Bielorrusia y la República Checa, con confianza

Tanto el seleccionador bielorruso Georgi Kondratyev como su homólogo checo Jakub Dovalil, prefieren pasar página de las dramáticas semifinales y centrarse en la lucha por los Juegos Olímpicos.

©Getty Images

El seleccionador de Bielorrusia Georgi Kondratyev ha hecho una llamamiento final a sus jugadores cuando se midan a la República Checa en Aalborg el sábado para el partido por el tercer puesto y por consiguiente para lograr un puesto en los Juegos Olímpicos de 2012.

La fortuna pudo estar del lado de los bielorrusos dentro del Grupo A tras superar la primera ronda de la competición con tres puntos, pero en las semifinales contra España la suerte no estuvo del lado de Bielorrusia cuando encajó un gol en el minuto 89, para encajar en la prórroga dos goles.

Kondratyev insistió en que "se olvidase con rapidez la dramática derrota" y en que había que mostrarse positivo tras la actuación de su Bielorrusia. "Nosotros no somos totalmente un país del fútbol, así que obviamente esto supone un gran éxito. Contra España mis muchachos lo dieron todo e hicieron todo lo posible para alcanzar la final. No escatimaron esfuerzos", dijo.

Bielorrusia ha logrado diez medallas de oro en los Juegos Olímpicos de verano, pero en el torneo de fútbol nunca ha competido. "Ya que nunca hemos participado en la modalidad de fútbol, estoy absolutamente convencido de que los jugadores lo van a dar todo el sábado. Que van a luchar hasta el último minuto. Es un torneo muy importante para nosotros", añadió el seleccionador.

Los checos compitieron como nación independiente en Sydney en 2000 tras haberlo hecho con éxito cuando formaban la ex Checoslovaquia, ya que lograron la medalla de plata en 1964 y la medalla de oro en 1980. "Antes de llegar a Dinamarca nuestro objetivo era clasificarnos para los Juegos Olímpicos 2012", comentó el seleccionador Jakub Dovalil.

"Hemos jugado 14 partidos para llegar a nuestro objetivo, y ahora tenemos una oportunidad para lograr nuestro propósito. Si ganamos estaremos muy satisfechos de lo que hemos hecho", afirmó. Sin embargo, Dovalil no estaba muy contento por lo que hizo su equipo en la derrota en semifinales ante Suiza y dijo que "haré unos tres cambios" para el encuentro frente a Bielorrusia.

"Hemos estudiado durante mucho tiempo nuestro partido frente a Suiza, y todavía no puedo comprender como pudimos hacerlo tan mal. Eso me duele, porque sé que los chicos pueden jugar mejor. Por otro lado, esa es la belleza del fútbol. Durante dos años puedes construir algo que parece perfecto y cuando llega la hora de la verdad, tienes dos encuentros malos y todo se cae", manifestó.

No obstante, no todo está perdido para el equipo de Dovalil. "Aunque nuestro fútbol de ataque y pase no ha sido todo lo bueno que esperaba, nosotros somos un país pequeño y espero que después de que el torneo termine, los aficionados olviden su desilusión y vean todo como un éxito. Todavía tenemos por cumplir un sueño, que es alcanzar las olimpiadas. Es un gran desafío para nuestros futbolistas el ganar el último partido", sentenció.

Tomáš Pekhart, que tuvo problemas en una pierna contra Suiza, debería estar disponible para Dovalil. Mientras, Mikhail Gordeychuk, que no ha jugado ningún minuto por lesión en Dinamarca, sigue de baja para Kondratyev, que se prepara para una dura prueba de 90 minutos. "Físicamente, la República Checa es la selección más fuerte. Será difícil enfrentarse a ellos, especialmente en los marcajes. Si podemos superarlos, tendremos una gran oportunidad para ganar", sentenció.

Arriba