La página web oficial del fútbol europeo

Temas de debate 2014/15

Temas de debate 2014/15
Wolfsburgo y Rosengård fueron dos de los ocho equipos de los cuartos de final entrenados por hombres ©Getty Images

Temas de debate 2014/15

Verdades iniciales

¿Es una coincidencia que cinco de las seis finales hayan medido a clubes alemanes frente a conjuntos franceses? La cuestión es en gran parte una pregunta retórica para los entrenadores de clubes de otros países, que reconocen públicamente la condición de germanos y galos como los favoritos antes de la temporada. En el camino a la final de Berlín, el Paris Saint-Germain tuvo que lidiar con partidos difíciles ante su rival nacional del Olympique Lyonnais y luego, en las semifinales, frente al defensor alemán del título, el VfL Wolfsburg. Los expertos probablemente habrían intercambiado a estos cuatro equipos para determinar a los finalistas. Es posible que no estén de acuerdo en Escandinavia, especialmente en el FC Rosengård sueco, que cayó frente al Wolfsburgo en una eliminatoria muy igualada por el valor de los goles a domicilio. Por otro lado, el aplastante 13-0 global del 1. FFC Frankfurt contra las danesas del Brøndby IF en las semifinales es una invitación para sentir que los equipos alemanes simplemente tienen una dimensión diferente.

Da la casualidad que el Brøndby era líder en el campeonato danés en el momento en que fue derrotado con solvencia por el Frankfurt. El equipo de Colin Bell había eliminado previamente al Bristol Academy WFC de Inglaterra por un global de 12-0 en los cuartos de final. El equipo de Dave Edmondson se había clasificado para los cuartos de final en un cruce muy igualado frente al FC Barcelona, que posteriormente aseguró su cuarto título consecutivo de la liga española en una campaña en la que anotó 93 goles y encajó únicamente nueve. A raíz de la eliminación, el Barça tomó la medida de profesionalizar su equipo de cara a la temporada 2015/16. ¿Cuántos clubes están equipados para poder realizar este camino en busca de una mayor competitividad? El Glasgow City FC llegó a los cuartos de final de la UEFA Women's Champions League por primera vez después de haber ganado ocho títulos ligueros en Escocia de forma consecutiva, tres 'tripletes' consecutivos y un récord de haber evitado la derrota en su país en seis temporadas.

Los puntos de debate que surgieron de estos hechos no son de ninguna manera exclusivos en el fútbol femenino. Tratan de la diversidad de niveles en los campeonatos nacionales y el número de encuentros verdaderamente competitivos que las jugadoras de los mejores clubes deben abordar de media en cada temporada. ¿Cuántas veces son verdaderamente desafiadas las jugadoras en su campeonato liguero? ¿Cuáles son las repercusiones en términos del crecimiento de las jugadoras?

©Sportsfile

Farid Benstiti, entrenador del Paris

Farid Benstiti planteó estas preguntas mientras lideraba al Paris en la final de Berlín. Su equipo terminó en segundo lugar en el campeonato francés, perdiendo los dos partidos contra Lyon y ganando los otros 20 encuentros. El Lyon ganó los 22 partidos de la liga doméstica anotando 147 goles a favor y concediendo seis. La Champions League había ofrecido al club parisino la oportunidad de reestablecer el equilibrio y en un choque vibrante eliminó a su rival por un 2-1 de global. Benstiti se refirió a la falta de experiencia en grandes partidos tras la ajustada victoria sobre el Wolfsburgo en las semifinales y, después de haber sido derrotado por el Frankfurt en la final, comentó: "En la primera media hora, nuestra experiencia colectiva en la Champions League no fue suficiente".

Alemania continúa marcando la pauta y el comentario general es hasta qué punto el nivel de la Bundesliga es útil para dar esa competitividad a sus equipos. El conjunto de Bell, antes de Viajar a Berlín, había finalizado en el tercer puesto por detrás del FC Bayern München y el Wolfsburgo en un campeonato que se exprimió al máximo. ¿Qué importancia tiene el factor de la dureza de la competición nacional?

¿Cuándo jugamos?

Las fechas establecidas para la Copa Mundial Femenina de la FIFA que se jugó en Canadá obligaron a la UEFA a rectificar en su costumbre de celebrar la final de la UEFA Champions League Femenina dos días antes de la masculina y en la misma ciudad. La final masculina de 2015 en Berlín se fijó el 6 de junio, el mismo día que el balón comenzó a rodar en Canadá. La necesidad de llevar a cabo la final en Berlín como un evento único causó efectos en el presente y futuro de la competición.

©Getty Images

Los aficionados dieron un gran ambiente a la final

La final disputada en el Friedrich-Ludwig-Jahn-Sportpark ciertamente atrajo una buena y destacable cantidad de 18.300 personas. Sin embargo, hay que señalar que un equipo alemán estaba jugando la gran final en Alemania. Perversamente, la 'destacable cantidad de aficionados' puede ser utilizada como un argumento para los que apoyan que la final se juegue a partido de ida y vuelta para que así cada encuentro pueda ser visto por la afición local. Sin embargo, los que piensan en grande pueden insistir en que a partido único se puede ofrecer mayor oportunidad para promocionar la final y en que, en términos de promoción, el interés de los medios y cobertura es mayor si el encuentro se disputa junto a la final masculina.

Los debates también pueden ampliarse a otras secciones de la competición. El uso de la UEFA Women's Champions League como promoción del fútbol femenino a todos los niveles hace cuestionarse la proporción de partidos que están siendo emitidos por las televisiones y cuáles están disponibles para una mayor audiciencia. ¿Es la actual lista de partidos la más apropiada? ¿Cuáles son los días y horas de inicio más adecuados para atraer a un mayor número de espectadores a los estadios y contar con franjas de televisión con una buena audiencia?

¿Un deporte de hombres?

©Sportsfile

Colin Bell, uno de los ocho entrenadores hombres en los cuartos de final

Los ocho equipos participantes en los cuartos de final de la UEFA Women's Champions League procedían de seis federaciones nacionales diferentes, pero había un denominador común. Los ocho entrenadores eran hombres. Esto se ha convertido en un tema de debate recurrente en el fútbol femenino, donde a nivel de selecciones, nueve de los 12 seleccionadores de los combinados nacionales participantes en el Campeonato de Europa Femenino de la UEFA de 2013 eran hombres. Para ilustrar más esta tendencia, las ocho selecciones finalistas del Campeonato de Europa Femenino Sub-19 de la UEFA de 2014 también eran entrenadas por hombres.

Los debates a veces son un asunto delicado, debido a la preocupación de que pueden implicar críticas a los entrenadores hombres implicados, que por supuesto no las merecen. Los ocho entrenadores de los equipos que disputaron los cuartos de final de la UEFA Women's Champions League tenían diversos niveles de experiencia, y variaban desde entrenadores con una amplia carrera en equipos femeninos como Ralf Kellermann (Wolfsburgo), Eddie Wolecki (Glasgow City FC antes de su salida este verano) o Farid Benstiti (Paris) al antiguo internacional danés Per Nielsen (Brøndby IF), cuyo nombramiento a finales de 2014 significó su debut en el fútbol femenino.

Uno de los asuntos analizados es que la predominante presencia de entrenadores hombres refleja un crecimiento del prestigio asociado al fútbol femenino, y no sólo en la principal competición de clubes del continente. Por otro lado, hay debate acerca de si los responsables de la toma de decisiones y de los nombramientos siempre dan las mismas oportunidades a entrenadoras mujeres cualificadas, o de si se ofrece un fácil acceso a las mujeres a los cursos de cualificación para entrenadores. La UEFA está actualmente involucrada en un proyecto dirigido a fomentar el trabajo de entrenadora en la mujer y a fomentar su formación. ¿Es importante incrementar el número de mujeres entrenadoras trabajando al máximo nivel? Si lo es, ¿qué más se puede hacer para lograr este objetivo?

https://es.uefa.com/womenschampionsleague/season=2015/technical-report/talking-points/index.html#temas+debate