UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Beckham deja la emoción a un lado

"Por primera vez en mi vida tendré que desear que el Manchester United pierda" comentó el jugador mientras se prepara para enfrentar a su antiguo equipo con la camiseta del Milan.

David Beckham enfrentará a su antiguo equipo el martes
David Beckham enfrentará a su antiguo equipo el martes ©Getty Images

La conferencia de prensa del AC Milan, en la víspera del choque de ida de la primera ronda eliminatoria de la UEFA Champions League contra el Manchester United FC, resultó más animada de lo habitual, ante las masivas filas de medios de comunicación que se apretaban para obtener posiciones en Milanello.

La atracción estrella, David Beckham, puede no estar seguro de obtener un lugar en el once inicial contra su ex club, pero el lunes por lo menos fue el único jugador en la mente de todos. Mientras respondía preguntas, estaba claro que Beckham se conmovía ante la idea de enfrentarse al equipo al que representó casi 400 veces y al que ayudó a ganar la UEFA Champions League en 1999.

"Soy seguidor del Manchester United, y por primera vez en mi vida voy a tener que desear que pierda. Crecí en Manchester y me quedé allí hasta cumplir los 27 años. Pensaba que iba a jugar allí para siempre. Sir Alex Ferguson fue como un padre para mí, incluso con los altos y bajos, sólo tengo buenos recuerdos de él. Muchas cosas vendrán a mi mente mañana por la noche en San Siro. Tengo tantos recuerdos de Manchester, buenos recuerdos", aclaró el jugador de 34 años, quien dejó Old Trafford en 2003.

Beckham regresó a Milán en enero en un segundo periodo de cesión desde el LA Galaxy, con un ojo puesto en consolidar su lugar en la plantilla inglesa de Fabio Capello para la Copa Mundial de la FIFA. Si consigue ayudar al Milan a recuperar la corona europea antes de esa fecha, el entrenador de Inglaterra estará muy presionado para incluirlo finalmente. Sin embargo, Beckham sabe que no será fácil poner ese plan en práctica, especialmente con el Manchester United en el camino.

"El Manchester United es un gran equipo, por lo que no sólo será necesario ver a un gran Milan, sino que también necesitaremos un poco de suerte", comentó. Sin embargo, la historia juega a favor de los rossoneri, que han ganado las cuatro eliminatorias a doble partido entre estos equipos en la competición. La más reciente fue en las semifinales de 2006/07, cuando Kaká inspiró al Milán en el triunfo por 3-0 del encuentro de vuelta en San Siro, en el camino hacia su victoria final.

Desde entonces, Kaká ha dejado el equipo y le corresponderá a los Andrea Pirlo, Ronaldinho y David Beckham llenar su hueco. "Lo que importa ahora es estar listo para este partido. Es lo mismo en la liga cuando jugamos ante un gran equipo: tenemos que estar preparados. Va a ser muy emocionante para mí porque es la primera vez desde que lo dejé hace siete años que enfrentaré al Manchester United, y por primera vez en mi vida tendré que esperar que pierda. Ahora juego con el Milan, así que mi objetivo es jugar un gran partido y tratar de clasificar para la siguiente ronda", dijo el inglés.

Leonardo, entrenador del Milan, deberá elegir entre Beckham y Gennaro Gattuso en el mediocampo, pero tras haber esperado tanto tiempo por este momento, 'Becks' se muestra feliz por esperar el momento oportuno, siempre y cuando el resultado sea el correcto. "No me importa si comienzo desde el primer minuto o no. Me gustaría tener influencia en estos dos partidos y clasificar para los cuartos de final", finalizó.