UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Mucho más que una victoria

Los jugadores del Real Madrid no ocultaron su felicidad tras derrotar al Lyon en un partido que supone dejar atrás una barrera que impidió a los blancos soñar con la gloria europea durante las últimas temporadas.

Ángel Di María y Marcelo (Real Madrid CF)
Ángel Di María y Marcelo (Real Madrid CF) ©Getty Images

Tras la victoria por 3-0 del Real Madrid CF ante el Olympique Lyonnais en la vuelta de octavos de la UEFA Champions League, todos los jugadores del equipo blanco coincidieron en señalar la importancia de dejar atrás una ronda que se les venía atragantando en los últimos años y pocos quisieron hablar sobre los posibles rivales en una eliminatoria de cuartos cuyo sorteo será este próximo viernes.

El capitán blanco, Iker Casillas, resaltó los méritos que ha realizado el conjunto de José Mourinho para estar en la próxima fase del torneo tras el trabajado triunfo ante el Lyon. "Esta victoria significa romper una barrera que se nos resistía desde hace muchos años, y estamos muy contentos de pasar a la siguiente ronda. Los que llevamos aquí más tiempo hemos estado seis años sin pasar de octavos y este club ya se merecía volver a estar entre los ocho mejores de Europa", comentó el portero madrileño. Su compañero Emmanuel Adebayor también subrayó la fortaleza del rival, algo que le da más valor a lo conseguido por el Madrid. "El Lyon ha sido un rival duro, muy difícil. Pero creo que hemos jugado bien, hemos controlado el partido y hemos sabido usar muy bien el contraataque", afirmó el togolés, que suplió a Cristiano Ronaldo en la segunda mitad.

El portugués se mostró feliz tras el partido y reconoció no haber jugado al cien por cien tras las molestias musculares que venía arrastrando desde hace un par de semanas. "Hoy he jugado al límite, pero estoy muy contento porque las cosas han salido bien después de seis años en los que el Madrid no pasaba de octavos", explicó el luso a UEFA.com.

Sobre un posible rival en cuartos la mayoría de los miembros de la plantilla blanca mostraron indiferencia. Uno de los grandes protagonistas de la victoria ante el Lyon, Marcelo, autor del golazo que puso por delante al Madrid, comentó: "En el sorteo no podemos elegir, lo único que podemos hacer es jugar con la máxima concentración, como hemos hecho hoy, para intentar ganar". Con él coincidieron compañeros como Casillas o Esteban Granero, pero Ronaldo si mostró sus preferencias. "En cuanto a los cuartos preferiría un equipo algo menos poderoso. El equipo más difícil para mí sería el Barça, así que me gustaría ya más adelante. El Manchester United también sería un rival muy fuerte", afirmó el extremo del Madrid.

Sin duda, el Real Madrid será un rival muy duro para cualquiera en el sorteo del viernes. El pasar a cuartos después de seis temporadas de sequía y el buen sabor de boca que ha dejado el triunfo ante el Olympique de Lyon convierten al equipo de la capital de España en un adversario ambicioso y muy motivado de cara a la próxima ronda de está apasionante edición de la Champions League.