Presentada la final de Reggio Emilia

Se espera que la final de la UEFA Women's Champions League dé un impulso al fútbol femenino en Italia tras ser presentada la sede del partido a 100 días del gran evento.

Presentación ante los medios a 100 días de la final
Presentación ante los medios a 100 días de la final ©Getty Images

El trofeo de la UEFA Women’s Champions League ha sido entregado a la ciudad italiana de Reggio Emilia a 100 días de la final. Las entradas están a punto de salir a la venta.

De cara a la final del 26 de mayo, se llevó a cabo el evento de lanzamiento en Sala del Tricolore de la ciudad. Fue aquí, en 1769, donde una conferencia con delegados de Reggio Emilia, Módena, Bolonia y Ferrara, después de proclamar la República Cispadana, donde se adoptaron los colores verde, blanco y rojo para la bandera que son los colores que actualmente tiene la enseña italiana.

El alcalde de Reggio Emilia, Luca Vecchi, abrió la rueda de prensa expresando su orgullo por acoger la final femenina, la primera que se va a jugar en Italia, dos días antes de que Milán acoja la gran final de la UEFA Champions League.

Carlo Tavecchio, presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), tomó luego el relevo hablando para todos los dignatarios presentes. Entre ellos estaban el seleccionador nacional masculino Antonio Conte y el femenino Antonio Cabrini, además del árbitro de la final de la Copa Mundial de la FIFA 2014 Nicola Rizzoli.

"Queremos darle las gracias a la UEFA por dar a Italia la posibilidad de acoger estas dos finales. Sólo hay 20.000 mujeres federadas en Italia, y 1,2 millones de hombres. No sólo es un problema deportivo, es un problema de nuestra sociedad. Estamos invirtiendo mucho por cambiar esta filosofía y creemos que hay mucho margen de mejora", afirmó Tavecchio subrayando la oportunidad que supone esta final para el fútbol femenino en Italia.

Karen Espelund ayudó a presentar la venta de entradas
Karen Espelund ayudó a presentar la venta de entradas©FIGC

Karen Espelund, miembro del Comité Ejecutivo de la UEFA y presidente del Comité de Fútbol Femenino de la UEFA, apreció las palabras de Tavecchio. "Estoy muy feliz de estar aquí en nombre de la UEFA", afirmó.

"El legado de esta final puede ser muy importante para Italia. Hay mucho margen para que más chicas jueguen al fútbol en este país, tenemos que darles a las niñas la posibilidad. Recuerdo que Italia era una de las selecciones femeninas punteras en los 70. Estoy feliz de que Italia tenga grandes planes para desarrollar su fútbol femenino a nivel de fútbol base y absoluto".

Tres internacionales italianas, Patrizia Panico, Melania Gabbiadini y Alessia Tuttino, fueron premiadas por la UEFA tras acumular más de 100 partidos con la camiseta azzurra.

"Estoy muy agradecida por el papel que me han dado en esta final. Esta es una gran oportunidad para que Italia dé visibilidad al fútbol femenino, porque esta es la mayor competición de clubes del mundo", dijo Panico, que será embajadora del evento.

Panico, que ha marcado 110 goles en 204 partidos con la selección de Italia, añadió: "Estoy absolutamente convencida de que el fútbol femenino es la encarnación de muchos valores importantes para la UEFA como la solidaridad y la pasión. Podemos establecer un ejemplo en la importante lucha contra asuntos como el racismo y otros problemas".

"Espero que esta final demuestre que el fútbol femenino es un modelo que puede ser emulado por el masculino, y no al revés como a menudo ha ocurrido en el pasado", comentó.

Arriba