UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Vrba, consciente del talento de su rival

El entrenador del Pilsen alabó al "probablemente mejor equipo del mundo" después de que su equipo cayera goleado por un Bayern de Múnich que, según Guardiola, sigue mejorando.

Franck Ribéry celebra su gol junto a Bastian Schweinsteiger
Franck Ribéry celebra su gol junto a Bastian Schweinsteiger ©Getty Images

Josep Guardiola, entrenador del Bayern
Hemos jugado bien y hemos creado ocasiones de gol desde el primer minuto. En el último partido de la Bundesliga no tuvimos muchas oportunidades en los primeros 45 minutos. Me he dado cuenta que esta competición es muy importante para el club y también para los jugadores. Estoy satisfecho con el resultado y con la actuación del equipo. Hemos hecho tres buenos partidos en lo que va de UEFA Champions League.

Pero tenemos que mejorar en la Bundesliga. Necesitamos algo más de tiempo, estoy seguro que continuará nuestra mejora. Quería que Arjen Robben tirara el penalti. No sé por qué motivo no quería tirarlo. Tiene mucha personalidad. El equipo sabe por qué decidí que Thomas Müller tirase el penalti ante el Mainz el pasado fin de semana.

Pavel Vrba, entrenador del Plzeň
No sé si soy yo el adecuado para comentar este partido, probablemente debería ser el técnico local. Hemos jugado bajo mucha presión ante un equipo que es probablemente el mejor del mundo. Pero eso no es una excusa. Desafortunadamente nuestras ocasiones a la contra terminaron antes de llegar al área rival. El Bayern es mejor equipo y si no fuera por nuestro guardameta Matúš Kozáčik, el resultado hubiese sido mucho peor para nosotros.

La gran diferencia entre nosotros y el Bayern se ha visto durante el partido, simplemente nosotros tenemos jugadores con cierta calidad y nuestro rival es uno de los que marca los tiempos en el fútbol actual. Algunos de nuestros jugadores podrían haber estado algo más involucrados pero al final eso siempre depende del rival.

Nuestro techo fue quizás clasificarnos para la fase de grupos, algo que logramos bien, pero la diferencia entre los mejores equipos y los otros es grande. Aprendimos mucho hace dos años cuando nos medimos al Barcelona, cuando logramos partidos bastante parejos, especialmente el de casa. Siempre es difícil jugar ante un rival tan fuerte.