UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Bürki salta a la palestra

"Queremos hacer posible lo imposible", comentó el portero después de su gran actuación en la derrota por 1-0 de su Grasshopper ante el Lyon y de cara al partido de vuelta de la tercera ronda.

Bürki salta a la palestra
Bürki salta a la palestra ©AFP

En lugar de acaparar los focos después de su gran actuación con el Grasshopper Club en la derrota en la UEFA Champions League ante el Olympique Lyonnais el pasado martes, el portero Roman Bürki desvió la atención hacia su compatriota del FC Basel 1893, Yann Sommer.

"Yann es uno de los mejores porteros de la división y lo ha demostrado tanto en la Champions League como en la Europa League. Eso es algo que yo todavía tengo que hacer", comentó el guardameta de 22 años, que saltó a la palestra con dos estupendas estiradas a un cabezazo de Alexandre Lácasete y a un lanzamiento de falta de Clément Grenier.

"Estaba decepcionado con mi actuación ante el Aarau [Super League suiza del 27 de julio], así que fue agradable enmendarlo en el partido ante el Lyon", explicó Bürki tras la derrota por 1-0 ante el Lyon en la ida de la tercera ronda de clasificación. "Nos encontramos con el palo dos veces y tuvimos otras grandes ocasiones. No pudimos hacer mucho más y podemos estar contentos con nuestra actuación. Tenemos el mismo nivel que el Lyon y hay una posibilidad real de clasificarnos en el partido de vuelta", concluyó.

De la misma forma que el subcampeón de la pasada liga suiza, el Grasshoppers, intenta escapar de la alargada sombra de Basilea, Bürki también busca desplazar de la escena internacional a otros guardametas suizos como Sommer, Diego Benaglio o Marco Wölfli. "Dar el salto a la selección es una de mis ambiciones, pero Yann también está por delante de mí en este aspecto. Tiene mucha experiencia y muchos partidos internacionales en su haber. Yo nunca he recibido la llamada de la selección".

Ambos porteros rezuman clase. Sommer es más introvertido y patrulla la portería imperturbable, mientras Bürki es más espontáneo y es conocido por su intensidad en los balones aéreos, logrando el sobrenombre de 'Amok (descontrolado) Bürki'. Estas técnicas han recibido algunas críticas, pero Bürki ha prometido no poner en duda su estilo. "Necesito mostrar agresividad para ganar el respeto de los rivales. Es algo que me distingue con respecto a Yann", reconoció.

De cara al partido de vuelta de este martes en la vuelta de la tercera ronda, que se disputará en el Stadion Letzigrund de Zúrich, Bürki se atreve a soñar, impulsado por el deseo de seguir los pasos del gran rival doméstico del Grasshoppers: "El Basilea llegó a las semifinales de la Europa League y derrotó al Manchester United cuando nadie les daba una oportunidad. Queremos hacer posible lo imposible".