, aunque los sistemas de juego iban y venían, el común denominador en Malta fue el uso del ancho del campo con rápidos y habilidosos extremos claves en planteamientos de 4-2-3-1 y 4-3-3. Incluso los equipos eliminados en la fase de grupos estaban formados para controlar las bandas de los rivales. Malta, con Aidan Friggieri y Joseph Mbong, dieron un buen ejemplo de juego ambicioso y ofensivo con rápidas incursiones por banda.

El planteamiento de la semifinalista Portugal se basó en gran medida a las contribuciones de Diogo Gonçalves y Buta o João Carvalho en las bandas. Los finalistas ejemplificaron esta efectividad en el juego de banda. La altísima velocidad en el regate y los cambios de dirección de Steven Bergwijn y Bilal Ould-Chikh fueron armas fundamentales en la armonía del ataque holandés. Inglaterra también creó un peligro similar a través de Patrick Roberts e Isaiah Brown.

©Domenic Aquilina

El jugador de Inglaterra, Jonjoe Kenny

La mayoría de los equipos efectuaron un intercambio de posiciones entre los extremos durante los 80 minutos, pero la presencia de estos 'extremos a pierna cambiada' fue un elemento notable en las alineaciones. La tendencia táctica de zurdos como extremos diestros y viceversa abrió la puerta a los extremos que van hacia dentro y buscan ocasiones para armar el disparo (tanto Bergwijn y Roberts estuvieron en los máximos goleadores) o para abrir espacios en las bandas para las subidas de los carrileros. Estos jugadores también dieron una importante contribución al juego ofensivo de su equipo. En este sentido hubo muchos candidatos para unirse a los ingleses Jonjoe Kenny y Tafari Moore en el equipo técnico de la UEFA de los jugadores más notables, particularmente el lateral derecho de Portugal Hugo Santos o el zurdo escocés Kyle Cameron.

Un enfoque constructivo
Los ocho combinados dieron preferencia a la construcción del juego desde la defensa, aunque Turquía fue la excepción en algunas ocasiones optando por el juego directo hacia su delantero y capitán Enes Ünal. El 'modus operandi' general se basó en el juego de posesión con dos carrileros adelantados cuando el portero tenía el balón. Los dos centrales se abrían y el mediocentro (o uno de ellos) bajaba su posición para colocarse en el corazón del triángulo.

Romeo Jozak, observador técnico de la UEFA

Para competir a este nivel, los centrales necesitan ser tácticamente dotados para detectar y entregar el pase al delantero además de tener habilidades defensivas. Ellos tienden a ser posicionalmente conservadores, aunque los germanos Lukas Boeder y Benedikt Gimber estuvieron preparados para avanzar con el objetivo de crear superioridad numérica en el centro del campo. Por otro lado, el central de Inglaterra Joseph Gomez estuvo siempre dispuesto a protagonizar poderosas arrancadas, especialmente destacada la que protagonizó ante Turquía, cuando su jugada permitió a Dominic Solanke lograr el empate.

Con casi todos los equipos centrados en jugar a través de su centro del campo, los mediocentros defensivos jugaron un papel crucial en la construcción del juego, y más específicamente, en abrir el juego hacia las bandas. Portugal jugó con un solo mediocentro, Rúben Neves, que protagonizó una fantástica contribución en la base de un triángulo en el que Gonçalo Rodrigues ejerció de jugador 'todocampista' y el dotado Renato Sanches dio el toque de creatividad entre el centro del campo y el delantero. Entre los equipos que jugaron con dos mediocentros, el equilibrio entre estos dos jugadores fue un factor relevante. En la alineación inglesa, el capitán Ryan Ledson fue un proveedor constante en cuestiones de liderazgo y de cobertura defensiva, mientras las otras tareas eran compartidas por sus compañeros en el centro del campo. Los holandeses Donny van der Beek y Jari Schuurman también lograron un buen equilibrio en cuanto a la protección de la defensa de cuatro y el apoyo a los atacantes.

©Domenic Aquilina

Enes Ünal, capitán de Turquía

La fuerza de ataque
Con las excepciones de la Escocia que jugaba con un 4-4-2 y con el apoyo de Fatih Aktay a Enes en el ataque de Turquía, los equipos jugaron con un solo delantero. Enes podría estar entre los pocos puntas con un perfil de 'delantero de referencia', un aspecto que puede estar relacionado con la falta de goles de cabeza a las que se ha referido en el 'tema de conversación' de este informe. Entre los equipos en Malta, la tendencia fue la de un delantero centro móvil capaz de abrirse a banda o de recibir en posiciones centrales. El inglés Adam Armstrong, el holandés Segun Owobowale o el luso Alexandre Silva son buenos ejemplos. Por otro lado, el combinado holandés dispuso de otro delantero de referencia (Dani van der Moot) como opción defensiva, pero, aunque asistió en dos goles, los delanteros no fueron la fuerza predominante entre los máximos goleadores del torneo.

NombreEquipoGoles
Dominic SolankeInglaterra4
Jari SchuurmanHolanda4
Fatih AktayTurquía3
Steven BergwijnHolanda3
Patrick RobertsInglaterra3
Calvin VerdonkHolanda3
Dani van der MootHolanda2
Hayrullah AlıcıTurquía2
Luís MataPortugal2
Enes ÜnalTurquía2
Adam ArmstrongInglaterra2
Abdelhak NouriHolanda2

Charla sobre goles
Los 46 goles que se marcaron en el torneo, con una media de más de tres tantos por partido, representa un agudo contraste con la fase final de la temporada anterior en Eslovaquia, que había registrado un mínimo histórico de 1,6 goles por partido. Las comparaciones pueden ser poco fiables en el sentido de que sólo los suizos estaban haciendo su segunda aparición consecutiva, y la lista de selecciones de 2014 muestra seis ex campeones de Europa en este nivel que viajaron a Malta con la ambición de añadir la copa a su lista de trofeos. Como dijo Meléndez: "He estado en muchos torneos con el equipo español, pero este tiene que ser una de las más impresionantes. Los conceptos mostrados por los equipos fueron extraordinarios en términos de velocidad y dinamismo, la creatividad y el movimiento. Se trataba del tipo de juego de posesión con la que me identifico: progresiva posesión vertical en el ancho de la cancha y empujar a los jugadores hasta el área para acompañar los ataques. El número de goles refleja las filosofías de los equipos y la calidad de su juego de ataque".

©UEFA.com

En el contraste entre los dos torneos se pueden destacar las comparaciones entre los dos campeones. En 2013, Rusia ganó el título con una media de 6,60 ocasiones de gol por partido, de los cuales 3,2 fueron a puerta. La tabla siguiente incluye las cifras de los campeones en 2014.

©UEFA.com

Cómo se marcaron los goles
Una característica destacada del torneo fue que sólo cinco goles (11 por ciento) llegaron en jugadas a balón parado, y dos de ellos fueron penaltis convertidos por el defensa holandés Calvin Verdonk. Otros tres penaltis (en juego) fueron detenidos por el portero. Sólo dos goles surgieron de las esquinas, ambos en los enfrentamientos entre Holanda e Inglaterra. Durante el partido de la fase de grupos, el sustituto Van der Moot cabeceó a bocajarro después de un córner en corto que acabó con la pelota dentro del área. Luego, en la final, Inglaterra abrió el marcador tras un córner al segundo palo y la posterior prolongación. Representaron las únicas recompensas tras 121 saques de esquina.

Sólo uno de los goles fue resultado de un golpe franco directo, y el portugués Pedro Rodrigues realizó un disparo que evadió atacantes y defensores por igual para encontrar su camino en la red alemana.

El debate sobre los elementos clave que hay detrás de los éxitos en las jugadas a balón parado, los entrenadores identificaron la calidad del lanzamiento como un factor determinante.

A pesar de la calidad de los movimientos combinados y las carreras en solitario, la principal fuente de goles en juego abierto fueron los tiros de larga distancia, a menudo atribuible a situaciones en las que las defensas habían sido arrastradas profundamente, dejando áreas sin protección en las proximidades del área. Aunque las transiciones defensa-ataque eran generalmente rápidas, sólo tres goles podrían ser realmente atribuidos a los contraataques, uno ellos fue el tanto de Gómez para Inglaterra contra Turquía.

©UEFA.com

Los goles fueron distribuidos de forma desigual en los 80 minutos, con sólo 14 de ellos (30 por ciento) anotados en la primera parte, en comparación con los 32 marcados después del descanso. Sin embargo, sería arriesgado aventurar el factor de la fatiga como una explicación de la preponderancia de los goles en la segunda mitad, ya que sólo siete llegaron durante los últimos diez minutos y ninguno durante el tiempo añadido.

MinutosGoles
2014
%Goles
2013
%Goles
2012
%
1-101214311
11-20511312311
21-30492827
31-404941727
41-5081741714
51-60102214518
61-70715417518
71-80715312518
80+002926

Tarjetas
El torneo en Malta produjo 307 faltas, frente a las 413 del año anterior, un descenso del 25 por ciento. Aún es más, los 15 partidos produjeron 30 tarjetas amarillas en comparación con las 68 en 2012 y las 54 en 2013. Dos jugadores vieron la tarjeta roja en el torneo final, donde los dos finalistas también emergieron como los dos primeros en la clasificación del juego limpio de la UEFA
.

Fatiga y forma física
El intenso calendario de partidos supone un gran esfuerzo para los jugadores, obligando a los entrenadores a darles descanso y hacer recuperación durante los dos días que hay entre encuentros. Tres de los semifinalistas (Inglaterra, Holanda y Portugal) fueron capaces de compartir las cargas de trabajo con un buen resultado al asegurar su presencia en las semifinales cuando aún faltaba un encuentro para el final de la fase de grupos. Sin embargo, algunos seleccionadores hicieron frente a la fatiga acumulada antes de viajar a Malta. Por ejemplo, Alemania contó con jugadores que había terminado su campeonato nacional pocos días antes del inicio de la fase final.

©Sportsfile

El seleccionador alemán Christian Wück

"Algunos ya están en la sub-19 y ligas juveniles", comentó el seleccionador Christian Wück, y "ya han jugado 50 o más partidos antes de viajar a Malta. En esta etapa de desarrollo del jugador, necesitamos saber diferenciar entre su "desarrollo atlético" y su "desarrollo futbolístico", y aceptar que, en t��rminos de trabajo de los jugadores, un "menos es más" es la política más adecuada. Sergio Soldado, de Malta, también destacó "que tenemos que mantener un equilibrio en preparación física. Es fundamental recordar que el fútbol no es una ciencia, pero la ciencia puede ayudar".

Aptitudes y actitudes
"Estos torneos son para el desarrollo de los jugadores. La dinámica de trabajo es diferente y, cuando se dispone de tantos días juntos, uno se centra en aspectos de gestión humana relacionados con el espíritu de grupo y un sentido de la responsabilidad. Por lo tanto, a parte de las cualidades individuales, miro la habilidad de un jugador para integrarse en un grupo, su conducta, su ambición por mejorar. Tenemos que ayudar a la actitud del futbolista". Las palabras de Emilio Peixe, de Portugal, reflejan la opinión mayoritaria de los seleccionadores en Malta en términos de los criterios de selección.

El seleccionador de Holanda, Maarten Stekelenburg, coincidió: "Espero hacer una buena mezcla de personalidades y también formular preguntas básicas como: ¿Es un talento? o ¿Es fuerte físicamente? En Holanda nosotros solemos contar con jugadores con una gran capacidad técnica, por lo que tenemos que ver otras cosas, como por ejemplo cómo se comportan en el campo; si la voluntad de ganar está entre sus capacidades y si sentimos que realmente tienen posibilidades de llegar al primer equipo".

"Eso es importante, conocer a los jóvenes jugadores como personas, para ver lo que hacen fuera del campo", subrayó el seleccionador suizo, que añadió: "Es fascinante el seguimiento a cada jugador. Mantener un ojo en los futbolistas que suben o bajan año a año. Por ejemplo, algunos de nuestros jugadores sub-16, no se incluyeron en este equipo y otros se han desarrollado lo suficiente como para entrar".

©Domenic Aquilina

Mark Wotte, director de desarrollo de Escocia

Débonnaire es un firme partidario de la política de la federación suiza para encomendar el desarrollo de la juventud a jóvenes educadores en lugar de a grandes ex jugadores, punto de vista éste que es apoyado por el director de desarrollo de Escocia Mark Wotte. "Soy un ex profesor de educación física", comentó, "y creo que es importante que experimentados educadores deban estar presentes durante el entrenamiento". Stekelenburg, joven especialista en el desarrollo, prefiere un enfoque mixto: "Quería trabajar con un jugador recientemente retirado y contamos con Mark van Bommel, que por desgracia no pudo ir a la fase final del torneo".

Peixe, ex jugador internacional, destacó: "Como entrenador de la selección nacional en estos niveles no se trabajan más la técnica como la mejora de los conocimientos tácticos, la lectura de la interpretación de los partidos y los conceptos". Débonnaire se hizo eco de esta opinión: "Transmitir conceptos en lugar de trabajar en los detalles y utilizar métodos de descubrimiento para animar a los jugadores a resolver los problemas".

El futuro
El torneo en Malta ha sido el último con ocho selecciones, ya que la fase final de 2015 en Bulgaria contará con 16 selecciones participantes. Con total unanimidad, los seleccionadores han aplaudido este cambio, ya que lo consideran un avance importante en el fútbol. "Es un paso positivo", dijo el seleccionador turco Hakan Tecimer, "porque se trata de ofrecer una exposición de una mayor variedad de sistemas y tácticas. Esto significa mejores oportunidades educativas y una mayor oportunidad para medirse con otros países y progresar. Para los seleccionadores que trabajan en las categorías de desarrollo, también significa más contactos con compañeros que están en otras selecciones".

https://es.uefa.com/under17/season=2014/technical-report/technical-topics/index.html#temas+tecnicos