UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Delannoy obtiene su recompensa

La capitana del Paris lleva en el club desde 2005, siete años antes de que el equipo se convirtiera en profesional. Ahora, está a un partido de ganar la UEFA Women's Champions League.

Sabrina Delannoy, capitana del Paris
Sabrina Delannoy, capitana del Paris ©AFP/Getty Images

La final de la UEFA Women's Champions League que disputará el Paris Saint-Germain será un encuentro especial para una Sabrina Delannoy que lleva en el club desde que se graduó en la cantera de la entidad, situada en Clairefontaine en el año 2005, siete años antes de que el Paris se volviera profesional. Preparándose para medirse al 1. FFC Frankfurt, la defensa de 28 años explicó a UEFA.com qué significa para su equipo esta final.

Jugadora de un solo club
"He visto como me llaman 'jugadora de club'. Este es mi noveno año en el Paris Saint-Germain así que soy la jugadora más veterana del club junto a Laure Boulleau. Es importante en un equipo que esté bien construido, como es el caso del Paris, que ha ido creciendo e incorporando a jugadoras con experiencia que han ganado muchos títulos, muchas de ellas extranjeras".

Capitana
"Es cierto que es un papel importante, que llevo varios años llevando a cabo, y que me obliga a entenderme con las otras jugadoras y escuchar lo que tienen que decir. Mi papel en pocas palabras es asegurarme de que cada jugadora se sienta lo mejor posible y que pueda estar a su mejor nivel sobre el campo".

Comparación con 2005
"El club está irreconocible, de eso no hay ninguna duda. Cuando firmé mi primer contrato con el Paris Saint-Germain las ambiciones del club eran totalmente diferentes. Había muy pocas jugadoras internacionales, creo que teníamos una o ninguna… A día de hoy el equipo está formado por jugadoras internacionales de los mejores países en el mundo del fútbol.

Claramente todo ha cambiado. Los últimos tres años nos hemos convertido en profesionales y las condiciones en la que jugamos no podrían ser mejores. Antes, el Paris era un club aficionado que como mucho aspiraba a terminar a media tabla. Ahora somos mucho más ambiciosas y todo ha cambiado".

Alcanzar la final
"Es la culminación del duro trabajo que he hecho en este club a lo largo de los años. He vivido años en los que las cosas no eran tan sencillas, cuando éramos completamente aficionadas y combinábamos el fútbol con los estudios. Las condiciones en las que entrenábamos no eran fáciles porque lo hacíamos a las ocho de la noche después de un día de trabajo, algo que era realmente cansado.

Tener el estatus profesional y poder disfrutar de las condiciones actuales, y alcanzar esta final, es sencillamente la mejor recompensa posible. Ahora mismo solo queremos disfrutar lo que tenemos a nuestro alrededor, jugar esta final en la que no tenemos nada que perder, sacar el máximo provecho de la ocasión e intentar llevarnos la copa a casa".