Los jóvenes piden paso

Markus Henriksen, de 18 años, marcó en la victoria del Rosenborg ante el AIK y Granit Xhaka, de 17, también hizo un tanto para el Basilea ante el Debrecen.

Granit Xhaka (FC Basel 1893)
Granit Xhaka (FC Basel 1893) ©Getty Images

Tradicionalmente la UEFA Champions League es una competición que disputan los mejores jugadores del mundo, pero tal y como quedó demostrado en los partidos de ida de la tercera ronda de clasificación, también es un excelente escaparate para las jóvenes promesas.

Dos adolescentes marcaron preciosos goles en los partidos del miércoles. El centrocampista Markus Henriksenk, que cumplió 18 años el pasado domingo, marcó el gol de la victoria para el Rosenborg BK ante el AIK. Por su parte, el jugador del FC Basel 1893 Granit Xhaka, de solo 17 años, hizo su debut profesional con un gol ante el Debreceni VSC, que el año pasado disputó la fase de grupos. Ambos jugadores esperan que dichos goles sean un buen augurio de cara a esta nueva temporada.

Henriksen ya está en su segunda temporada en el primer equipo del Trondheim habiendo disputado tres partidos como suplente en la temporada 2009. En esta ocasión, ha salido dos veces desde el banquillo y sido titular en 14 ocasiones, anotando sus dos primeros goles en liga en la victoria por 3-1 en Odd Grenland el 11 de abril. Habiendo marcado también ante el Linfield FC en la última ronda, su gol en Suecia la pasada noche duplicó su cuenta europea.

Después de haber sido más listo que el experimentado defensor Daniel Tjernström antes de anotar magistralmente a los 33 minutos, Henriksen dijo: "Vi a Tjernström venir a mí a buen ritmo, entonces decidí retener mi disparo y lo golpeé con mi pierna izquierda y logré un buen gol. Estábamos satisfechos con el 1-0 al descanso, pero queríamos anotar otro tanto tras el descanso. Sabíamos que el AIK era un gran equipo y estamos muy contentos de haber ganado aquí. Ahora tenemos una buena oportunidad en el segundo partido".

Mientras que las declaraciones de Henriksen fueron tan contundentes, augurando algo bueno para su carrera como profesional, al canterano del Basilea, Xhaka, lo mantuvieron alejado de la prensa tras el pitido final en Hungría. El jugador de 17 años, que ganó la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA con Suiza el pasado noviembre, tuvo su debut como profesional a los 88 minutos de juego. Más tarde, convirtió la noche en memorable a los dos minutos de añadido, probando su suerte desde 25 metros y acertando para hacer el 2-0 de la noche.

Las entrevistas con el extremo suizo, de origen albano, no se pudieron realizar pero habló su entrenador Thorsten Fink: “Granit sólo tiene 17 años pero ya sabemos lo bueno que es. Aún así debe ser paciente en estos momentos porque no jugará todos los partidos. Tiene un buen futuro y debemos cuidarlo. Xhaka y Valentin Stocker han colocado al equipo con un buen marcador y la semana que viene vamos a intentar ganar la eliminatoria ante el Debrecen”.