A prolongar el buen momento

España, vigente campeona de la categoría, se mide este lunes a Georgia con el objetivo de continuar las grandes sensaciones que dejó la pasada semana y de consolidar su liderato en el Grupo 5.

David de Gea es el actual capitán del combinado sub-21
©Getty Images

La selección española, vigente campeona del Campeonato de Europa Sub-21 de la UEFA, buscará este lunes continuar su gran estado de forma en Lugo, una ciudad que se vestirá de gala para acoger el segundo encuentro de clasificación de 'La Roja' para el próximo Europeo que se disputará en Israel.

Después de su fantástica victoria de la pasada semana, cuando venció por un contundente 2-7, el combinado español volverá a medirse a Georgia con el objetivo de consolidar su liderato en el Grupo 5. Se trata de una España muy distinta a la que hace apenas un par de meses conquistó el Europeo de la categoría. Varios de los jugadores que tocaron la gloria en Dinamarca ya son habituales en la absoluta, señal inequívoca de la buena salud que goza el fútbol español.

En la lista española ya no están jugadores de la talla de Javi Martínez, Juan Mata o Thiago Alcántara. Ahora la responsabilidad recae sobre David de Gea, Iker Muniain, Sergio Canales, Rodrigo o Isco, futbolistas que dejaron su patente su calidad en la abultada victoria ante Georgia, un encuentro en el que España no tuvo piedad de un rival al que había endosado seis goles antes del descanso.

"Tuvimos un muy buen comienzo y fue un poco más fácil de lo que pensamos. Creíamos que Georgia iba a ser un equipo más fuerte. En la segunda parte salieron con más fuerza y nosotros quizá nos relajamos un poco y encajamos los dos goles. En este partido de vuelta hay que estar todo el encuentro al cien por cien para que no pase nada extraño", comentó el capitán De Gea en la web de la Federación Española de Fútbol.

No podrá estar en la alineación Jordi Amat, el central del RCD Espanyol lesionado y sustituido en el minuto 31 del encuentro de la pasada semana. Esta baja no trastocará los planes de un Luis Milla consciente de que son el gran rival a batir. El seleccionador sabe que estos puntos son muy importantes, no sólo para consolidar la primera plaza, sino también para abrir brecha con respecto a su rival más complicado en el grupo, Suiza, el mismo combinado al que derrotó en la final del pasado torneo.

Arriba