Colofón con una buena victoria

FC Bayern München - PFC CSKA Moskva 3-0
Con goles de Thomas Müller, Sebastian Rode y Mario Götze el Bayern consolidó su primer puesto dentro del Grupo E mientras que los rusos quedan eliminados.

Thomas Müller celebra su gol de penalti ante el CSKA
Thomas Müller celebra su gol de penalti ante el CSKA ©Getty Images

El ganador del Grupo E termina con éxito 2014
Müller de penalti adelantó a los locales en la primera parte
Rode y Götze sellarón el triunfo del conjunto de Josep Guardiola
El CSKA finalizó último de grupo tras la victoria del Manchester City ante la Roma
Sorteo de octavos de final el 15 de diciembre a las 12:00 HEC

El FC Bayern München ha redondeado otra exitosa fase de grupos tras lograr una confortable victoria por 3-0 contra el PFC CSKA Moskva.

Con el primer puesto ya asegurado, el entrenador del Bayern, Josep Guardiola, se encargó de hacer rotaciones en su equipo dando entrada en el once a jóvenes jugadores como Gianluca Gaudino y Pierre Højbjerg. No obstante, no se notaron mucho las novedades en el Bayern al comienzo del partido, aunque los rusos se pudieron adelantar en el marcador al poco de comenzar cuando Seydou Doumbia de cabeza no acertó a marcar tras un centro de Roman Eremenko.

Obligado a ganar para tener opciones de clasificarse para octavos y con la necesidad de sumar al menos un punto para asegurarse su presencia en la UEFA Europa League, el CSKA parecía indeciso. El Bayern tuvo problemas para ponerse por delante en el marcador, aunque Jérome Boateng con un lanzamiento desde larga distancia pudo hacer el 1-0.

Pero en el minuto 18 llegó el primer tanto de la noche, cuando Franck Ribéry trató de regatear a Bebras Natcho, pero éste, cuando el francés le hizo el recorte, lo derribó dentro del área. Y como siempre, Thomas Müller con mucha calma se encargó de transformar la pena máxima engañando por completo a Igor Akinfeev.

Sin embargo, el Bayern no estaba jugando bien. Una maravillosa jugada de habilidad de Doumbia con la pierna izquierda en el minuto 23 pudo ser el empate, pero Manuel Neuer lo impidió. Mientras, en la otra portería, Ribéry dio un gran pase a Bastian Schweinsteiger, pero el ganador de la Copa Mundial de la FIFA se sacó un potente disparo que despejó como pudo Akinfeev. Tras el descanso, el conjunto local salió a por todas.

Y Arjen Robben fue el principal protagonista. El internacional holandés siguió al pie del guión las instrucciones de Guardiola de matar el partido, y es lo que hizo su jugador. Un buen disparo y un remate de cabeza que fueron desbaratados por Akinfeev fueron el preludio del segundo gol del Bayer.

Antes, Ahmed Musa pudo igualar para el CSKA, pero Robben demostró tener las piernas muy frescas con sus carreras. Magnifica fue una acción suya por la izquierda, cuando el jugador de 30 años se fue por la banda y centró para Lewandowski, cuyo remate de cabeza fue despejado en línea de gol por Sergey Ignashevich.

El delantero polaco no se podía creer su mala suerte cuando poco después vio cómo otro remate suyo se estrelló en el poste. Sin embargo, Sebastian Rode se encargó de sentenciar el partido al aprovechar un centro de Schweinsteiger y marcar de cabeza. Götze, ya en el tiempo de descuento, certificó el definitivo 3-0.