UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Monólogo del Tottenham en Londres

Tottenham Hotspur FC -  SV Werder Bremen 3-0
El conjunto inglés dominó el encuentro de principio a fin con una gran actuación del galés Gareth Bale, omnipresente durante todo el partido.

Luka Modrić hizo el segundo gol del Tottenham Hotspur
Luka Modrić hizo el segundo gol del Tottenham Hotspur ©Getty Images

El Tottenham Hotspur FC consiguió los tres puntos que le siguen manteniendo en la cabeza del Grupo A de la UEFA Champions League, empatado a puntos con el FC Internazionale Milano, a falta de lo que suceda en Holanda en la última jornada.

El SV Werder Bremen comenzó muy activo dándole ritmo al balón y dominando a pesar de estar jugando en White Hart Lane, y buscando casi siempre la banda izquierda donde estaba el joven Marko Marin. Pero dicho dominio duró cinco minutos, y a partir de entonces fue un monólogo inglés.

En el minuto seis ya reaccionaba el Tottenham Hotspur tras un gran desborde por la derecha de Aaron Lennon, que acabó en un centro hacia el central Younes Kaboul, que con un remate picado batió al guardameta Tim Wiese. A pesar de haber salido mejor el Werder Bremen, la primera oportunidad del conjunto inglés acabó en gol complicando mucho la clasificación al equipo alemán.

El gol había afectado al Werder Bremen, pero Marin animaba a su equipo con una gran jugada por su banda, que acabó en un centro peligroso despejado por William Gallas, que a punto estuvo de encontrar la portería de Heurelho Gomes. También lo probó en el minuto 20 Aaron Hunt desde lejos, pero sin demasiado peligro. El gol permitía al Tottenham seguir afianzándose en la primera plaza del grupo, y se conformaba con asegurar el balón en el centro del campo, controlado magistralmente por Jermaine Jenas y Luka Modrić, que estaba realizando un gran partido.

Ya en la siguiente jugada, el mejor del partido, el incombustible Gareth Bale, realizó una acción personal que finalizó con un centro espectacular que fue bajado por Peter Crouch y que Roman Pavlyuchenko a punto estuvo de enfilar a la portería rival. El Werder reaccionaba tímidamente una vez más de la mano de Marin, quien en el minuto 32, aprovechó un rechace de la defensa del Tottenham para rematar desde la frontal del área, pero Gomes detuvo el disparo. El equipo inglés seguía dominando el partido y la posesión del balón, por encima del 60% en este primer tiempo.

Y justo cuando el partido se acercaba el final de la primera mitad, el croata Modrić controló dentro del área un balón de nuevo cedido por Crouch, y tras una finta espectacular, anotó un gran gol ante el que nada pudo hacer el guardameta Wiese.

La segunda parte comenzaba con absoluto dominio del Tottenham , quien pudo haber ampliado la renta en tres ocasiones seguidas, con Gareth Bale como protagonista. La primera en el minuto 50 con un lanzamiento de falta directa de Bale que fue al larguero; en el 52 un centro impresionante del jugador galés que a punto estuvo de aprovechar Crouch y por último un lanzamiento de penalti errado por Bale, cometido por Felix Kroos sobre Modrić.

El encuentro continuó siendo un monólogo del equipo local, con un Werder Bremen sin atisbos de reacción. Las oportunidades del conjunto inglés se sucedían una tras otra. En el minuto 65, el suplente Jermain Defoe se sacó un gran disparo desde la frontal del área tras recuperar la pelota en el centro del campo, pero Wiese estuvo muy atento y mandó el balón a córner. En el 77', el omnipresente Bale casi se redime del penalti fallado en una jugada personal, pero el esférico se fue por poco.

Y en la siguiente jugada, por fin llegó el tan esperado tercer gol. El delantero Crouch cerraba la cuenta en el minuto 80 y reafirmaba el liderato del Tottenham en el Grupo A, que se jugará en la última jornada ante en Holanda ante el FC Twente.