El Shakhter quiere dejar huella

El club kazajo se impuso 0-1 al BATE en el partido de ida de la segunda ronda de clasificación de la UEFA Champions League y ahora espera culminar la faena.

El Shakhter derrotó a domicilio al BATE en el choque de ida
El Shakhter derrotó a domicilio al BATE en el choque de ida ©Konstantin Pavlenko

El FC Shakhter Karagandy está cerca de dar una de las grandes sorpresas de la segunda ronda de clasificación de la UEFA Champions League.

Aunque el Shakhter siempre ha estado en la máxima categoría del fútbol kazajo, su mejor clasificación hasta 2011 era un tercer puesto. Sin embargo, ha conquistado dos títulos de liga de manera consecutiva y ahora quiere asegurar su presencia en la fase de grupos de una competición UEFA por primera vez en su historia. Y el 0-1 de la ida ante el FC BATE Borisov le da muchas opciones de ello.

Karagandy es una ciudad industrial, una de las más grandes Kazajstán. Es una región en la que abundan las minas de carbón y las industrias siderúrgicas, y sus habitantes siempre han amado el fútbol a pesar de no contar con clubes muy exitosos. El Shakhter había sido tercero en la Premier League kazaja, por lo que muy pocos soñaban con la aventura europea hasta la llegada del técnico ruso Viktor Kumykov en 2011.

Kumykov llegó con poco nombre al equipo, pero lo ha llevado a una nueva era de éxito. Además, el club no olvida sus raíces. 'Shakhter' quiere decir 'carbonero' en ruso, y muchos de los nuevos fichajes son conducidos hasta las profundidades de la tierra en sus primeros días, como símbolo de bautismo.

"Recuerdo cuando descendimos 521 metros en un día. ¡Piense en eso! Vimos lo difíciles que son las condiciones de trabajo para los mineros. Nuestro equipo vio lo agotadora que resulta esa labor. A pesar de todos los peligros de la industria minera del carbón, esta gente hace un trabajo muy duro. ¡Incluso vimos lava! Es algo que no se nos olvida", cuenta el defensor Yevgeni Tarasov a UEFA.com.

El Shakhter tiene una reputación basada en un juego físico con un fuerte énfasis en las jugadas a balón parado. Con un buen número de jugadores de gran estatura en la plantilla, los hombres de Kumykov se muestran particularmente efectivos en el juego aéreo. De hecho, también son peligrosos en los saques de banda, con Gediminas Vičius provocando más peligro en sus envíos que en muchos lanzamientos de falta o de esquina.

"Es un gran estereotipo. Todo el mundo piensa que sólo podemos marcar a balón parado, que Vičius simplemente nos lanza el balón y bombardeamos el área. Sí, las jugadas de estrategia son nuestra arma secreta, pero también podemos anotar a la contra y con jugadas elaboradas. Podemos variar en el terreno de juego. Nuestra arma principal es la unidad, la industria y el espíritu de equipo", cuenta el delantero Sergei Khizhnichenko, que anotó en el minuto 48 ante el BATE en Bielorrusia.

Con el apoyo al equipo por parte del Presidente de Kazajstán, Nursultan Nazarbaye, ex obrero metalúrgico, y el Primer Ministro, Serik Akhmetov, que previamente fue gobernador en la región de Karagandy, quizás no sea por ello una sorpresa el éxito del equipo. Sin embargo, Kumykov, de 50 años, es el mayor activo del club. Siente que la clave para lograr los objetivos es la continuidad, y cada año se contratan unos pocos jugadores.

"No tenemos grandes sustitutos para nuestros principales jugadores, nos faltan profundidad de banquillo y el resto del equipo no puede descansar y por ello tenemos lesionados. Pero por otro lado, esto le hace bien a nuestro equipo, porque mis chicos saben lo que tenemos que hacer en el terreno de juego. Todos conocen su trabajo", añadió.

Arriba