UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Francia logra el Europeo Femenino sub-19

Francia - Inglaterra 2-1
La selección gala supo aprovechar los fallos defensivos de las inglesas para conseguir su segundo campeonato.

Francia logra el Europeo Femenino sub-19
Francia logra el Europeo Femenino sub-19 ©UEFA.com

Francia se ha proclamado vencedora del Campeonato de Europa Femenino Sub-19 por segunda vez en su historia al superar en la final a la defensora del título Inglaterra, que pagó muy caros sus fallos defensivos.

Parecía que todo iba a ir según el plan trazado por el equipo de Mo Marley cuando Jessica Holbrook dio a las inglesas una merecida ventaja mediada la primera mitad. Sin embargo, un error de Lucia Bronze cuatro minutos más tarde permitió a Rose Lavaud empatar, y poco después del descanso, un fallo de la portera Rebecca Spencer dejó a Pauline Crammer en clara posició para finalizar y hacer el tanto de la victoria. La selección inglesa acusó el cansancio y no pudo remontar, mientras que una Francia más fuerte físicamente pudo finalmente celebrar su triunfo.

A menudo las finales con tanto en juego suelen comenzar con un ritmo muy lento, y con los dos equipos con mucha cautela, pero este no fue el caso aquí. La mayoría del poder ofensivo durante la primera parte llegó por mediación de la única delantera de las inglesas, Toni Duggan, cuyas carreras provocaron muchos problemas a la defensa francesa, y especialmente a Inès Jaurena, aunque fue ella quien consiguió desviar un pase hacia Jordan Nobbs cuando esta ya se disponía a marcar.

El fallo de Duggan a la hora de superar a Isobel Christiansen poco después también supuso una frustración para la delantera, que no suele cometer el mismo error en dos ocasiones. Y cuando habían transcurrido 25 minutos, la jugadora de 18 años volvió a superar a Jaurena por la izquierda, y asistió a Holbrook, para que ésta consiguiera marcharse fácil en un área muy poblada de defensoras y batiera a la portera con un tiro por la esquina de la portería.

Francia, que había perdido dos finales desde que logró su único título en 2003, ya se temía lo peor, pero el 1-1 llegó pronto gracias a un error de Bronze. Lavaud lo aprovechó, blocando el balón y superando por alto a la portera tras una gran carrera. Aunque Bronze pudo achacar en parte a la mala suerte su error en el gol, la culpabilidad de Spencer en el segundo está lejos de toda duda.

La portera inglesa, un muro en el que su equipo se ha apoyado durante los últimos años, entregó el balón a la única jugadora con camiseta roja entre las defensoras inglesas diez minutos después del descanso. Crammer no pudo desaprovechar tanta generosidad y anotó el segundo de Francia a portería vacía.

Spencer se redimió en parte cuando detuvo una clara ocasión de Lavaud tras un saque de esquina de Léa Le Garrec, pero el daño ya estaba hecho, y la decepción de Inglaterra fue a mayores tras la lesión de Gilly Flaherty. Al final, fue Francia quien pudo celebrar.