UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Un gran día para el vestuario azulgrana

Fue una noche completa para el Barcelona. No sólo eliminó en las semifinales a su 'eterno' rival, el Real Madrid, sino que logró la clasificación para la gran final de Wembley que se disputará el día 28 de mayo.

Un gran día para el vestuario azulgrana
Un gran día para el vestuario azulgrana ©Getty Images

Pocas objeciones pueden ponerse a la noche azulgrana. El FC Barcelona sacó el billete para la gran final de la UEFA Champions League que se disputará el próximo día 28 en Wembley, lo hizo eliminando a su gran rival, el Real Madrid CF, y además vivió el regreso de Eric Abidal tras su larga ausencia por un tumor en el hígado. Poco más puede pedirse para los intereses azulgranas.

Y es lo que los pupilos de Josep Guardiola no pudieron contener la alegría después de lograr la clasificación para la final de la máxima competición europea. Ya tenía gran parte del pase en el bolsillo con el 0-2 de la ida, pero faltaba corroborarlo en la vuelta. El empate a uno de este martes lo confirma. Uno de los más felices, sin duda, era Daniel Alves. El brasileño no pudo disputar la final de Roma en 2009, cuando el Barça levantó su tercer entorchado, por lo que esta clasificación es muy especial para el brasileño.

"Tendré la oportunidad de disfrutar de una final de Champions. Estamos muy contentos por la eliminatoria que hemos superado y porque volvemos a disfrutar de una final de la Champions. Hemos sido el único equipo que ha puesto el fútbol y el fútbol nos ha devuelto el favor. Hemos sido los únicos que teníamos una propuesta para hacer disfrutar a la gente. Vivimos el fútbol de forma diferente", comentó el lateral brasileño.

La final del día 28 servirá para que Alves se redima de su ausencia en Roma, pero a buen seguro que el encuentro será inolvidable para Eric Abidal. El lateral galo ha sido baja durante las últimas semanas después de que se le detectase un tumor en el hígado y este martes ha regresado a los terrenos de juego para que sintiera partícipe del pase del equipo. "Hemos pasado a la final y ha sido un día excepcional con mi regreso y la clasificación. Estoy muy contento. Daré todo para ellos. El Barça es mi club de siempre, quería venir a jugar aquí y acabaré aquí", comentó un emocionado jugador, manteado por sus compañeros en el césped una vez finalizó el encuentro.

Por último, un Javier Mascherano cada vez más consolidado en el centro de la zaga mostró su felicidad por la clasificación. Jugadores de su experiencia saben de la complejidad que resulta alcanzar una final de este tipo, por lo que parece que saborean más si cabe cada paso que se alcanza. "Hoy es un día en el que pienso que venir aquí fue la decisión correcta. Sé lo complicado que es llegar hasta aquí, pero no hemos ganado nada todavía", comentó 'El Jefecito', que además quiso dedicar unas palabras a Lionel Messi. "Demostró que el dueño de la corona. Está haciendo historia y puede llegar a ser el más grande de todos los tiempos".