Echa un vistazo a cinco pasos de los que informa la Organización Mundial de la Salud y la FIFA para ayudar a detener la propagación del COVID-19.

1. Lavarte las manos 2. Toser con el codo flexionado 3. No tocarte la cara 4. Mantener una distancia física
5. Quedarte en casa si no te encuentras bien
Más información >

 

La larga espera del Jeunesse d'Esch

El equipo de Luxemburgo no ha ganado un enfrentamiento a doble partido en competición UEFA desde la temporada 1963/64, y este miércoles intentará remontar su eliminatoria ante el AIK.

Stéphane Piron (AS La Jeunesse d'Esch) y Walid Atta (AIK)
Stéphane Piron (AS La Jeunesse d'Esch) y Walid Atta (AIK) ©Getty Images

El AS La Jeunesse d'Esch debe remontar un déficit de 1-0 al AIK en el partido decisivo de la segunda ronda de clasificación de la UEFA Champions League del miércoles, no solo deberán desterrar un gafe de 46 años, sino también abrir nuevos caminos del fútbol en Luxemburgo.

El Jeunesse d'Esch no ha ganado una eliminatoria UEFA a doble partido en 26 campañas europeas del club, desde que derrotaron al FC Haka por un agregado de 5-4 en la ronda preliminar de la Copa Europea de Campeones de 1963/64. Su última participación ha comenzado con derrota, pero un resultado de 1-0 en Estocolmo es un marcador decente para que el equipo de Jacques Muller, en la manera que ahogaron a los campeones suecos dé buenas sensaciones a Muller para que piense que este puede ser el año que su suerte cambie.

"Hicimos un buen encuentro, no sólo a nivel táctico ya que físicamente estuvimos muy bien y creamos muchas ocasiones. Si jugamos a un nivel similar en la vuelta, podemos lograr el pase", comentó Muller, quien afrontó el encuentro ante el AIK con un esquema de 4-5-1.

En caso de lograrlo, el Jeunesse d'Esch se convertiría en el primer conjunto del Gran Ducado que alcanza la tercera ronda de clasificación de la mayor competición de clubes en Europa. Antes de que puedan soñar con ello, los hombres de Muller deberán vigilar de cerca a Pontus Engblom, quien marcó en la ida después de un fallo defensivo de Thomas Fullenwarth.

"No cometí el error por estar nervioso o algo así, simplemente fue un error técnico, la típica cosa que ves todo el rato", dijo Fullenwarth. Ansioso por redimirse del fallo en el partido de vuelta, el jugador, de 23 años, tiene el apoyo de su técnico, quien dijo: "No puedo ser duro con Thomas. Fue un fallo de concentración, esas cosas pasan. No le castigaremos".

Fullenwarth añadió: "Tenemos que afrontar el partido de la misma manera que el de ida. Estábamos bien hasta que cometimos el error. Si conseguimos meter al Solna en su campo, que es lo que queremos, lo intentaremos lograr".

El centrocampista está confiado en hacer justamente eso en el reducido Stade de la Frontière del Jeunesse d'Esch: "Nuestro campo en Esch es un poco más pequeño. Tendrán menos espacios para mover el balón. Si presionamos el balón, no les damos espacio que para que aprovechen su calidad y habilidad, jugamos al contraataque y aprovechamos las jugadas a balón parado, nada será imposible".

Arriba