UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Vuelve la identidad atlética

Tras una serie de malos resultados en la Liga, Simeone decidió volver al 4-4-2 en el partido ante el PSV. Los goles de Gameiro y Griezmann le dieron la razón.

Vuelve la identidad atlética
Vuelve la identidad atlética ©Getty Images

Suele ocurrir cuando te acercas a la perfección en cualquier faceta de la vida. Entras en una fase de monotonía y buscas alicientes nuevos, retos diferentes. Algo parecido le ha pasado este año al Atlético de Madrid.

Volvió el doble pivote con Tiago
Volvió el doble pivote con Tiago©AFP/Getty Images

En las tres últimas temporadas el Atlético había alcanzado la excelencia en su juego. Nadie en Europa defendía mejor que ellos, y ningún equipo era capaz de resquebrajar con facilidad esa característica solidez. En consecuencia, llegaron los éxitos deportivos, como el título de Liga en 2014 o las dos finales de la UEFA Champions League alcanzadas. El equipo se acostumbró a las victorias y a codearse año tras año con la élite del fútbol europeo.

Es entonces cuando llega la fase de autocomplacencia en la que uno cree que no puede mejorar más. Y es ahí cuando Simeone dio una vuelta de tuerca este verano. Con una plantilla más ofensiva que nunca tras las llegadas de Gaitán y Gameiro, y la confirmación de Carrasco, el técnico argentino comenzó a buscar alternativas en su estilo de juego.

Del 4-4-2 se pasó al 4-3-3, y los resultados, en un principio, seguían llegando. De hecho, el equipo recibió numerosos elogios a principio de esta temporada por su juego alegre y ofensivo. Pero han bastado dos tropiezos consecutivos en la Liga para generar dudas en la afición, y quién sabe si también en los jugadores.

Griezmann marcó un gol y dio una asistencia
Griezmann marcó un gol y dio una asistencia©Getty Images

Tras el doloroso 0-3 ante el Madrid en la Liga, Simeone decidió volver al 4-4-2 en el partido ante el PSV. Y la cosa funcionó. El Atlético volvió a dejar su portería a cero, seña de identidad del equipo, y la calidad de los hombres de arriba hizo el resto.

Griezmann, jugador más destacado del partido, no quiso entrar a valorar con qué sistema se encuentra mejor el equipo, y añadió que el único objetivo era volver a la senda del triunfo. "Queríamos dar otra imagen e intentar ganar. Todos los partidos son complicados, pero estamos bien", apuntó el delantero francés.

"Confiamos en nosotros y trabajamos para lograr las victorias. Nosotros pensamos en mejorar, en jugar donde nos toca. Da Igual el sistema, hay que ganar como sea y la manera nos da igual", concluyó Griezmann.