La anfitriona cae eliminada

Islandia - Dinamarca 3-1
Dinamarca terminó última del Grupo A e Islandia se quedó a sólo un gol de lograr el pase a semifinales.

La gran victoria de Islandia por 3-1 sobre Dinamarca en Aalborg no le bastó para lograr una plaza en las semifinales, y ambos equipos cayeron eliminados del Campeonato de Europa Sub-21 de la UEFA.

Después de dos derrotas consecutivas, Islandia necesitaba un triunfo por 3-0 y que Suiza derrotara a Bielorrusia por el mismo marcador para avanzar a la siguiente fase. Lo improbable pareció posible cuando Kolbeinn Sigthórsson y Birkir Bjarnason anotaron en la segunda mitad para el equipo de Eyjólfur Sverrisson, dándole una ventaja de 2-0. Pero el gol de Bashkim Kadrii para Dinamarca obligaba a los islandeses a anotar un gol más para obrar el milagro.

Los anfitriones se lanzaron al ataque en busca de un gol, pero quién marcó fue Islandia gracias a Hjörtur Valgardsson. Hubo un último giro de tuerca gracias al gol final de Suiza ante Bielorrusia en Aarhus, aunque no cambió mucho las cosas, ya que después del triple empate a puntos, los bielorrusos avanzaron a la siguiente ronda gracias a su diferencia de goles (+1) con Islandia (0) y Dinamarca (-1).

La resbaladiza superficie tras las lluvias de las últimas horas hizo difícil la tarea de defender, y como consecuencia también de los nervios iniciales, ambas defensas sufrieron mucho durante una vibrante primera mitad. Christian Eriksen creó una gran ocasión de gol con un magnífico centro que Mathias Zanka Jørgensen remató de cabeza fuera por poco, antes de que el centrocampista del AFC Ajax forzara a Haraldur Björnsson a realizar dos buenas paradas.

Sverrisson pudo contar de nuevo con Aron Gunnarsson y Johann Gudmundsson después de que superaran una sanción y una lesión respetivamente, y también dio su primera oportunidad como titular a Bjarnason después de dos buenas actuaciones saliendo desde el banquillo. El número seis de los daneses estuvo a punto de recompensar esa confianza de su entrenador con una media volea en el minuto 16, pero para alivio de la afición que llenaba en estadio danés, Mikkel Andersen detuvo el lanzamiento.

Cuatro minutos después, el portero hizo la parada del torneo. Eggert Jónsson remató de cabeza un saque de falta lanzado por Gylfi Sigurdsson. El balón tocó el hombro de Zanka, y cuando ya había superado a Andersen y estaba a un metro de la portería vacía, el guardameta sacó una mano salvadora para despejar el esférico por encima del larguero. En el área contraria, el delantero danés Nicki Bille Nielsen no pudo finalizar con tanta precisión una buena jugada poco después de la media hora de partido, y tras un perfecto pase de Daniel Wass, el balón se marchó fuera cuando el delantero sólo tenía que batir a Björnsson desde el punto de penalti.

Tres minutos después del descanso, Andersen volvió a frustrar un ataque de los islandeses, deteniendo un tiro elevado de Valgardsson desde fuera del área. En el minuto 58, Islandia por fin consiguió romper la resistencia danesa, cuando tras un centro de Bjarnason, Sigthórsson superó la presión de Andersen y de un defensa para anotar el primer tanto del encuentro.

Bjarnason amplió la ventaja de Islandia sólo dos minutos más tarde, con un perfecto remate de cabeza después de un magnífico centro de Sigurdsson. Un potente disparo de Sigthórsson al poste estuvo a punto de dar una importante ventaja de tres goles a los islandeses, y de nuevo Zanka y Nicolai Jørgensen estuvieron despistados cuando más concentración se requería.

Kadrii puso de pie a los aficionados locales al reducir diferencias en el minuto 81 con un buen remate de cabeza tras un centro de Kasper Povlsen. El empate nunca llegó, y sí el tercer tanto de Islandia, cuando Valgardsson superó a Andersen con un tiro con efecto desde fuera del área. Los jugadores de ambos equipos acabaron tendidos sobre el terreno de juego tras el pitido final, en parte por el cansancio y en parte por la enorme decepción.