La historia se repite

Alemania - España 0-1
Otro gol de Morata en la recta final dio la victoria a una España superior y certificó su pase a las semifinales del torneo.

La historia se repite
©UEFA.com

España selló el pase a las semifinales del Campeonato de Europa Sub-21 de la UEFA con un guión similar al debut ante Rusia, y en esta ocasión venció a Alemania con otra diana en la segunda mitad. El control del esférico volvió a recaer en el vigente campeón continental, pero los tres puntos, que a la postre le aseguran su presencia en la pugna por llegar a la final, no fueron fáciles de lograr. La balanza se desniveló en el minuto 86 cuando otra vez Álvaro Morata rompió el partido el empate en una preciosa jugada individual.

El seleccionador alemán Rainer Adrion aseguró en la previa del encuentro que pelearía la posesión a España, pero, quizás por ello, Julen Lopetegui cubrió la zona ancha con la incursión de Koke. Y la maquinaría funcionó a la maravilla con el del Club Atlético de Madrid y Asier Illarramendi en el doble pivote, Thiago Alcántara más adelantado e Isco escorado en la izquierda. Con los cocineros ya colocados, ellos empezaron a cocinar un plato de cocción lenta, pero siempre socorrido y que nunca disgusta. A los seis minutos, Koke probó con un latigazo desde fuera, pero la primera gran ovación del público llegó en el 23', con Thiago aprovechando la pérdida de Oliver Sorg para tirar con rosca al palo largo.

Cuatro después, Isco se inventó un pase sin mirar al desmarque de Rodrigo, y el del SL Benfica dribló a Bernd Leno, pero su lanzamiento se fue al lateral de la red. Entre tanto, Lewis Holtby lo intentó con una falta a las manos de David de Gea, mientras que su compañero Christian Clemens mandó alto otra acción en las inmediaciones del área antes de rozar el poste con un disparo cruzado desde fuera que se marchó cerca de la madera de De Gea.

El encuentro se abrió en la segunda mitad, pero el peligro seguía en la portería de Leno. Un cabezazo al lateral de Rodrigo y un disparo muy ajustado de Illarra fueron las dos llegadas españolas en el primer cuarto de hora tras el descanso.

El monólogo de la segunda mitad, ante una Alemania tremendamente agazapada, se completó en el tramo final, como ya ocurriese frente a Rusia, y de nuevo con Álvaro Morata sobre el césped. A los 86 minutos de juego, una jugada individual del delantero del Real Madrid CF volvió a desequilibrar la balanza para dar los tres puntos a los de Lopetegui. De esta forma, España y Holanda ya están en las semifinales, aunque los de Julen marchan en la segunda posición por la diferencia de goles y se jugarán el liderato el miércoles en un duelo de altura por dirimir el orden en el Grupo B.

Arriba