UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

La final soñada por el Milan

AC Milan - FC Barcelona 4-0
"Esto fue la perfección", dijo Fabio Capello después de que su equipo superara espectativas y sanciones para derrotar con claridad al Barça.

La final soñada por el Milan
La final soñada por el Milan ©UEFA.com

Por primera vez en muchísimo tiempo el AC Milan afrontaba una final de la Copa de Europa sin ser favorito, y muchos pensaban que la talentosa delantera del FC Barcelona conseguiría imponerse a la defensa milanista.

Pero Fabio Capello se empeñó en no seguir ese guión, y su decisión de luchar frente a frente dejó sorprendido a todo el mundo. Dos goles de Daniele Massaro dieron la ventaja a los italianos, y cuando Dejan Savićević hizo el 3-0 con una gran vaselina poco después del descanso, el partido quedó sentenciado. Marcel Dasailly certificó después un memorable triunfo.

"Me llevaré a casa tres cosas conmigo. Los dos goles y la camiseta de Hristo Stoichkov, que es un ídolo para mí", dijo Massaro tras el partido. El centrocampista Demetrio Albertini fue quien llevó durante todo el partido las riendas en el centro del campo, y asistió con precisión a los delanteros una y otra vez.

Christian Panucci ya había salvado un gol cuando Massaro abrió el marcador mediada la primera mitad al rematar en el segundo palo un centro de Savićević, que se había marchado de Josep Guardiola por la derecha.

Massaro dobló la ventaja al filo del descanso al aprovechar un pase de la muerte desde la línea de fondo, y el equipo de Johan Cruyff supo que no era su día cuando Sergi Barjuán no supo controlar un balón largo, y Savićević batió a Andoni Zubizarreta con un tiro potente y elevado desde la derecha.

'Il Genio' pudo haber marcado otro, pero se encontró con el larguero, aunque Desailly no falló justo después de la hora del partido, al internarse en el área y meter el balón por la escuadra de la portería del Barça.

Así que fue Mauro Tassotti, capitán aquel día por las bajas por sanción de Franco Baresi y Alessandro Costacurta, quien levantó el trofeo. Tras haber perdido ante el Olympique de Marseille doce meses antes, el Milan logró el Scudetto y la Copa de Europa por primera vez en la misma temporada. "Esto es la perfección", dijo Capello tras el partido.