UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Croacia vuelve a casa llena de orgullo

La selección de Slaven Bilić tuvo un triste regreso en el viaje de vuelta a su país tras la dura eliminación ante Turquía en cuartos de final.

Luka Modrić y Darijo Srna (Croacia)
Luka Modrić y Darijo Srna (Croacia) ©Getty Images

El equipo de Slaven Bilić tuvo un apagado regresó a Croacia el sábado, con el pensamiento aún en el partido de su eliminación en el viaje de vuelta desde Austria. Los aficionados animaron al equipo en el exterior del estadio de Zagreb en el que se alojaron, dando un poco de luz a su tristeza.

"Muy impactado"
Cuando el centrocampista Darijo Srna se derrumbó en el césped del Ernst-Happel-Stadion llorando desconsoladamente tras la eliminación de Croacia ante Turquía en los cuartos de final de la forma más cruel, sus lágrimas eran las de toda la nación. "Nos perseguirá por el resto de nuestras vidas. Es especialmente duro cuando ves lo importante que era para nuestra gente en Croacia. Estoy muy impactado, jugamos muy bien, Turquía no nos amenazó durante todo el partido, pero así es el fútbol", dijo el veterano defensa Vedran Ćorluka a los medios tras el viaje de 200 km que separa la capital croata de su base en Austria.

Sin suerte
Este último comentario sugería un primer paso para recuperarse del golpe que supuso la eliminación en Viena, y unos 200 aficionados se congregaron alrededor del hotel de concentración de la selección en Zagreb, para expresar su agradecimiento al equipo de Bilić. "Creo que jugamos el fútbol más bonito en la historia de la selección croata. No tuvimos suficiente suerte, pero todos estamos orgullosos del equipo y de los maravillosos aficionados", dijo el entrenador asistente Aljoša Asanović. Dario Šimić, mientras tanto, se quedó en los 99 encuentros como internacional, y espera completar su centenario la próxima temporada. El defensa dijo: "Estuvimos muy cerca de la victoria y es duro de llevar. Pero podemos irnos con la cabeza bien alta y seguir adelante. Es la única forma de dejarlo atrás".