UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Derrota histórica del Ajax

Los defensas Alderweireld y Van der Wiel hablaron sobre la dura lección recibida ante el Real Madrid en el mayor revés del club de Ámsterdam como local en competiciones europeas.

Toby Alderweireld y Cristiano Ronaldo durante el choque entre el Ajax y el Real Madrid
Toby Alderweireld y Cristiano Ronaldo durante el choque entre el Ajax y el Real Madrid ©Getty Images

El AFC Ajax sufrió su derrota más abultada en casa en competiciones europeas al ser superado por 0-4 por el Real Madrid CF este martes en el Grupo G de la UEFA Champions League.

Analizando este hito no deseado, en el que el conjunto de Ámsterdam recibió un gol más que en la derrota por 0-3 ante el FK Austria Wien en la Copa de la UEFA de 1989/90, el defensor Toby Alderweireld admitió que su equipo simplemente había sido superado. El resultado terminó con sus esperanzas de progreso en el torneo.

"Fue como jugar diez partidos de la liga holandesa al mismo tiempo. Nos pusieron bajo presión en nuestro campo desde el principio, y como defensor significó que apenas entré en contacto con el balón. Un par de veces me las he arreglado para encontrar a un hombre libre al recuperar un balón, pero en última instancia formas parte de un equipo, y si no funciona y no se pueden crear ocasiones entonces no es una sensación muy bonita", dijo el internacional belga a UEFA.com.

Con Mesut Özil tomando el control detrás de la línea de ataque, y con Karim Benzema y Cristiano Ronaldo moviéndose incesantemente en un fluido intercambio de posiciones, la defensa del Ajax sufrió durante los 90 minutos. "Es muy difícil jugar contra un jugador como Ronaldo, que está constantemente cambiando de posición, pasando por la izquierda para jugar por el centro. Hace que la comunicación con tus compañeros sea muy difícil", dijo el internacional holandés Gregory van der Wiel.

El entrenador local, Martin Jol, aparentemente de acuerdo con la idea de que el ataque es la mejor forma de defensa, había presentado un atrevido once inicial. Mounir El Hamdaoui, Luis Suárez y Miralem Sulejmani formaron una punta de lanza de tres atacantes, con Siem de Jong por dentro como un número '10' clásico. Pero fue en vano: el líder de la Liga española tomó el control desde el principio y nunca cedió. Ninguno de los delanteros del Ajax pudo imponerse a la retaguardia del Madrid, y el capitán Suárez fue el único de los cuatro que no fue sustituido.

De hecho, si no fuera por las excelentes paradas del impresionante Maarten Stekelenburg, el margen de la victoria pudo haber sido considerablemente mayor. En verdad, los hombres de José Mourinho lograron imponerse sin exprimirse al máximo. "Hicimos lo que pudimos, pero perdimos el balón demasiado rápido y demasiado a menudo, y al final solo se trataba de una cuestión de limitación de daños", dijo Alderweireld.

Sin embargo, a pesar de la cruda realidad que dice que el cuatro veces campeón de Europa es actualmente incapaz de competir con la élite del continente, incluso cuando disfruta de la ventaja de jugar en casa, Van der Wiel no estaba completamente abatido. "Todavía estamos un punto por delante del AJ Auxerre, y sabemos que ellos tienen que jugar en Madrid en la sexta jornada, por lo que debemos ser capaces de conservar el tercer lugar", afirmó. La esperanza es lo último que se pierde, y aún hay en juego un lugar en la UEFA Europa League.