UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Día para olvidar en París

Blanc admite que su equipo necesita convencerse de que aún puede ganar al Chelsea tras las numerosas lesiones sufridas el sábado en el choque ante el Caen.

Zlatan Ibrahimović ante el Caen
Zlatan Ibrahimović ante el Caen ©AFP/Getty Images

"Casi no me puedo creer lo que ha pasado".

Thiago Silva resumió con estas palabras lo que muchos pensaron después de la implosión del Paris Saint-Germain ante el SM Caen. Un partido que estuvo lejos de ser la mejor preparación para el partido del martes en casa ante el Chelsea FC.

A falta de dos minutos para el final, el equipo de Laurent Blanc ganaba 2-0 y parecía listo para retomar el liderato de la Ligue 1. Pero un par de lesiones con todos los cambios ya hechos le dejaron con nueve jugadores sobre el campo y ahí todo se derrumbó para los parisinos.

Emiliano Sala recortó distancias y luego Hervé Basile mandó un saque de falta a la escuadra para igualar el choque. Zlatan Ibrahimović hubiera estado orgulloso de ese gol si no hubiera estado con la cabeza entre las manos lamentándose de la mala suerte de su equipo.

Por lo tanto el Olympique Lyonnais sigue siendo líder de la Ligue 1, y puede aumentar su ventaja a cuatro puntos el domingo. Pero lo más dañino para el Paris fueron las lesiones que precipitaron la debacle ante el Caen. Solo Javier Pastore era duda para el partido de UEFA Champions League ante el Chelsea el sábado por la mañana, y 24 horas después tiene la enfermería repleta.

Yohan Cabaye se había lesionado antes en un aductor, y Marquinhos (isquiotibiales) y Blaise Matuidi (rodilla) también habían sido sustituidos por molestias. Por eso cuando Serge Aurier, recién llegado de su triunfo con Costa de Marfil en la Copa de África de Naciones, se lesionó en el cuádriceps Blanc no tenía más cambios. Lucas se rompió poco después con molestias en su bíceps femoral.

Con nueve hombres, el Paris no pudo aguantar. "Ha sido un día extraño. Hemos hecho muchas cosas bien, pero luego han llegado todas las lesiones, para nosotros y para el rival. Tenemos que ser optimistas y pensar ya en el martes. Tenemos un partido muy importante en casa y necesitamos a nuestra afición".

De hecho, los diagnósticos iniciales pintan mal las cosas para Blanc, que en principio solo podrá contar con Matuidi para el partido del martes en el Parc des Princes. "Tenemos problemas, pero a partir del domingo por la mañana nos centraremos en el Chelsea y nos convenceremos en que podemos competir con ellos", afirmó.

El equipo londinense, por su parte, ha descansado todo el fin de semana al estar eliminado de la FA Cup.