Filipenko hace olímpica a Bielorrusia

La selección de Europa del Este competirá por primera vez en unos Juegos tras doblegar a la República Checa en Aalborg con un gol del delantero a falta de dos minutos para el final.

Celebración de los jugadores bielorrusos
Celebración de los jugadores bielorrusos ©Getty Images

Un tanto de Yegor Filipenko en el 88' dio a Bielorrusia el triunfo sobre la República Checa y selló su clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres.

Parecía que el partido por el tercer puesto del Campeonato de Europa Sub-21 de la UEFA iba a ir a la prórroga, pero todo eso cambió con la volea de Filipenko a pocos minutos para el final. La República Checa había dominado buena parte del choque, pero la expulsión de Lukáš Vácha en el 75' dio alas a Bielorrusia, que encontró su recompensa en el tanto de Filipenko.

La aseveración de Jakub Dovalil de que su combinado "podía jugar mucho mejor" que en la semifinal ante Suiza la acompañó de cuatro cambios en el once inicial, y las sustituciones surtieron efecto. Adam Hloušek sembró el pánico con un lanzamiento de falta, antes de que un resbalón de Filipenko dejara solo a Vácha, que no acertó con el remate.

Entre tanto, la vuelta de Jan Lecjaks a la zaga checa solo duró diez minutos, y es que tuvo que ser sustituido tras lesionarse la muñeca en una mala caída. Su sustituto, Jan Kovařík, realizó una buena combinación con Hloušek por la izquierda, pero el remate de éste tras un centro de Bořek Dočkal se fue fuera.

Pero Bielorrusia no bajó los brazos, y a pesar del dominio checo en términos de posesión (tuvieron la posesión el 63 por ciento del tiempo de la primera parte), los hombres de Dovalil no gozaron de muchas ocasiones claras. Luego los checos tuvieron que realizar otro cambio por la lesión de Hloušek, que se fracturó la nariz.

Marek Suchý tuvo sus mejores minutos al principio de la segunda parte cuando consiguió desbordar a la defensa bielorrusa y a punto estuvo de marcar con un disparo desde 25 metros. Pero poco después resucitaron los hombres de Georgi Kondratyev. Pavel Nekhychik tuvo una buena ocasión que despejó Tomáš Vaclík con las piernas, y otra vez tuvo que intervenir el portero checo para desviar un remate de Maksim Skavysh.

Ese aluvión de ocasiones continuó con una presión bielorrusa cada vez más agresiva y con un par de remates de cabeza peligrosos de Stanislav Dragun. Filipenko a punto estuvo de marcar en el minuto 65, pero fue Libor Kozák, que había salido por Hloušek el que más cerca estuvo de romper el empate a favor de la República Checa. Sin embargo, Aleksandr Gutor volvió a salvar a su equipo enviando el remate de Kozák contra el poste y atrapando después el rechace.

A falta de un cuarto de hora para el final, Vácha recibió la segunda amarilla por una mano y el dominio del partido volvió a cambiar de manos. Bielorrusia tomó el mando y la defensa checa resolvió como pudo los problemas hasta que un centro raso de Oleg Veretilo fue rematado a gol por Filipenko desde el borde del área. La volea del enorme central bielorruso fue imparable y le vale a Bielorrusia un billete para acudir a los Juegos Olímpicos por primera vez.

Arriba