Lituania confía en el apoyo del público

A pesar de la derrota ante Holanda con un gol en el último minuto en su debut en el Europeo sub-19, los jugadores de la selección anfitriona esperan que sus seguidores les ayuden en su segundo compromiso ante España.

Lukas Artimavičius celebra su gol ante Holanda
©Saulius Čirba

Los jugadores de Lituania Lukas Artimavičius y Tomas Švedkauskas esperan que el apoyo del público local pueda levantar el ánimo de la selección anfitriona del Campeonato de Europa Sub-19 de la UEFA antes de los decisivos y exigentes partidos ante España y Portugal.

La anfitriona tuvo una buena actuación en la primera jornada en el estadio Darius & Girenas, donde contó con el apoyo de 7.436 aficionados. Lituania remontó la ventaja de dos goles que había obtenido Holanda en los primeros 30 minutos. Después de que el capitán Artimavičius recortara distancias antes del descanso, Gratas Sirgėdas igualó el partido 2-2 a falta de siete minutos para el final, por lo que parecía que el choque iba a terminar con empate. Sin embargo, las esperanzas de los lituanos recibieron un serio revés con el gol del holandés Rai Vloet en el tiempo añadido, aunque el recuerdo de los ánimos de la afición ha calado hondo en los jugadores locales.

"Es difícil describir el ambiente. Quiero dar las gracias a los aficionados por venir. Nunca he experimentado algo como esto en mi vida, marcar un gol y hacer felices a tantos aficionados. Hay que darles las gracias", dijo Artimavičius, central del FK Atlantas, que hizo el primer gol de cabeza tras un saque de esquina.

Švedkauskas también expresó su gratitud a todos aquellos que acudieron al encuentro en Kaunas, y espera un apoyo similar ante España y Portugal en sus dos próximos partidos en el Grupo A. "El ambiente fue magnífico. Espero que también vengan muchos aficionados al próximo partido, porque es una sensación completamente diferente el jugar delante de tanta gente", comentó.

Aunque la mayoría de los seguidores se marcharon a casa decepcionados por el gol al final de Holanda, tanto el portero Švedkauskas como Artimavičius están convencidos de que se pueden extraer muchas cosas positivas de ese primer partido. "Hicimos que Holanda estuviera nerviosa hasta el final. Desafortunadamente no pudimos mantener la concentración y encajamos un gol en el último minuto. Eso es algo muy decepcionante", dijo el defensa.

"Estábamos un poco nerviosos al inicio, ya que nunca habíamos jugado un partido de tanto nivel, y además al principio las cosas no nos estaban yendo como a nosotros nos gusta. En la segunda parte demostramos de lo que somos capaces. Nuestro rival tuvo que esforzarse mucho, pero el cansancio y la falta de concentración quizá nos afectaron al final. De hecho, antes del córner final en el que llegó el gol de Vloet dije: 'Este es el saque de esquina más importante del partido', pero al final las cosas fueron de ese modo", añadió Artimavičius.

Ahora el equipo de Antanas Vingilys se enfrentará a una España lanzada tras su triunfo sobre Portugal en el derbi ibérico, y Švedkauskas, que hizo una gran parada a Bilal Basacikoglu antes del gol de Vloet que parecía haber asegurado el empate, espera que las cosas que funcionaron bien ante lo Holanda lo hagan también en sus próximos encuentros. "Nuestro juego de contragolpe funcionó, marcamos en un saque de esquina, y después en la segunda parte también tuvimos algunas ocasiones a la contra", señaló el portero de la AS Roma.

"Nuestro plan en el partido era defender y no encajar un gol temprano. Pero Holanda llevó la iniciativa, así que el  plan inicial no funcionó bien. Seguimos haciendo nuestro juego y marcamos dos goles. Todo parecía ir según lo planeado, pero nos faltó algo, quizá algo de ayuda de Dios. Ahora tenemos que descansar, analizar a España y ver lo que podemos hacer", añadió. 

Arriba