La página web oficial del fútbol europeo

El camino a la final

El camino a la final
El Paris eliminó al Wolfsburgo y al Lyon de camino a su primera final ©Sportsfile

El camino a la final

El balón empezó a rodar camino de Berlín en agosto de 2014, cuando ocho grupos de cuatro equipos disputaron la ronda de clasificación en un formato de mini-torneos para abrir la 14ª edición de la competición, nacida como Copa de la UEFA Femenina en el curso 2001/02 y rebautizada como UEFA Women's Champions League en el 2009/10. Los 48 partidos jugados produjeron 218 goles, una media de 4,54 tantos por partido. A los ocho ganadores de grupo se les unieron los dos mejores segundos en el sorteo de la ronda eliminatoria, que involucró a 32 clubes. De los equipos que participaron en la fase de clasificación, el Glasgow City FC llegó hasta cuartos de final.

Hubo sorpresas en las primeras rondas eliminatorias. El Gintra Universitetas de Lituania eliminó al AC Sparta Praha en la tanda de penaltis y el SV Neulengbach de Austria necesitó la prórroga para eliminar al MTK Hungària FC, lo mismo que el Glasgow City ante el KKPK Medyk Konin de Polonia y el Brøndby IF ante el Apollon LFC de Chipre. Pero sin duda, el empate a dos entre el BIIK-Kazygurt y el 1. FFC Frankfurt en Kazajstán fue la gran sorpresa, ya que el club alemán no volvió a encajar goles hasta la final de Berlín. También hay que decir que el equipo germano tuvo 37 ocasiones de gol en ese partido por siete de las locales, lo que dejó claro el potencial ofensivo del equipo de Colin Bell.

©UEFA.com

El Bristol eliminó al Barcelona

En la siguiente ronda, la victoria en casa del WFC Zvezda 2005 (finalista en 2009) ante el Linköpings FC no sorprendió en exceso. Pero la derrota por 5-0 del equipo ruso en la ida en Suecia sí que lo hizo. El Bristol Academy, con nueve ocasiones de gol ante el FC Barcelona (que tuvo cuatro), indicó cómo los equipos se preparan cada vez mejor tácticamente para aguantar ante un rival teóricamente superior y acabar llevándose la eliminatoria por 2-1. Pero lo más destacado de la ronda fue el enfrentamiento francés entre el Paris Saint-Germain y el cuatro veces finalista Olympique Lyonnais. Éste último era favorito tras el 1-1 en la capital de Francia, pero en la vuelta fallaron 18 ocasiones de gol (incluido un poste) y el Paris marcó en sus dos únicas ocasiones. La gran capacidad de definición de Fatmire Alushi clasificó al Paris.

En los cuartos de final y ante el Paris, el Glasgow City logró limitar el resultado a un 0-2 en la ida en Escocia gracias a su gran ética y trabajo de equipo, pero le faltó personalidad con el balón. En Parc des Princes defendió muy atrás el equipo de Eddie Wolecki Black y aguantó bien la primera parte, pero en la segunda el cansancio pasó factura y encajó cuatro goles (dos de ellos de penalti). El Bristol Academy tuvo que enfocar el partido más o menos igual ante el Frankfurt, con una defensa compacta, un centro del campo presionante y balones largos a su delantera. Pero acabó concediendo 12 goles en los dos partidos, ocho de ellos en las segundas partes.

©Getty Images

El Brøndby ganó con apuros en cuartos de final

Las otras dos eliminatorias, sin embargo, estuvieron mucho más reñidas. El Linköping dominó y mandó dos balones a los palos durante la ida ante el Brøndby en Suecia, construyendo pacientemente el juego desde atrás y usando bien las bandas también para probar a la defensa rival con las carreras de la delantera Stina Blackstenius, logrando muchas ocasiones con dos contra uno. Pero acabaron autodestruyéndose con un gol en propia puerta de Charlotte Rohlin. Presionando arriba, contraatacando rápido y buscando permanentemente el pase en profundidad, el equipo de Martin Sjögren dominó la vuelta en Dinamarca pero concedió un gol tempranero que acabó siendo insuficiente tras la réplica de Mariann Knudsen.

El otro representante de Suecia, el FC Rosengård, tuvo la mala suerte de quedar emparejado con el defensor del título, el VfL Wolfsburg. Sin embargo, gracias a un atractivo juego de ataque, el equipo de Markus Tilly, con una Marta ofreciendo su magia por el costado izquierdo, y con rápidas transiciones al 4-5-1 a la hora de defender, consiguió encontrar antídoto para el potente juego del Wolfsburgo y viajó a casa con un empate 1-1 en su mochila. En la vuelta, Anita Asante jugó un papel clave como organizadora en la formación de 4-1-3-2. El equipo sueco contó con varios periodos de claro dominio en el partido a un ritmo muy alto. Reaccionó bien tras encajar un temprano gol, pero cuando el Wolfsburgo remontó para establecer el 2-2 en la segunda parte, ya no encontró reacción y las prisas provocaron que en varias ocasiones se fallara en el último pase. Finalmente no pudo encontrar ni el juego ni la efectividad que había tenido en la primera mitad. El 3-3 final significó su eliminación por el valor doble de los goles anotados en campo contrario.

Resumen Wolfsburgo - Paris 0-2

La recompensa del Wolfsburgo fue una eliminatoria de semifinales ante el Paris. El duelo de ida en Alemania fue una experiencia frustrante para Ralf Kellermann y sus jugadoras. Tras un brillante inicio de partido el Paris utilizó su técnica para controlar el choque. Las cualidades físicas de sus jugadoras permitieron al equipo francés cerrar los espacios para las futbolistas de ataque del Wolfsburgo. El defensor del título encajó dos goles en la primera media hora, y no encontró ni la energía ni la inspiración para responder. El duelo de vuelta en París fue una historia similar. El equipo local se echó atrás para defender su ventaja y buscar rápidos contragolpes. En uno de ellos el equipo de Farid Benstiti logró ampliar su ventaja al poco de dar comienzo el partido. El Wolfsburgo lo intentó con insistencia por los costados, y su 3-4-3 inicial evolucionó  a menudo a una línea de ataque de cinco jugadoras, con constantes cambios de posiciones y sólo dos jugadoras en la zona de control del centro del campo. Lo que parecía ser una plácida tarde para el equipo parisino cambió por completo en los últimos 20 minutos, cuando dos goles desde lejos, el primero de ellos tras ser desviado por otra jugadora, permitieron al Wolfsburgo quedarse cerca de la final. El equipo alemán asedió la portería local en los últimos minutos, pero no consiguió un tercer gol que hubiera acercado al campeón de 2013 y 2014 de apurar sus opciones de lograr su tercer título consecutivo.

Sin embargo, el fútbol alemán seguía vivo. La otra eliminatoria no correspondió a los niveles de intensidad e igualdad que normalmente se asocian con una semifinal. En el partido de ida el Brøndby de Per Nielsen copió la formación de 3-5-2 del Frankfurt pero no pudo parar al equipo alemán por los costados. Un penalti nada más comenzar fue el preludio de otros seis goles para el equipo local. Célia Šašic logró cuatro de los siete del Frankfurt. Para la formalidad del partido de vuelta, Nielsen pasó a jugar con un 4-2-3-1. El equipo danés hizo el esfuerzo de construir el juego desde atrás y trató de buscar pases para penetrar por los costados o por el centro. Fue fiel a su filosofía de intentar solventar sus problemas defensivos con técnica, pero ya perdía 0-5 al descanso y acabó cayendo por un marcador global de 13-0. Tanto Šašic como Verónica Boquete lograron sendos 'hat-tricks'. El Paris estaba en su primera final y en ella volvería a enfrentarse a un club alemán en Berlín. 

https://es.uefa.com/womenschampionsleague/season=2015/technical-report/road-to-the-final/index.html#el+camino+final