España defenderá su trono en la gran final

España - Francia 3-3 (España gana 4-2 en los penaltis)
La suerte de los penaltis dio la victoria a una selección española que jugará este domingo ante Grecia por el campeonato.

España disputará su tercera final consecutiva en el torneo
©Sportsfile

España defenderá su cetro en la final del Campeonato de Europa Sub-19 de la UEFA. La selección española pudo haber logrado su billete para la gran cita de este domingo en el tiempo reglamentario, pero dos goles de Francia en los últimos instantes de la segunda parte y de la prórroga llevaron el choque a la tanda de penaltis, donde el portero Kepa Arrizabalaga y el extremo Gerard Deulofeu se erigieron como protagonistas. Ya espera Grecia en la final.

España saltó al campo en busca de su tercera final consecutiva en el torneo, y todo parecía encaminado hacia ello tras los primeros 26 minutos. En paralelismo con el partido ante Francia en los cuartos de final de la UEFA EURO 2012, la selección española dominó la posesión y generó ocasiones sin un delantero centro de referencia, como en el combinado de Vicente del Bosque. Francia se agazapó en su área valiéndose de su superioridad en el aspecto físico, pero sufrió para contener el ataque español en el arranque.

El eléctrico Deulofeu comenzó pronto a generar peligro y un cabezazo de Derik Osede en el 15' avisó de las intenciones de una España que poco después perdonó su ocasión más clara en los pies del máximo goleador del torneo, Jesé Rodríguez. El delantero del Real Madrid CF combinó en la frontal en el 23' y metió la puntera para que el portero galo, Alphonse Aréola, se luciese en gran estirada.

Francia salió viva de estos compases y dio la estocada en el 26' con un tanto que cambió el encuentro. Entonces el imponente central Samuel Umtiti cazó un balón suelto a la salida de un córner que alejaba a España de la final. A partir de entonces y hasta el descanso, España se descentró y no supo cómo meterle mano a una Francia crecida con el marcador a favor.

Tras la reanudación y con la lesión del galo Jean-Christophe Bahebeck, España buscó sus opciones en el desborde de Deulofeu, principal argumento en su asociación con el joven Alejandro Grimaldo en el costado izquierdo. Julen Lopetegui también buscó la reacción en el banquillo e introdujo al jugador del Valencia CF, Paco Alcácer, héroe de este mismo torneo el verano pasado.

La jugada salió perfecta. Jonás Ramalho rozó el tanto en el 55' con una jugada muy similar al del gol galo y seis minutos después Alcácer colocó un gran pase en profundidad a Deulofeu, que batió por raso a Aréola para llevar las tablas al marcador. Con el tanto España se vino arriba y Francia comenzó a acusar el esfuerzo, lo que dejó más espacios a Deulofeu. El extremo del Barcelona estuvo muy cerca de anotar el segundo, pero su preciosa rosca desde el balcón del área se estrelló en el palo.

España era un torbellino que acarició la final con el segundo tanto. Grimaldo corrió la banda y puso un balón en el corazón del área, donde la zaga francesa falló en el despeje para que Alcácer acercase la final en el 78'. Todo parecía visto para sentencia, pero España cometió el mismo error defensivo del primer acto y Umtiti llevó el partido a la prórroga en un calco a su anterior diana. Poco antes Kepa había salvado a España en un disparo a bocajarro.

En la prórroga el choque se igualó en posesión, pero el peligro estuvo del lado español. Alcácer y Denis Suárez, por partida doble, estuvieron cerca de un gol que llegó en la prórroga con una contra de manual que culminó Deulofeu en el 112'. Otra vez España acariciaba la final y otra vez la dejó escapar en el último suspiro, esta vez con un tanto de Paul Pogba en el 117'. En la suerte de los penaltis la inspiración de Kepa y el lanzamiento de Deulofeu metieron a España en la final.

Arriba