UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

In the Zone: análisis del triunfo del Bayern ante el Benfica

El grupo de Observadores Técnicos de la UEFA analiza la victoria del Bayern contra el Benfica en la tercera jornada.

In the Zone: la presión alta del Benfica
In the Zone: la presión alta del Benfica

El Bayern de Múnich ha firmado su mejor inicio en el ecuador de una fase de grupos de la UEFA Champions League, con tres victorias, 12 goles a favor y ninguno en contra.

Aquí el panel de Observadores Técnicos de la UEFA evalúa el último éxito del campeón alemán, la victoria por 0-4 en el campo del Benfica en la tercera jornada, que le permitió sumar 20 partidos invicto a domicilio en esta competición. El Bayern, que no pudo contar con su entrenador Julian Nagelsmann por enfermedad, tuvo que esforzarse mucho para doblegar a un resistente Benfica, pero terminó el partido de forma arrolladora, mostrando su potencial con cuatro goles durante los últimos 15 minutos.

Goles

Benfica - Bayern 0-4
Benfica - Bayern 0-4

0-1: Leroy Sané (70')
Un magnífico gol de falta ejecutado con la zurda por Sané desde unos 23 metros, en la misma semana, por cierto, en la que recibió el premio al mejor gol del mes de septiembre del Bayern por un lanzamiento de falta anterior contra el Bochum.

0-2: Everton, gol en propia puerta (80')
Un bonito pase de Joshua Kimmich permitió a Serge Gnabry correr a la espalda de la zaga local, y el centro del jugador salido desde el banquillo en el Bayern fue rematado de cabeza por Everton, quién también inició el choque como suplente en el Benfica, marcando en propia puerta.

0-3: Robert Lewandowski (82')
Gnabry se internó por la derecha con un centro hacia Sané, que tras no lograr marcar de tacón dentro del área y golpear su tímido remate en un defensor rival, recogió el rechace para asistir a Lewandowski, que no perdonó a placer para marcar su 25º gol en sus últimos 19 partidos en la Champions League.

0-4: Leroy Sané (84')
Otra jugada de Gnabry por la derecha, que asistió a Josip Stanišić para que éste, tras un recorte, pasara a Sané para que éste lograra su primer doblete con el Bayern.

Mejor jugador

Elegido Jugador del Partido de la UEFA Champions League, Kingsley Coman fue descrito por el observador técnico Robert Martínez como "la salida perfecta" del Bayern por su banda izquierda. Disciplinado en su posición, superó una y otra vez a sus rivales y provocó los dos goles anulados al Bayern. Merece la pena volver a recordar el fabuloso movimiento de pies que le llevó a superar a Diogo Gonçalves antes de su recorte para el gol anulado a Thomas Müller, un gesto de brillantez que no se ve.

El golazo de Sané desde todos los ángulos
El golazo de Sané desde todos los ángulos

Otros aspectos

El Benfica se mostró valiente y trató de contrarrestar el dominio del Bayern como pudo. Esta valentía quedó patente desde el primer minuto, cuando uno de los tres centrales del Benfica se adentró en el campo del Bayern, siguiendo la pista de un centrocampista rival en un intento de interrumpir la construcción de los visitantes (una táctica a la que volveremos en el siguiente apartado).

There was plenty of industry too, notably from central midfielders Julian Weigl and João Mário who organised the hosts’ attacking patterns. The latter’s technical quality and ball control were crucial in affording them some precious time on the ball on a night when Benfica had a 39% share of possession. Further upfield, their front three worked hard on the initial high press and they had chances too on the counter, notably when Roman Yaremchuk held off Dayot Upamecano on a run from the halfway line before flashing a shot across goal (35 seconds before the award of the free-kick which brought Bayern’s breakthrough).

También hubo mucho trabajo de elaboración, sobre todo por parte de los centrocampistas centrales Julian Weigl y João Mário, que organizaron los patrones de ataque del Benfica. La calidad técnica y el control del balón de este último fueron cruciales para permitirles disponer de un tiempo precioso con el balón en una noche en la que el Benfica tuvo un 39% de posesión. Más arriba, sus tres delanteros trabajaron duro en la presión alta inicial, y también tuvieron oportunidades a la contra, especialmente cuando Roman Yaremchuk fue frenado por Dayot Upamecano en una carrera desde la línea de medio campo antes de lanzar un disparo cruzado (35 segundos antes de la concesión del lanzamiento de falta que supuso el avance del Bayern).

Por su parte, el planteamiento del Bayern fue consistente en todo momento, ya que buscó construir a partir del portero Manuel Neuer y jugar a través de la línea de presión del Benfica. No funcionó siempre, pero su confianza y su fe no decayeron. De hecho, buscaron el gol siempre que tuvieron el balón, con ataques rápidos y dinámicos que incluían el juego por banda de Coman y Benjamin Pavard, y con interacciones inteligentes entre el cuarteto más central, formado por Lewandowski, Müller, Sané y Marcel Sabitzer. Y cuando el gol no llegó en la primera hora, entonces se beneficiaron de la entrada de Gnabry, un extremo en lugar de un lateral (aunque Nagelsmann utilizó una vez a Gnabry como lateral cuando lo tuvo cedido en el Hoffenheim en 2017/18).

Sistemas de los equipos

El sistema inicial del Benfica fue un 1-3-4-3. Los tres delanteros estaban siempre preparados para rotar posiciones y trabajar duro en la presión alta del inicial. Darwin Núñez tuvo las mejores ocasiones al contraataque, aprovechando una posición más adelantada de Yaremchuk, ya que Rafael Silva bajaba al centro del campo para ayudar en tareas defensivas.

El Benfica jugó a través del Bayern en algunas ocasiones con la ejecución de este sistema y creó las mejores oportunidades a través del juego posicional.

Sin el balón, los hombres de Jorge Jesús cambiaron a un 1-5-4-1, lo que significaba que Darwin Nuñez también bajaba al medio campo y Yaremchuk se quedaba solo arriba. Con este esquema, en el que los laterales se unieron a los centrales formando un línea de cinco, el Benfica fue difícil de superar, manteniéndose muy compacto y defendiendo su último tercio con muchos jugadores y una intensidad impresionante, a lo que contribuyó la gran calidad del portero Odisseas Vlachodimos (99), que realizó cuatro paradas.

En la presión alta, el sistema era fluido, con uno de los tres centrales pasando al centro del campo para defender a uno de los jugadores de ataque del Bayern, creando un 1-4-3-3. Esto exigía tanto coraje como agresividad y, al menos hasta que llegó el segundo gol, lo hicieron bien, sobre todo Jan Vertonghen (5).

Sistema 1-4-3-3 del Benfica cuando ejerció una fuerte presión
Sistema 1-4-3-3 del Benfica cuando ejerció una fuerte presión

El Bayern formó un típico 1-4-2-3-1 cuando no tenía la posesión del balón, mostrando un impresionante entendimiento y sincronización entre los jugadores, con excelentes distancias entre las líneas. Defendió adelantado como equipo, reaccionando con rapidez al presionar al rival de inmediato y en la parte superior del campo.

Ese esquema se transformó en un 1-3-4-3 con la posesión del balón, con Thomas Muiller (25) entrando por la derecha por detrás de Lewandowski (9), Pavard (5) llegando hasta posiciones muy altas por la derecha y Coman (11) presionando más arriba por la izquierda. Los recursos ofensivos del Bayern son tales que pudo sustituir a Pavard por Gnabry en el minuto 65, una nueva inyección de potencia y franqueza que tuvo un impacto decisivo en el resultado final.

Sistema 1-3-4-3 del Bayern teniendo la posesión
Sistema 1-3-4-3 del Bayern teniendo la posesión

Declaraciones de los entrenadores

Jorge Jesus, entrenador del Benfica: "El Bayern es un equipo muy poderoso. Durante 70 minutos no parecía que fuéramos a perder 0-4. Nos han presionado mucho. Hasta su primer gol fue un partido abierto. Lo dimos todo, pero al final perdimos".

Dino Toppmöller, segundo entrenador del Bayern: "Ha sido una gran actuación del equipo, sin destacar a nadie. Empezamos bien en la primera parte y tuvimos algunas ocasiones. Pero también hay que reconocer que jugamos contra el Benfica, al que no se le gana sólo con presentarse al partido. En la segunda parte, lo hicimos bien, con una mejor estructura. El segundo gol abrió las puertas para este marcador. En definitiva, ha sido una victoria merecida".