Victoria holandesa en el último suspiro

Holanda - Alemania 3-2
Un tanto de Leroy Fer en el 90' culminó un trepidante duelo lleno de alternativas entre dos colosos del fútbol europeo.

Un tanto de Leroy Fer en el minuto 90 dio tres puntos de oro a Holanda y echó el cierre a un apasionante choque lleno de alternativas entre la oranje y Alemania, dos de los rivales de España en el Grupo B del Campeonato de Europa Sub-21 de la UEFA. Holanda se exhibió en el primer tiempo y se fue al descanso con un 2-0 a favor, pero los germanos reaccionaron tras la reanudación y pusieron las tablas en el 81' hasta que un cabezazo de Fer en el último instante puso el 3-2 definitivo.

La oranje cuajó una primera parte espléndida. Fiel a su escuela de fútbol asociativo y de posesión, los holandeses arrollaron al combinado germano desde el arranque. En el minuto 8 lanzaron su primer aviso con un disparo de Adam Maher que rechazó con algún apuro Bernd Leno, que estuvo lejos de su mejor versión. El portero alemán estuvo muy exigido durante todo el partido, pero cometió graves errores que condenaron a su selección.

Llegado el ecuador de la primera parte y en plena exhibición holandesa, Adam Maher hizo el 1-0 con un disparo desde el interior del área que se coló en la portería entre una maraña de hombres y con la complicidad de Leno. Alemania apenas se asomó al área rival y dependió en exceso de su estrella, Lewis Holtby. Demasiado poco para un combinado de su potencial. Sólo un disparo de Pierre-Michelle Lasogga puso en algún aprieto a Jeroen Zoet en todo el primer tiempo.

No tardó en llegar el segundo tanto holandés, de nuevo con la colaboración de Leno. En el minuto 38 Georginio Wijnaldum recibió el esférico lejos del área rival, se giró y protagonizó un vertiginoso eslalon que culminó con un disparo desde la frontal del área. Leno rechazó mal el esférico y el balón acabó en la portería. 2-0 para una Holanda que acariciaba los tres puntos.

Tras el segundo tanto y antes de la llegada del descanso, Alemania no perdió el tiempo y movió el banquillo, todo un síntoma del mal encuentro germano. Sin embargo, el descanso cambió a los teutones, que salieron de los vestuarios con energías renovadas y recortaron distancias en el 47'. Una pérdida de balón de Stefan de Vrij permitió a Holtby plantarse en el área. Zoet derribó al centrocampista y Sebastian Rudy no falló en el lanzamiento. 2-1. Un nuevo partido se abría en Israel.

Con el gol los papeles se cambiaron y el partido se pareció más al encuentro previsto entre dos de las grandes potencias del continente. El paso de los minutos permitió a Alemania imponer su físico y Kevin Volland estuvo a punto de firmar las tablas en el 63' con un misil desde 20 metros que se estrelló con violencia en el larguero. Holanda no tuvo nada que ver con la del primer tiempo y encajó el tanto del empate con un inapelable disparo raso de Holtby en el 81'. Las tablas parecían definitivas, pero un cabezazo de Fer en el último instante puso el 3-2 final para la oranje. Este resultado hace que Alemania se juegue su futuro en el torneo en su próximo duelo ante la selección española.

Arriba